soplo corazon

Actualizado a

soplo corazon

Detectar un soplo es algo frecuente y normalmente no reviste peligro. En niños, por ejemplo, es un hallazgo usual y no hay que asustarse porque, en principio, suelen ser benignos y no suponen ningún problema.

Cuando se trata de un adulto, especialmente si es mayor de 60 o 70 años, la aparición de estos soplos puede alertar de algún problema cardiaco y será necesario realizar más pruebas.

"Un soplo es un sonido, un ruido que hace la sangre cuando pasa por el corazón y que sólo se puede detectar cuando los médicos y cardiólogos auscultamos a los pacientes. El soplo es por tanto un sonido distinto a los tonos que se tienen que ir normalmente en el corazón”, explica a Saber Vivir la Dra. Teresa Romanillos, cardióloga del Hospital de Sant Celoni (Barcelona).

Soplos funcionales o patológicos

Los soplos pueden clasificarse de dos formas:

  • Soplos fisiológicos, funcionales o inocentes.

Son aquellos soplos que aparecen en el corazón pero que no significan nada. Es decir, no hay ninguna anomalía cardiaca y por tanto no suponen enfermedad alguna. Son soplos que se escuchan, por ejemplo, cuando una persona tiene fiebre que el corazón funciona más rápido pero cuando desaparece la fiebre, el soplo o el ruido desaparece también.

Relacionado con este artículo

Los soplos funcionales se producen cuando se oye un particular sonido cuando la sangre pasa a través de las válvulas del corazón sin que haya ninguna alteración en estas.

  • Soplos patológicos.

Son aquellos que pueden esconder una anomalía y habría, por tanto, que realizar varias pruebas adicionales para ver qué puede haber detrás de ese ruido anómalo que presenta el corazón.

Mientras que los soplos funcionales no suponen ninguna preocupación, los patológicos se producen porque hay alguna alteración a nivel de la estructura del corazón. Normalmente, a nivel de alguna válvula cardiaca.

Los soplos funcionales no suponen ningún problema, los patológicos requieren pruebas y control

Por eso siempre que hay un soplo en ciertas circunstancias hay que hacer más pruebas, como por ejemplo, una ecografía del corazón, para ver si realmente hay alguna anomalía en las válvulas o se trata de un soplo funcional que no esconde ningún indicio de enfermedad.

Soplos cardiacos en los niños

Hasta en un 50% de los niños puede auscultarse un soplo cardiaco, y en la mayoría de ellos se trata de un soplo funcional, señala la propia Asociación Española de Pediatría.

Sin embargo esto puede variar según la edad. Es decir, es más probable que se trate de un soplo funcional en los niños mayores y que haya una anomalía cardiaca en los neonatos y lactantes. Como apunta la Dra. Romanillos, “en la actualidad, ya durante el embarazo se puede observar si el niño tiene o no alguna malformación cardiaca”.

Relacionado con este artículo

  • En los niños y jóvenes los soplos funcionales son frecuentes, según explica la doctora, porque su corazón es joven y fuerte y la sangre fluye con más fuerza por su interior.
  • Si con la realización de una ecografía sale todo bien, no hay que preocuparse. Su corazón es normal y por tanto el pequeño puede hacer una vida totalmente normal.

qué ocurre en el corazón de un adulto

Los soplos no suelen dar ningún tipo de síntoma (a no ser que vayan ligados a otros problemas cardiacos). Se suelen detectar en revisiones rutinarias, al auscultar el pecho en una revisión.

A partir de los 60-70 años si un soplo aparece en el corazón puede ser un aviso de que algo no funciona como debiera a nivel cardiaco. Según explica la doctora, cuando aparecen soplos es porque, probablemente, las válvulas del corazón empiezan a degenerarse, sobre todo por el envejecimiento.

Cuando las válvulas se envejecen con la edad, puede dar lugar a un soplo

  • En el caso de que el soplo sea funcional, la persona, podrá hacer vida normal, sin necesidad de seguir controles especiales. Solo habrá que hacer un control por parte del cardiólogo si las pruebas revelan alguna anomalía.

Los factores de riesgo, fundamentalmente, son:

  • La edad.
  • Factores que pueden afectar a nuestro sistema cardiovascular, como la hipertensión o la diabetes. Y todos demás factores de riesgo cardiovasculares.

Antes, añade la doctora, "se observaban ciertas enfermedades infecciosas que podían causar lesiones en las válvulas". En la actualidad, los soplos cardiacos suelen estar relacionados con la edad y con el envejecimiento de las válvulas.

Tags relacionados

Por Beatriz Gómez Partalatín