desfibrilador2

Actualizado el

desfibrilador2

Cada 20 minutos se produce una muerte súbita en España. Se considera que 1 de cada 5 personas que sufren un paro cardiaco pueden superarlo sin secuelas si se les realiza una reanimación básica.

En muchos casos, la salvación estaría al alcance de la mano si hubiese un desfibrilador cerca. Por este motivo, cada vez es más normal encontrar un desfibrilador en los espacios públicos.

Hay dos tipos de desfibriladores: el DEA (Desfibrilador Externo Automático) y el DESA (Desfibrilador Externo Semi Automático). Son iguales con una diferencia: mientras que en el DEA, el aparato hace de forma automática la descarga si lo cree apropiado, en el DESA, indica a la persona que está utilizandolo que apriete un botón para que se produzca la descarga.

El DEA indicará las instrucciones, escucha atentamente

Los más comúnes en espacios públicos son los que podemos identificar claramente bajo las siglas “DEA” (Desfibrilador Externo Automático). Básicamente, el “DEA” es un equipo capaz de analizar el ritmo del corazón, identificar si se está produciendo una arritmia que necesita una descarga eléctrica para tratarla y, en este caso, administrarla para conseguir que el corazón recupere su ritmo normal.

Relacionado con este artículo

A pesar de esto, en España el número es insuficiente ya que sólo se encuentran en 1 de cada 5 lugares en los que estaría indicado. De hecho, es el país de la Unión Europea con menos desfibriladores automáticos.

Desde el punto de vista legal, hay una serie de recomendaciones pero actualmente, País Vasco, Cataluña, Andalucía y Canarias son las comunidades que tienen una legislación concreta sobre los “DEA”.

Además, son las únicas que permiten su uso a personas no entrenadas. En este sentido, es de esperar que se amplíe la normativa, dado su gran beneficio y que resulta muy fácil de utilizar ya que es el dispositivo el que indica en todo momento lo que hay que hacer.

¿PORQUÉ UNA DESCARGA PUEDE SALVAR LA VIDA?

La mayoría de las muertes súbitas se producen por una alteración del ritmo cardiaco que conocemos como “fibrilación ventricular”. Es una de las arritmias cardiacas más graves, durante la que se produce una especie de falta de coordinación eléctrica en el corazón que impide que pueda bombear la sangre. Cuando esto ocurre, el corazón deja de latir y, si no se actúa, el fallecimiento sobreviene en escasos minutos.

¿Por qué se produce esta arritmia?

La causa más frecuente es el infarto. En este caso, se obstruye alguna de las arterias coronarias del corazón. Por este motivo, una zona del músculo cardiaco deja de recibir nutrientes y oxígeno, lo que provoca este tipo de alteración en la coordinación eléctrica. Además del infarto, hay otras causas que pueden provocar una fibrilación ventricular como los niveles muy elevados de potasio o algunas anomalías genéticas.

La fibrilación ventricular puede solucionarse de forma rápida y eficaz mediante la aplicación de una descarga eléctrica controlada. Esto provoca una especie “limpieza” de la actividad eléctrica del corazón que facilita que se “reinicie” desde cero, recuperando su funcionamiento normal.

EL CORAZÓN FUNCIONA CON ELECTRICIDAD

Se trata de una corriente eléctrica natural generada en una especie de pila (llamada nodo sinusal), que se encuentra en una de las cavidades del corazón. Esta pila o batería genera unos impulsos eléctricos que se distribuyen a todo el corazón por una especie de sistema de cables. Cuando este estímulo llega al músculo cardiaco, éste se contrae, vaciándose y bombeando la sangre a todo el sistema circulatorio.

Actuar a tiempo triplica las posibilidades del paciente

Esta pila actúa también como si fuera un marcapasos natural, ya que es capaz de reaccionar enviando más o menos impulsos que hacen que el corazón lata más o menos rápido, dependiendo de nuestras necesidades.

CÓMO ACTUAR ANTE UN POSIBLE PARO CARDIACO:

  1. En primer lugar, debemos pedir ayuda llamando al teléfono de emergencias 112. Esta llamada incorpora la localización de la persona que la está efectuando, lo que permite activar a los servicios de emergencias para que acudan al lugar.
  2. Mover suavemente a la persona para ver si tiene algún tipo de respuesta; si es así, es probable que no se trate de una parada cardiaca.
  3. Comprobar si respira. Puede resultar de ayuda, poner la mano sobre el pecho o acercar el oído al rostro de la persona.
  4. Comprobar si tiene pulso. Puede hacerse palpando la zona de la muñeca o bien la zona lateral del cuello, justo por debajo del ángulo de la mandíbula. Es una técnica sencilla que puedes practicar en casa, ya que te puede resultar muy útil.
  5. Si no respira o no tiene pulso, iniciar masaje cardiaco. No te preocupes por la respiración “boca a boca”; se ha comprobado que no es necesaria, ya que lo realmente importante es el masaje cardiaco correcto. En lo posible, es importante no interrumpir nunca el masaje.
  6. Comprueba si hay un DEA disponible cerca y, si es así, sigue las indicaciones que te damos a continuación.

NO DEJES DE ACTUAR POR MIEDO A EQUIVOCARTE

Además del uso del “DEA”, conocer como actuar ante un posible paro cardiaco puede salvar muchas vidas. Ante todo, debemos que intentar tener calma y no dejar de actuar por miedo a equivocarnos. Hay que pensar que la persona que sufre una parada cardiaca se encuentra en una situación muy desesperada y que, por lo tanto, cualquier tipo de ayuda podrá ser beneficiosa.

Hacer un masaje cardiaco es muy fácil y no es perjudicial. Hay muchos videos que pueden enseñarte.

“DEA”: INSTRUCCIONES DE USO

  1. Poner en marcha el desfibrilador, con el botón que se muestra de forma clara.
  2. Una vez encendido, debemos escuchar las instrucciones que nos facilita el aparato.
  3. Primero nos indicará que coloquemos los dos 2 parches adhesivos (están incluidos en el paquete del dispositivo) en el pecho de la persona que sufre el paro. En cada uno de los parches hay un dibujo que indica donde deben colocarse: uno de ellos cerca del hombro derecho y el otro, en la zona lateral izquierda, debajo del corazón.
  4. Una vez colocados los parches, conectar el cable de éstos al aparato.
  5. Seguimos realizando el masaje cardiaco hasta que el aparato nos indique que está analizando el ritmo cardiaco: en ese momento paramos unos segundos para escuchar lo que nos indica el aparato. El mismo aparato nos dirá: “analizando el ritmo cardiaco. No toque al paciente”.
  6. Seguidamente, una vez que el aparato haya registrado el ritmo cardiaco del paciente, nos indicará los pasos a seguir: en caso de que esté indicada la desfibrilación lo indicará: “se recomienda dar la descarga” y a continuación anunciará: “cargando el aparato”. En estos momentos nadie no debemos tocar al paciente. Cuando el dispositivo esté listo para la descarga, nos indicará que pulsemos el botón que nos lo indica claramente.
  7. Una vez efectuada la descarga, el aparato nos indica que prosigamos el masaje.
  8. Pasados 2 minutos, se repite el ciclo: el dispositivo analiza el ritmo cardiaco del paciente y, si lo considera necesario, vuelve a aplicar una descarga.
  9. No debes temer equivocarte ya que es el aparato el que decide si se aplica la descarga. Tú sólo debes apretar el botón que lo indica.
  10. La única precaución que debemos seguir es no tocar al paciente cuando se administre la descarga.

MASAJE A RITMO DE BEE GEES

En los últimos años se ha reconocido que la respiración “boca a boca” no aporta beneficios en un paro cardiaco y que lo más importante, es el masaje.

Para hacer el masaje de forma correcta, se deben poner las manos en el centro del pecho y hacer compresiones en el esternón a un ritmo de unas 100 veces por minuto. Con el fin de que todo el mundo pueda recordar este ritmo, se sugirió seguir el ritmo de la famosa canción “ Stayin Alive”, de los Bee Gees.

El compás de la canción coincide casi a la perfección con lo recomendado

Esta campaña fue lanzada en el 2102 por la British Hearth Foundation para animar a las personas a realizar masaje cardiaco y para que se perdiera el miedo ante una situación de emergencia.

APP PARA LOCALIZAR UN “DEA”

Hay varias aplicaciones para móviles que nos permiten localizar el DEA más cercano ante una situación de emergencia. Una de ellas es “SOS-112”, una app gratuita en español que localiza el desfibrilador más cercano en un mapa. También incluye llamada directa al teléfono de emergencias 112. Otra aplicación es “Staying Alive” , disponible en varios idiomas y con los mapas de más de 65,000 desfibriladores en todo el mundo.

Algunas comunidades autónomas han desarrollado sus propias app. En Catalunya, en la provincia de Girona está disponible “DEACAT”, que localiza el desfibrilador más cercano y activa el sistema de emergencias.

Dra. Teresa Romanillos, Cardióloga