Otorrinolaringología

¿Cómo evitar la otitis del nadador?

Voy a la piscina cada semana y en ocasiones sufro otitis. ¿Las podría prevenir?

Dra. Rocío González - Comisión de Otología de la SEORL-CCC

La causa fundamental de las otitis es la alteración del pH ácido del oído, que permite a los gérmenes colonizarlo con mucha facilidad. Ten en cuenta que, incluso en el caso de que el agua esté contaminada, si el pH está bien es muy probable que la otitis no aparezca.

El pH correcto se mantiene gracias al manto lipídico, una película grasa que hace esa función defensiva. Retirarla va a hacer que el conducto auditivo sea muy vulnerable a la entrada de gérmenes y con ello el desarrollo de una otitis. Por eso, es importante no introducir objetos en los oídos para extraer la cera (ni siquiera bastoncillos, que fueron creados para limpiar únicamente los pliegues externos). Si tienes un tapón, acude al centro de salud o a un especialista.

Como medida de prevención, extrae el agua que pueda quedar en los oídos después del baño inclinando la cabeza hacia un lado y hacia el otro. Si no sale nada, al llegar a casa utiliza el secador (con el aire no muy caliente y a cierta distancia) para ayudar a que la humedad desaparezca.

Si sigues teniendo otitis de repetición, habría que valorar la utilización de tapones de cera/silicona o realizados a medida junto con una banda de neopreno que evite que se caigan al nadar.

En casos particulares y de forma puntual se puede recomendar algún preparado farmacéutico a base de alcohol. Pero, insisto, solo en casos muy seleccionados en los que el oído sigue húmedo tras tratar la infección.

No sé si es tu caso, pero hay personas que tienen alteraciones en la piel que predisponen a presentar otitis externa, como por ejemplo eczemas cutáneos, y tienen que ser más cautelosos con la entrada de agua en el oído.