Nutrición

¿Qué ocurre con un alimento enmohecido?

Si detectamos que a un producto fresco le ha aparecido moho, ¿se puede retirar esa parte afectada o hay que desecharlo todo?

Por la Dra. Ana Bellón - Experta en Nutrición

Obviamente, el moho indica que un alimento ya no está en el momento ideal para ser consumido. De hecho, nuestro rechazo es una reacción instintiva que nos protege, ya que algunos pueden producir micotoxinas muy perjudiciales para la salud.

En general, si el moho aparece en un alimento con alto contenido en agua no se debe consumir, porque aunque parezca que solo se encuentra en la superficie, sus filamentos han podido invadirlo. Esto ocurre en guisos, yogures, quesos frescos o blandos, mermeladas y salsas, frutas con mucha agua...

Mención aparte merece el pan o la bollería, porque aunque no contienen mucha agua son alimentos muy porosos, lo que permite la fácil penetración del moho.

Por el contrario, si el alimento sobre el que ha salido el moho tiene un bajo contenido en agua como quesos muy curados, verduras firmes como repollo, zanahoria, etc., basta con cortarlo, dejando por lo menos 1 cm de margen para asegurarnos.