Terapias Naturales

¿Cómo se puede prevenir la bronquitis de forma natural?

Cada invierno, mis resfriados acaban derivando en bronquitis. ¿Hay maneras de reforzar el aparato respiratorio de manera natural?

Actualizado a

dr-mansa

Por Javier Mansa - Experto en Terapias Naturales

Hay plantas y sustancias que fortalecen tu aparato respiratorio, con lo que pueden ayudarte a prevenir enfermedades relacionadas con los pulmones, y también combatir los trastornos que les afectan.

Toma nota:

Própolis: Esta sustancia elaborada por las abejas con resinas de diferentes árboles es muy apreciada por sus virtudes para aliviar los problemas respiratorios.

  • Estimula tus defensas protegiéndote frente a bacterias, virus y hongos. También tiene propiedades antiinflamatorias y cicatrizantes de las mucosas.
  • Por eso se usa como preventivo y como tratamiento en amigdalitis, catarros y gripes, y como complemento para tratar el asma y la bronquitis.
  • Se aconsejan de 200 a 600 mg de extracto al día repartido entre 1 y 3 tomas.

Fumaria: Por su acción sobre los riñones y el hígado favorece la eliminación de sustancias relacionadas con la alergia, como la histamina. Por eso va bien en caso de rinitis, tos o bronquitis de origen alérgico.

  • Se usa en decocción, sola o con otras plantas. Hazla con 1 cucharada rasa por vaso de agua y tómala 3 veces al día.

Eucalipto: Además de balsámico es antiséptico, por eso combate microbios y bacterias que causan infecciones respiratorias. También es expectorante (ayuda a expulsar la mucosidad).

  • Puedes hacer vahos o una decocción preparada con una cucharada de postre rasa de 1 a 2 veces al día durante 1 semana.

Gordolobo: Sus flores y hojas tienen propiedades antiinflamatorias, expectorantes y antialérgicas, muy adecuadas en la bronquitis y trastornos asmáticos.

  • Suele tomarse normalmente en decocción, que puedes preparar con 1 cucharada sopera rasa de gordolobo, de 1 a 3 veces al día, o en extractos secos o líquidos.

Tomillo: Es una de las plantas medicinales más empleadas en los trastornos respiratorios. Es antitusígeno (frena el reflejo de la tos), expectorante y fluidifica la mucosidad. También se utiliza para el asma.

  • Se usa en decocción de 1 a 3 veces al día (una cucharada sopera por vaso de agua con miel y el zumo de 1⁄2 limón).