La gran mayoría de los españoles come entre 1 y 4 raciones de carne por semana

El 75% de los españoles asegura que come hasta 4 raciones de carne por semana. Por sexos, las mujeres consumen más ave y los hombres más cerdo. Solo un 3,7% de los españoles afirma no comer nada de carne.

Actualizado a
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

La gran mayoría de los españoles come entre 1 y 4 raciones de carne por semana
iStock by Getty Images

El 74,6% de los españoles consume entre una y cuatro raciones de carne por semana, según la encuesta de IMOP-BERBÉS. No puede negarse que el consumo de este alimento ha disminuido en las últimas décadas, cuando era habitual tomar carne en la comida y en la cena.

Pero todavía estamos lejos de seguir una dieta basada principalmente en vegetales que, tal y como señalan cada vez más expertos, es la alternativa sostenible para cuidar el planeta. Una dieta baja en carne también es, según estudios recientes, más saludable porque reduce el riesgo de patologías crónicas.

Consumo de carne y salud

A tenor de los resultados de la encuesta, podría deducirse que el mensaje de que no es bueno abusar de la carne ha calado entre los españoles.

  • Solo un 14,5% consume carne entre 5 y 6 veces por semana y el 7,2% ingiere más de 7 raciones.

La pirámide nutricional elaborada por la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC) sitúa la carne roja y la procesada en el mismo peldaño: el del consumo ocasional.

El consumo excesivo de este alimento se relaciona con más riesgo de enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad, ictus y el cáncer colorrectal.

De hecho, un estudio de la Universidad de Bergen en Noruega revela que comer más legumbres como lentejas o garbanzos, y menos carne aumentaría la esperanza de vida en más de 10 años en adultos jóvenes. En las personas más mayores, el aumento de la esperanza de vida si mejoraran su alimentación sería menor –entre 8 y 3 años–, pero nada despreciable.

Ahora bien, en su justa medida, la carne roja es una gran fuente de hierro, por lo que puede tomarse entre una y dos veces al mes, en especial las personas que sufren anemia.

Dieta más basada en vegetales

En el lado opuesto, se encuentra el 3,7% de la población que no consume carne, un porcentaje que asciende al 8,8 de los españoles en el tramo comprendido entre los 14 y 24 años.

Eso no quiere decir que sean vegetarianos porque pueden consumir pescado, huevos o lácteos, alimentos también de origen animal.

De todas maneras, está demostrado que las personas que reducen la ingesta de carne acaban aumentado la de frutas, verduras, legumbres, cereales o frutos secos, lo que contribuye a una dieta más saludable.

Qué tipo de carne se consume más

En cuanto al tipo de carne que se consume de forma habitual, el 68,3% ingiere mayoritariamente ave, el 40% vacuno, el 35,9% cerdo, el 4,8% conejo y el 1,3% carne de oveja y cabra.

Recordemos que la carne blanca (ave, conejo) es más saludable porque contiene menos grasas y sus proteínas también son de calidad, aunque su aporte de hierro es menor.

Por sexos, las mujeres son las que consumen más ave, un 74% frente al 62,2% de los hombres; y estos suelen preferir el cerdo, un 44%, comparado con el 28,2% de las mujeres.

Infografía consumo carne

IMOP

Dónde compramos la carne

Según la encuesta, el lugar preferido por los españoles es el supermercado.

  • El 42,1% compra la carne en el hipermercado o supermercado.
  • El 39,1% que lo hace en carnicería.
  • El 13,6% acude al mercado tradicional.

En este sentido, los grupos de edades que compran más carne en supermercados son los comprendidos entre los 35 y 44 años; y los que lo hacen menos los situados entre los 14 y 24 años (39,6%) y los mayores de 65 años (33,9%) que prefieren ir a la carnicería.

Vascos (52,2%) y andaluces (48,7%) son los que acuden más a carnicerías; frente al 34,8% que compran este producto en supermercados.

El etiquetado de la carne permite saber el país de origen, engorde, procedencia y despiece del animal; la fecha de caducidad o si lleva aditivos o alérgenos, pero no siempre reparamos en ello.

La encuesta ha preguntado si se fijan en el etiquetado antes de adquirir el producto y la mayoría (43,6%) no lo hace nunca, el 36,4% lo hace siempre y el 14,8% solo se fija algunas veces.