zanahorias. Zanahoria

1 / 7 Zanahoria

Es rica en betacaroteno:

  • Se convierte en vitamina A en el organismo, aumentando la capacidad de tu sistema inmunológico para luchar contra el daño externo.
  • Lo encuentras también en vegetales de color naranja (calabaza, melón, albaricoque, mango).
sandia. Sandía

2 / 7 Sandía

Contiene licopeno:

  • Un estudio publicado en el British Journal of Dermatology ha demostrado que este antioxidante reduce en un 40% el riesgo de quemaduras solares.
  • Lo encuentras también en tomates, papayas, pomelos rosados, naranjas sanguinas...
te verde. Té verde

3 / 7 Té verde

Es fuente de polifenoles:

  •  Tienen propiedades antiinflamatorias, con lo que ayudan a detener la progresión del tumor (el cáncer necesita inflamación para crecer).
  •  Los encuentras en todas las variedades de té, pero en especial en el té verde, que es el más rico en esta sustancia.
aguacate. Aguacate

4 / 7 Aguacate

Incluye grandes dosis de vitamina E:

  • Ayuda a prevenir el daño de los radicales libres, es antiinflamatoria y mejora la capacidad de la piel para actuar como barrera de protección.
  • La encuentras también en las almendras, las nueces, las avellanas y el germen de trigo.
citricos. Cítricos

5 / 7 Cítricos

Albergan mucha vitamina C:

  • Se ha demostrado que actúa como un tóxico para las células cancerígenas. Unos niveles altos en sangre se relacionan con un menor riesgo de cáncer.
  • La encuentras en frutas y verduras, pero en especial en cítricos, kiwi, pimiento y brócoli.
pescado azul. Pescado azul

6 / 7 Pescado azul

Resulta una gran fuente de omega 3:

  • Estos ácidos grasos bloquean ciertas sustancias químicas que favorecen la progresión del cáncer de piel. También reducen la inflamación.
  • Lo encuentras también en las nueces y las semillas de lino y chía.
semillas. Semillas

7 / 7 Semillas

Son ricas en zinc:

  • Refuerza las defensas, ayuda a reponer los antioxidantes perdidos por el efecto de los rayos UV y contribuye a aumentar el nivel de proteínas que reparan el ADN.  
  • Lo encuentras también en el marisco, garbanzos, lentejas, alubias y carnes.

Actualizado el

citricos

Lo que comes, tu escudo frente al sol

La causa del 90% de los diferentes tipos de cáncer de piel no es otra que la exposición (lógicamente excesiva) a los rayos ultravioleta del sol o de las cabinas de bronceado.

Relacionado con este artículo

El mecanismo que lo explica es sencillo:

  • La radiación UV genera radicales libres, pequeñas moléculas que producen inflamación y dañan el ADN de la piel. Este daño puede provocar cambios en sus genes (mutaciones) que dan lugar al cáncer.

Por tanto, si la principal causa es el sol, no hay duda que protegerse de él con las medidas oportunas es la clave para prevenirlo. Usar protección solar es obligado, pero también es importante incluir en tu dieta alimentos ricos en antioxidantes que combatan los estragos que provocan en tu piel los radicales libres que genera la exposición solar.