Cómo prolongar el bronceado y el efecto "buena cara"

Alargar el bronceado y prolongar el color bonito que toma la piel en verano es posible sin abusar del sol y ayudando a reparar la epidermis.

Actualizado a
cosmeticos no usar verano
Carmen Bauzá

Farmacéutica especializada en dermocosmética

Saber Vivir

Hay que reconocerlo, nos encanta el tono bronceado que traemos de las vacaciones porque es muy favorecedor. Pero también hay que reconocer que se va rápido.

¿Cómo podemos prolongar el bronceado?

Lo primero es entender que aunque el tono bronceado da un aspecto saludable, en realidad el bronceado no es sinónimo de salud. De hecho, el bronceado es la respuesta de nuestra piel ante una agresión: el sol.

Por tanto, conseguir que el bronceado dure más aumentando nuestra exposición al sol no es una opción. Y no lo digo solo porque ya no estemos en la playa, sino porque es dañino para la piel.

Por ello, hoy vamos a ver trucos para conseguir ese tono bronceado y su efecto “buena cara” sin necesidad de abusar del sol.

Si aún te expones al sol, hazlo de manera progresiva, siempre con protección solar y toma complejos orales con betacarotenos y antioxidantes que te ayudarán a conseguir un bronceado más duradero.

Estos nutricosméticos puedes seguir tomándolos, aunque ya no te expongas al sol, para ayudarte a prolongar el bronceado. También puedes incluir los betacarotenos a través de la dieta comiendo tomate, zanahoria, pimiento rojo… Dentro de nada empieza la temporada de calabaza y es buena opción.

Consejos para que el bronceado dure más

  • Mantén la piel muy hidratada, tanto la del cuerpo como la del rostro. De esta manera evitarás que se descame y el bronceado durará más.
  • Utiliza un potenciador del bronceado que ayuda a que el tono moreno dure un poco más.
  • Si el bronceado ya ha empezado a irse, puedes recuperar el tono utilizando autobronceadores. Para ello, mezcla unas gotas del autobronceador con tu crema hidratante y extiéndelo bien por el rostro, cuello y escote. Cuida las orejas y la raíz del pelo para que quede bien.

El truco está en exfoliar bien la piel antes de aplicar el autobronceador para que no queden manchas.

Y utilízalo siempre de forma gradual. Es mejor volver a aplicarlo al día siguiente si ves que el tono es demasiado claro a aplicar demasiado producto de una vez. El autobronceador tarda unas horas en mostrar el resultado y así te resultará más fácil controlarlo.

  • Utiliza polvos bronceados que realcen el efecto “buena cara” del bronceado. Los polvos aplicados en zonas clave como los pómulos realzan y dan un bonito tono de manera saludable.
  • También tienes opciones para el cuerpo. Existen productos de maquillaje corporal que puedes aplicar en escote, brazos y en piernas cuando usas pantalones o faldas cortas.

Dejan un tono muy bonito con un efecto tonificado que favorece la silueta. Además, existen fórmulas que llevan activos que reparan y reafirman la piel. Por lo que tienes opciones multifunción.

El maquillaje corporal también tiene su truco a la hora de aplicarlo: debes extenderlo de manera uniforme mediante movimientos circulares. Después deja que se seque durante unos minutos antes de vestirte para no manchar la ropa.

Este tipo de productos suele ser modulable. Por lo que si quieres un tono más intenso tan solo tienes que repetir el proceso y aplicarte una segunda capa.

Cuida tu piel si tomas el sol

Tendemos a idealizar el bronceado y a relacionarlo con una piel saludable y tonificada. Pero todo lo contrario, las pieles que abusan del sol están apagadas, cuarteadas y con más tendencia a arrugas, manchas y flacidez.

Así que no te dejes llevar por ese bajón post vacacional porque el bronceado se va y aplica estos trucos que te ayudarán a mantener un efecto “buena cara” de manera realmente saludable.