Descubren la proteína que causa la inflamación de la psoriasis
iStock by Getty Images

Se calcula que un 2,3% de la población española padece psoriasis, una enfermedad que afecta a 10 millones de personas en el mundo.

No es grave en el sentido de que no pone en peligro la vida, pero los brotes que provoca afectan en gran medida a la calidad de vida del enfermo.

Según señala la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV), las repercusiones que puede tener en el aspecto físico y emocional, sexual o laboral de la persona pueden compararse a las de la diabetes, la artritis o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

Y no hay tratamientos curativos para esta enfermedad. Ahora, un estudio de la Universidad de Michigan da un gran paso en este sentido:

  • Los resultados de esta investigación revelan que dirigirse a las proteínas de la piel puede ayudar a controlar la inflamación y reducir la gravedad de la psoriasis.

Cómo afecta la psoriasis

La psoriasis es una enfermedad autoinmune que causa una sobreproducción de células de la piel, lo que provoca inflamación y da lugar a las lesiones características de esta patología:

  • Aparecen placas rojizas y escamosas que producen picor y dolor. Salen sobre todo en rodillas, codos, cuero cabelludo o uñas, aunque pueden surgir en cualquier parte del cuerpo.

Se trata de una enfermedad crónica que se manifiesta en forma de brotes. Hay épocas en que mejora, y otras en que se intensifica y empeora.

Dirigirse a las proteínas de la piel

Descubrir el mecanismo que provoca esa inflamación cutánea en la psoriasis ha sido objetivo de estudio.

Y es lógico porque si conocemos cómo se desencadena el proceso inflamatorio que provoca el brote, podrán desarrollarse tratamientos más efectivos.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan parece haber hallado la respuesta.

  • El estudio ha demostrado que dirigirse al interferón kappa, una proteína producida por las células de la piel, puede reducir la gravedad de la psoriasis.

Los interferones juegan un papel importante en la activación de la respuesta del cuerpo a las amenazas virales, pero también se han detectado niveles anormales de esta proteína en las lesiones de muchos pacientes con psoriasis.

Cómo se ha hecho el estudio

Usando un modelo que imita la psoriasis en ratones, los investigadores observaron que si se manipulaban los niveles de interferón kappa cambiaba también la producción de citocinas (moléculas que inducen a la inflamación característica de la psoriasis) y, por tanto, se alteraba también la gravedad de la inflamación.

Los investigadores comprobaron lo siguiente:

  • Si aumentaban esta proteína de la piel –el interferón kappa– aumentaba la inflamación propia de la psoriasis.
  • Cuando disminuían los niveles de estas proteínas, la inflamación también se reducía.

Desarrollar nuevas terapias

Los hallazgos, publicados en el Journal of Investigative Dermatology, sugieren que desarrollar tratamientos que modulen los niveles de interferón puede limitar la inflamación en pacientes con psoriasis y, en consecuencia, reducir la intensidad y la frecuencia de los brotes.

"Sabemos que la inflamación psoriásica está marcada por la expresión de genes relacionados con el interferón, pero no está claro cómo los interferones alteran la gravedad de la enfermedad", señala J. Michelle Kahlenberg, autora principal del artículo.

"Comprender cómo el interferón kappa puede modular la psoriasis nos acerca un paso más a la optimización de nuestros tratamientos", concluye.

Cómo se trata la psoriasis

A día de hoy la psoriasis es un enfermedad que no tiene cura, aunque existen diversos tratamientos para frenar los síntomas:

  • Tratamientos tópicos con corticoides, sustancias derivadas de la vitamina D, retinoides tópicos, ácido salicílico y urea, entre otros, para reducir la inflamación y reparar la piel.
  • Fototerapia. En lesiones extensas se recurre a la radiación ultravioleta para mejorar los síntomas.
  • Tratamiento sistémico. En casos graves puede recurrirse a inmunosupresores que inhiben el sistema inmunitario.

Los autores de este estudio sugieren que desarrollar fármacos personalizados que inhiban los interferones en función de los niveles de cada paciente podría ser una posible cura para la psoriasis. O al menos un alivio efectivo de los síntomas.