Por Soledad López, periodista especializada en salud

¿Estás exfoliando demasiado tu piel?
iStock by Getty Images

¿Cuántas veces has oído que la exfoliación debe formar parte de tu ritual de belleza?

¿Y que si no eliminas con regularidad las células muertas de la piel, tu cutis estará menos luminoso o las cremas que uses te harán menos efecto? ¿O que es necesario exfoliar el rostro una vez a la semana o como mucho cada 15 días?

Pues bien, si te estás saltando este paso supuestamente imprescindible, puede que le estés haciendo un favor a tu piel porque, en realidad, no todas la pieles necesitan exfoliación y usar productos exfoliantes cuando no hacen falta pueden hacer más daño que bien.

Pedro Catalá, doctor en Farmacia, cosmetólogo y fundador de Twelve Beauty, explica las razones por las que excederse con la exfoliación no es bueno.

Las células muertas tienen su función

"La pielrefleja mejor la luz cuando no tiene escamas ni pieles muertas que le dan un relieve irregular", este es el principio en el que se basa la exfoliación para justificar su beneficio.

Sin embargo, tal y como alerta el Dr. Catalá:

  • Las células muertas que se acumulan en la superficie de la piel ejercen una función barrera y protectora imprescindible.
  • Cuando arrastramos esas células maduras mediante una exfoliación, ya sea mecánica o química, estamos eliminando los depósitos de una proteína llamada filagrina.
  • Estas proteínas, cuando acaban su ciclo vital, liberan aminoácidos y azúcares a la piel, que forman parte del factor natural de hidratación de la piel (FNH, o NMF sus siglas en inglés).
  • De hecho, recientes estudios han relacionado unos niveles bajos de filagrina con casos de dermatitis atópica.
  • La filagrina también protege de factores externos como el clima o posibles infecciones.

células que Se desprenden solas

La publicidad de los productos exfoliantes ha vendido estos productos como absolutamente necesarios para retirar las células muertas de la piel. Parecía que sin ellos era imposible eliminarlas. Pero tampoco es así.

El Dr. Catalá explica que "el cuerpo humano es una máquina perfecta y la piel no lo es menos".

  • La piel se exfolia de manera natural cada 28 días, cuando las células más maduras se van desprendiendo.
  • Por tanto, no sería necesario acelerar este proceso en la mayoría de los casos.

"Entiendo el encanto de la exfoliación, ya que la piel aparece inmediatamente más luminosa, pero el coste en salud para la epidermis es demasiado alto y una piel limpia, hidratada, elástica y con un pH saludable muestra el mismo aspecto", apunta el fundador de Twelve Beauty.

Con la limpieza basta, la mayoría de las veces

El cosmetólogo advierte que la limpieza del cutis ya implica una fricción y representa una agresión en sí misma que arrastra células muertas.

  • Por tanto, para mantener una piel luminosa bastaría con limpiar la piel dos veces al día, por la mañana y por la noche, con un producto no espumoso (libre de tensioactivos). Los limpiadores jabonosos agreden el manto lipídico de la piel.

Solo en determinadas circunstancias, la piel podría beneficiarse de una ligera exfoliación química:

  • Pieles con muchas impurezas.
  • Queratosis pilaris. Es una afección de la piel frecuente e inofensiva que provoca zonas ásperas y bultos diminutos que no duelen ni pican, normalmente en la parte superior de los brazos, los muslos, las mejillas y los glúteos.

¿Notas la piel apagada?

Si crees que necesitas una limpieza más profunda, ya sea porque vives en una gran ciudad o tienes la piel muy grasa y notas el cutis más apagado o con impurezas:

  • Puedes recurrir a una exfoliante enzimática. Se aplican sobre la piel y se dejan actuar unos minutos sin frotar. Son más suaves que las exfoliantes con microgránulos que necesitan un masaje, lo que implica una mayor agresión sobre la piel.

Un buen consejo son las mascarillas exfoliantes suaves a base de productos como la arcilla o el carbón activo que tienen una acción purificante.