Qué es la sarna y cómo te la pueden contagiar

La sarna o escabiosis suena a enfermedad del pasado y se relaciona con ambientes faltos de higiene aunque se sospecha que hay más casos de los que trascienden. Los dos años de pandemia han provocado un aumento de los casos.

Actualizado a
Dr. Francisco Marin
Dr. Francisco Marín

Médico de Atención Primaria

Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Qué es la sarna y cómo te la pueden contagiar
iStock by Getty Images

Un brote de sarna se puede originar en residencias de ancianos, albergues o vestuarios públicos entre otros espacios.

Desde los últimos dos años los dermatólogos están detectando más casos de sarna en toda España. Se han denunciado casos en residencias, hospitales e incluso se atribuyen a probadores de tiendas de ropa, aunque la Asociación Española de Dermatología y Venereología (AEDV) ha confirmado que los probadores y los vestuarios públicos no se consideran una vía principal de contagio.

Este tipo de noticias disparan las alarmas porque la sarna o escabiosis se asocia a condiciones de hacinamiento y de higiene ínfimas, por lo que enseguida se relaciona con casas abandonadas o países del Tercer Mundo, pero no siempre es así ya que los casos pueden aparecer en cualquier parte.

Según la AEDV, la causa del aumento de casos en los dos últimos años se explica probablemente por los periodos de confinamiento que han obligado a pasar más tiempo en casa, manteniendo un mayor contacto diario entre convivientes; lo que puede haber favorecido el contagio de la sarna en aquellas unidades familiares en las que hubiese un miembro afectado por el parásito.

"Seguramente la sarna es una enfermedad infradiagnosticada aquí, porque los síntomas tópicos que da pueden confundirse con otras afecciones de la piel", explica a Saber Vivir el Dr. Francisco Marín, médico de Atención Primaria.

¿Qué es exactamente la sarna o escabiosis?

La sarna o escabiosis está provocada por un ácaro, en concreto el Sarcoptes scabei, que infecta la piel. Son organismos microscópicos, por lo que no se ven a simple vista, pero provocan un intensísimo picor.

Una vez que se ha producido el contacto con alguien infectado, el ácaro actúa excavando túneles en la capa más superficial de nuestra piel. A las pocas horas, el parásito hembra empieza a poner huevos. Pone entre 2 y 3 diarios y tardan unos 10 días en eclosionar y convertirse en ácaros que también pondrán huevos.

Es una enfermedad muy molesta y, aunque si se trata de inmediato los médicos no la consideran peligrosa, es cierto que, según apuntan algunos estudios, estos ácaros van liberando una sustancia que en algunos casos puede debilitar el sistema inmune. Incluso pueden, en personas con un estado de salud débil, ocasionar problemas renales serios o de corazón.

¿Qué síntomas provoca LA SARNA?

Los síntomas afectan a la piel y aparecen entre 1 y 4 días después de la infección. Las señales más comunes son:

  • Irritación y erupción que recuerda a las espinillas.
  • Picor muy fuerte que resulta aún más intenso durante la noche.
  • Pequeñas llagas que acaban apareciendo porque la persona no puede evitar rascarse.

Puede confundirse con otras afecciones de la piel

El médico la puede diagnosticar observando el sarpullido y los túneles diminutos que dejan los ácaros en la piel pero, tal y como remarca el Dr. Marín, "si no hay una fuerte sospecha de que sea sarna, a veces puede resultar difícil acertar con el diagnóstico".

¿Cómo se contagia la sarna?

La sarna se contagia básicamente a través del contacto de la piel. También se contagia por compartir ropa, toallas o sábanas ya que hace que el ácaro se disemine fácilmente.

No ocurre por un contacto puntual (darse la mano, abrazarse...). Sucede cuando ese contacto es prolongado, por eso se relaciona con la falta de higiene y los probadores de ropa o los vestuarios públicos no se consideran una vía de contagio.

La sarna se extiende fácilmente en lugares donde hay mucho contacto entre la gente. Por eso, es más habitual en centros sanitarios, asilos de ancianos, centros de menores... Tras darse a conocer el brote, el centro (además de poner en tratamiento a los afectados) debe extremar la limpieza del mobiliario y el cambio diario de ropa.

¿Cuál es el tratamiento para la escabiosis?

"El tratamiento habitual es una loción tópica a base de permetrina, la misma sustancia que se utiliza para combatir los piojos", explica el Dr. Marín. Esto era efectivo hasta hace unos años porque –igual que ocurre con los piojos– los ácaros se están haciendo resistentes a los fármacos para eliminarlos. "En ocasiones sobreviven a pesar de los tratamientos y cuestan mucho de erradicar", reconoce el Dr. Marín.

En previsión de que dentro unos años "la fortaleza" de estos insectos microscópicos sea imbatible, ya se empiezan a probar nuevos tratamientos. En ese sentido, un estudio publicado en The American Journal of Tropical Medicine and Hygiene ha comprobado que el uso de aceite esencial de árbol de té es muy eficaz para prevenir la enfermedad. Ten en cuenta esta alternativa si sabes que podrías estar expuesto al contagio.

El aceite de árbol de té es un buen preventivo

También es importante lavar la ropa, sábanas o toallas de la persona afectada en agua caliente y secarla bien en una secadora. Y, por supuesto, si convives con algún afectado debes tomar las mismas precauciones.