Fortalece el abdomen y reduce el dolor de espalda

Más allá de una cuestión estética, un core fuerte aporta otras ventajas a nuestra salud como, por ejemplo, una disminución del dolor de espalda. Practica los siguientes ejercicios y siéntete bien por fuera y por dentro.

Actualizado a
Ana con fondo
Ana Meca

Monitora Fitness

Saber Vivir

Saber Vivir

¿Quién no ha soñado con tener un abdomen fuerte? Me atrevería a decir que una gran mayoría de nosotras, aunque quizá sin conocer que tras ese core trabajado se esconden otros beneficios para nuestra salud. Efectivamente, la primera ventaja es sin duda a nivel psicológico, porque cuando al fin conseguimos tener el abdomen que buscábamos la percepción sobre nosotras mejora y con ella nuestra autoestima, pero aún hay más ventajas.

VENTAJAS DE FORTALECER EL ABDOMEN

¿Sabías que al trabajar el core ayudar a mejorar tu postura corporal, el equilibrio y la respiración? Pues estas son solo algunas de las ventajas de las que podrás disfrutar si te animas a practicar la serie de ejercicios que puedes ver en el vídeo.

El conjunto de músculos de la zona abdominal intervienen en casi todos los movimientos de la vida diaria, porque están ubicados justo en el centro de nuestro cuerpo. Por eso su estado tiene tanta repercusión en nuestra salud y de ahí la importancia de velar por su bienestar.

Sabiendo esto, seguro que ya a nadie le sorprende que al fortalecerlos también mejoramos las posibles molestias de la espalda (lumbalgias, dolores cervicales...), así como protegemos nuestros órganos vitales, ganamos agilidad y mejoramos nuestro rendimiento en cualquier deporte.

CONSEJOS PARA UNA PRÁCTICA SEGURA

No se trata de cantidad, sino de calidad. Es decir, por muchas repeticiones que hagamos, si las hacemos mal, acabaremos obteniendo el resultado contrario al deseado. Por eso es muy importante mantener la concentración mientras ejecutamos los ejercicios propuestos, para que cada músculo desempeñe la función adecuada. Así pues, mantendremos fuerte el abdomen, haremos las respiraciones oportunas, no tiraremos del cuello y vigilaremos que la lumbar no se despegue del suelo si el ejercicio no lo requiere.