Qué es la caminata afgana: la forma de caminar para adelgazar que arrasará en 2024 en España

La caminata afgana es una forma de andar sin cansarte que aumenta la resistencia, quema más calorías y elimina el estrés. Te descubrimos cómo practicarla.

Actualizado a
CAMINATA AFGANA

La caminata afgana consiste en andar a un ritmo constante coordinando los pasos con la respiración.

ISTOCK
Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud y nutrición

Seguro que has escuchado muchas veces que hacer ejercicio es clave para la salud. No es solo un cliché; tiene un montón de beneficios importantes. El ejercicio ayuda a controlar el peso, fortalecer los huesos y músculos, y disminuir el riesgo de padecer diversas enfermedades. También tiene un impacto positivo en el estado de ánimo.

De todas las opciones de ejercicio disponibles, caminar destaca con una de las actividades más beneficiosas y de bajo riesgo para la salud. A diferencia de algunas actividades que pueden no ser adecuadas para todos o tener riesgos de lesiones, andar es algo que cualquiera puede hacer, sin importar la edad.

Es cierto que caminar es una actividad de intensidad moderada, por lo que necesitas hacerlo durante un poco más de tiempo en comparación con ejercicios más intensos, como correr. Por ejemplo, para obtener los mismos beneficios cardiovasculares de 5 minutos de carrera, necesitarías caminar durante 15 minutos. ¡Y si lo comparas con 30 minutos de carrera, tendrías que andar durante 1 hora y 45 minutos!

Ahora bien, si buscas una forma de caminar que no solo te mantenga en forma sino que también te permita relajarte y reducir el estrés, ¡entonces la caminata afgana es para ti! Esta técnica no solo te ayuda a evitar el cansancio, sino que también maximiza los beneficios con el mínimo esfuerzo. Además, si te gusta la idea de combinar el ejercicio con la naturaleza, la caminata afgana es una técnica perfecta para practicar senderismo.

Qué es la caminata afgana

La caminata afgana es una técnica de senderismo inspirada en los nómadas afganos y permite recorrer largas distancias sin hacer un gran esfuerzo físico. Estos nómadas son capaces de recorrer una media de 700 km el 10 días.

El secreto consiste en coordinar los pasos con la respiración (muy importante, respiración nasal) para lograr un ritmo constante. Parece sencillo y lo es, pero requiere cierta práctica. Esta forma de caminar se popularizó entre los aficionados al senderismo en 1980 a raíz de las observaciones Édouard G. Stiegler entre los pueblos nómadas de Afganistán que dejó plasmadas en su libro "Regeneración a través del caminar afgano".

Cómo se practica la caminata afgana

El secreto para practicar la caminata afgana consiste en coordinar los pasos con la respiración (siempre nasal).

La pauta básica consta de 8 pasos que debes repetir a lo largo de tu caminata:

  • Coge aire mientras realizas 3 pasos.
  • Aguanta la respiración en el cuarto paso.
  • Exhala el aire en los tres pasos siguientes.
  • Aguanta de nuevo la respiración en el último paso.

Los pasos debe ser cortos y suaves, adaptando la respiración a cada paso.

Cuando camines cuesta arriba, en lugar de hacer pausas en la respiración realiza dos pasos cogiendo aire y dos pasos exhalando.

Ventajas de respirar por la nariz

Para aquellas personas que no están acostumbradas, lo más difícil de la marcha afgana es respirar siempre por la nariz pero es importante hacerlo. Cuando respiras por la nariz, los pelillos que recubren las fosas nasales filtran partículas de polvo y suciedad que pueden dañar los pulmones.

Respirar por la nariz también contribuye al mantenimiento del equilibrio correcto de oxígeno y dióxido de carbono en nuestra sangre; mientras que respirar por la boca altera este equilibrio y podría aumentar el riesgo de asma, presión arterial alta y enfermedades cardíacas.

Cuándo practicar la caminata afgana

Lo bueno de esta técnica es que puedes aplicarla cada vez que hagas un caminata relativamente larga, ya sea cuando practicas senderismo o de camino al trabajo.

Esta técnica se basa únicamente en la respiración. El consejo es practicar la marcha afgana al menos 3 veces por semana para lograr efectos positivos en la salud.

Beneficios de la marcha afgana

La marcha afgana hace que llegue más oxígeno a la células, por eso aumenta tu resistencia, tanto durante la caminata como en tu vida diaria.

Al caminar a un ritmo constante, tu corazón y pulmones trabajan de manera más eficiente, lo que puede ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas y mejorar la circulación sanguínea.

Los huesos se fortalecen con cada paso, sin causar dolor ni traumatismos en las articulaciones.

La caminata afgana permite caminar durante más tiempo sin cansarse, lo que aumenta el gasto calórico y ayuda a perder peso.

Esta técnica es una buena forma de desestresarte y cuidar tu salud mental. En realidad es una caminata consciente ya que te obliga a concentrarte en cada paso y en tu respiración. Al tener que sincronizar ambas cosas, los malos pensamientos se aparcan y consigues un efecto parecido al de la meditación. De hecho, la caminata afgana es una especie de meditación activa que favorece la relajación y mejora el sueño.