Eva Mimbrero
Eva Mimbrero

Periodista especializada en salud

Takuro Mori, un reconocido entrenador personal japonés, sostiene que para conseguir remodelar tu silueta no es necesario pasar horas y horas en el gimnasio. Basta un sencillo programa de estiramientos, y ser constante, para tonificar la musculatura y reducir grasa y volumen.

El experto, en su libro "El método Mori" (Kitsune Books), propone un completo programa de un mes centrado en lograr unas piernas esbeltas.

  • "Para lucir unas piernas bonitas es fundamental reajustar el cuerpo y adoptar una postura adecuada y, más que buscar aumentar la masa muscular, lo que debes hacer es trabajar para que los músculos recuperen su condición óptima a través de estiramientos", subraya Mori en el libro.
  • Para ello, propone cuatro rutinas de estiramientos que permiten trabajar todos los músculos implicados en el movimiento de las piernas. El autor sostiene que, gracias a ellas, músculos y articulaciones recuperarán su equilibrio y tus piernas se verán más estilizadas.

La siguiente selección de ejercicios es una buena muestra de cómo, músculo a músculo, este entrenador personal apuesta por redefinir la silueta de las piernas.

Método Mori2

1 / 6 Unos muslos mejor alineados

Este estiramiento permite corregir la desviación que provoca que los muslos sobresalgan hacia delante y hacia fuera.

  • Siéntate en una silla y cruza la pierna derecha de forma que el tobillo quede sobre la rodilla izquierda.
  • Coloca ambos brazos sobre la rodilla derecha y lleva el cuerpo hacia delante para ejercer un poco de presión con él. Mantén la posición 60 segundos.
  • Repite todo el proceso con la otra pierna.
Método Mori3

2 / 6 Menos volumen por la parte de atrás

Al estirar el bíceps femoral, que baja desde las nalgas hasta las rodillas por detrás, afinarás esta zona de la pierna.

  • Siéntate en el suelo, con las piernas estiradas hacia delante, y flexiona la rodilla derecha.
  • Sin mover la cadera, inclina el tronco hacia delante y extiende la mano derecha hasta tocar el dedo meñique del pie izquierdo (si no llegas, puedes agarrarte la espinilla). Permanece en esa posición 60 segundos y repite con la otra pierna.
  • Un consejo: si no puedes inclinarte hacia delante sin despegar la cadera del suelo, coloca un cojín bajo los glúteos para ayudarte.
Método Mori4

3 / 6 Estira bien la pantorrilla

En la parte interna e inferior de la pierna se encuentra el sóleo, un músculo que es muy rígido y, por tanto, difícil de fortalecer. Al activarlo con este estiramiento lo dotarás de mayor elasticidad, lo que contribuye a reducir la hinchazón de las piernas.

  • Arrodíllate en el suelo, deja la pierna izquierda en el sitio y flexiona la derecha para apoyar el pie. La rodilla debe quedar alineada con el tobillo (vigila que no gire hacia dentro).
  • Coloca las manos sobre la rodilla derecha, apoya tu peso sobre ella y mantén la postura 60 segundos. El talón izquierdo queda levantado, pero el de la pierna derecha, al sostener todo el peso del cuerpo, debe permanecer apoyado.
  • Haz dos o tres repeticiones y, luego, cambia de pierna.
Método Mori5

4 / 6 Eleva la cadera y mejora la postura

Con este sencillo estiramiento trabajarás los glúteos, los abdominales y los muslos por delante y, gracias a él, podrás corregir las desviaciones de todas estas zonas.

  • Con las piernas dobladas y separadas al ancho de las caderas, levanta la pelvis y mantén los pies bien apoyados en el suelo. Aguanta 60 segundos.
  • Vuelve a bajar, descansa unos segundos y repite dos o tres veces.
Método Mori6

5 / 6 Afina los gemelos

Al contraer los glúteos corregirás la rotación interna de la cadera y la rotación externa de las rodillas, lo que contribuye a que los gemelos se vean menos voluminosos.

  • De pie, mantén la espalda recta y la mirada hacia el frente. Junta los pies para alinear las piernas.
  • Dobla las rodillas, de manera que las rótulas queden separadas, y activa los glúteos.
  • Aguanta unos segundos, vuelve a la posición inicial y repite 10 veces en total.
Método Mori7

6 / 6 Fortalécelas por dentro

Si tienes las rodillas hacia dentro, tanto glúteos como aductores (la parte interna de los muslos) se muevan menos, lo que contribuye a que se acumule grasa en la zona. Con este movimiento trabajarás los dos músculos a la vez.

  • Separa las piernas al ancho de los hombros y coloca los pies mirando hacia fuera, formando un ángulo aproximado de 30º. Baja la cadera hasta que las rodillas formen un ángulo de 45º.
  • Sube de nuevo la cadera para regresar a la posición inicial. Haz dos o tres series de diez repeticiones.