Mujer tomando algo caliente en una taza

¿Estás embarazada y te está costando deshacerte del resfriado? ¿Y ya sabes por qué en el embarazo los catarros duran más? “Porque no se pueden tomar medicinas”, es posible que hayas respondido. Y tienes parte de razón, pero también ocurre porque en estos nueve meses el organismo reduce la eficacia de sus defensas para evitar así que el sistema inmune rechace al bebé, ya que el 50% de su carga genética le es “extraña” (del padre).

Relacionado con este artículo

También ocurre que tu cuerpo está haciendo un gran cambio y requiere que sea una etapa lo más libre de estrés laboral o emocional posible.

5 consejos para recuperarte del resfriado durante el embarazo

Si has cogido un resfriado, tranquila que estas cinco recomendaciones seguro que te van a ayudar a recuperar tu salud:

1. Descansa más

Durante toda la gestación y no solamente ahora que estás enferma, necesitas darle mucho reposo a tu organismo, a lo largo de todo el día. Siempre que te sea posible métete en la cama un ratito, aunque no sea la noche, o busca un lugar cómodo allí donde estés. También es importante que evites todo aquello que te dificulte conciliar el sueño, para que puedas dormir cuando a ti te apetezca. De noche, procura apagar las pantallas (móvil, ordenador, televisor...) mucho antes de irte a la cama, para facilitar que tu cerebro entre antes en modo relajación.

2. Haz un semiayuno

Elige tomar prioritariamente solo verduras y frutas frescas, de temporada. También caldos y zumos, pero mejor caseros, para que así te aporten todas sus vitaminas y sus sales minerales. Te reconfortarán y te ayudarán a hidratar y a eliminar fácilmente las mucosidades. Si te escuchas, verás que es posible que sea lo único que en realidad desees tomar en este momento.

Relacionado con este artículo

3. Toma vahos

Los vahos te ayudan a fluidificar las mucosidades y harán que la tos sea más productiva. Si te apetece, también puedes darte un baño templado con sal o colocar una cebolla cortada en la mesilla de noche, porque sus vapores producen en los bronquios un efecto similar al lagrimeo de los ojos. El vapor cura.

4. Ventila bien la casa

Es necesario ventilar los lugares que habitas una vez al día, todos los días, durante unos 10 minutos como mínimo. Hazlo cuando salgas de casa, y tendrás una habitación mucho más limpia de bacterias y virus al volver.

5. Prueba alternativas naturales

Puedes probar con efectivos remedios tradicionales como, por ejemplo, tomar miel con agua y limón o probar los lavados nasales con suero fisiológico. La homeopatía, las flores de Bach y la reflexología podal también pueden ayudarte a aliviar los síntomas y no tienen ningún efecto secundario. En cuanto a las infusiones, la regla durante el embarazo es ser muy moderada y no abusar de ninguna sustancia que, aunque mínimamente, pueda ser perjudicial.

Relacionado con este artículo

Tags relacionados