Embarazada mirándose la tripa

Una mujer que canta durante el parto consigue sentir que se adueña de este momento siendo protagonista activa.

Esto es de gran ayuda para que el parto progrese fluidamente pero, a su vez, puede facilitar mucho la labor de los profesionales, ya que la madre logra gestionar la experiencia por sus propios medios, sin necesidad de recurrir a fármacos u a otras intervenciones médicas que suelen interferir en el proceso fisiológico del nacimiento.

Cantar te relaja y "te abre"

Si tu boca se tensiona durante el parto, también lo harán el útero y la vagina, con los que existe una conexión directa. Por eso es útil disponer de recursos que ayuden a liberar estrés.

Relacionado con este artículo

Las vocalizaciones libres y rítmicas acompañadas de una espiración larga y regular relajan el rostro, la boca y la mandíbula, al mismo tiempo que abren y relajan la garganta. No solo es un ejercicio para el parto, también es una búsqueda interior.

Las vocalizaciones libres y rítmicas acompañadas de una espiración larga relajan la garganta

Según la medicina Ayurveda, la garganta está conectada con el canal vaginal a nivel celular y energético.

Algo similar observa y describe la matrona e investigadora Ina May Gaskin al hablar de lo que ella denominó la “Ley del esfínter”, refiriéndose al funcionamiento de abertura de los músculos y tejidos perineales implicados en el parto. Esta reconocida matrona estadounidense comenta que la relajación de la mandíbula y de la garganta están relacionadas con la capacidad que tiene el cuello del útero y de la vagina para abrirse y dar paso con naturalidad al bebé.

Relacionado con este artículo

Cuando la mujer vocaliza sonidos que duran todo el tiempo de la espiración, su respiración abdominal se hace cada vez más profunda y, sin esfuerzo alguno, el sonido adquiere más profundidad, más dulzura y una calidad particular para cada mujer, que descubre su sonido particular.

Ya sabes, si quieres un parto fluido y fácil, cantar es una gran idea.

Cantar también es bueno en el embarazo

Pero puedes empezar a practicar esta gran técnica durante toda la gestación. No te juzgues por si "cantas mal" ni por si "cantas bien". Recuerda que la experiencia te llevará a abrirte y relajarte, más allá de una cuestión de gustos.

Relacionado con este artículo

Además tu bebé agradecerá escucharte a través del líquido amniótico y se beneficiará de lo que sientes mientras vives con placer, alegría y disfrute la experiencia de cantarle.

Puedes elegir tus canciones favoritas, pero también simplemente elegir sonidos sin sentido o también experimentar libremente con las vocales.

Tags relacionados