embarazada en el exterior

Actualizado a

Existe la idea de que cada embarazo "te cuesta un diente", tal y como decían nuestras abuelas. Esta es una de las muchas falsas creencias que existen en torno al embarazo y la salud bucal. Tampoco es cierto que la propia gestación produzca caries y otras enfermedades periodontales, que en este periodo se deban posponer los tratamientos odontológicos o que una embarazada no pueda hacerse una radiografía de la boca si es necesario, ya que se realizan a baja intensidad porque hay que atravesar poco tejido, y la exposición solo es de 0,20 segundos, gracias a la técnica digital.

Tanto si buscas un embarazo como si ya lo estás, una revisión es recomendable

¿Cuando es necesario solicitar una cita? Sería una buena idea si ya tienes problemas de este tipo o cuentas con antecedentes familiares. También sería conveniente que fueras si hace tiempo que no visitas al dentista, si te duele o se te mueve alguna pieza, si las encías están inflamadas, sangran o te causan molestias, si tienes mal aliento, notas algún bulto o si eres fumadora (aunque ¡qué mejor momento para abandonar este hábito que estos nueve meses!).

Relacionado con este artículo

Como ves existen múltiples situaciones que te pueden estar indicando que sería de gran ayuda acudir al dentista y es importante que estés muy atenta a la salud de tu boca. Pero también puedes decidir acudir a modo preventivo, para asegurarte que todo está bien.

Salud dental y gestación: más vale prevenir

Ser precavidos es clave desde antes del embarazo, así que una dieta saludable y una buena higiene bucal te ayudarán a evitar que aparezcan enfermedades. La limpieza de los dientes debe tener los siguientes objetivos:

1. Eliminar los restos de comida

Escoge un buen cepillo o un aparato de agua a presión y elimina todos los restos de comida que se acumulan entre los dientes. Es aconsejable que el cepillo tenga los filamentos blandos y pequeños, y cambiarlo cada tres meses. La ventaja del chorro de agua es que elimina los restos de zonas difíciles, como entre una pieza dentaria y otra, pero no ataca a la placa bacteriana.

2. Eliminar la placa bacteriana

Elimina la placa bacteriana, o lo que es lo mismo, la acumulación de bacterias fuertemente adheridas entre sí y al diente. Para ello se necesita cepillarse tres minutos, sin prisas, y en el mismo sentido, para no olvidar ninguna zona. Si el resto del día se usa el chorro de agua, el cepillado basta con hacerlo después de cenar.

3. Eliminar el sarro

Es muy importante que elimines ese depósito de calcio y fósforo que se forma en la superficie dental. El dentista valorará si necesitas contratar una higiene bucal, sobre todo si hay antecedentes familiares de enfermedad periodontal.

4. Eliminar la caries

No hay inconveniente en que te hagas el tratamiento que requiere esta enfermedad porque la anestesia es perfectamente compatible con el embarazo, al igual que muchos antibióticos, si los necesitaras. Pero siempre es mejor decantarse por las obturaciones cerámicas, que son químicamente neutras, en lugar de elegir las tradicionales amalgamas.

Relacionado con este artículo

Tags relacionados

Dr. Emilio Santos