Piedras en la vesícula

Las piedras en la vesícula son una causa frecuente de dolor abdominal, sin embargo, no siempre su presencia provoca síntomas y pueden pasar desapercibidas hasta consultar con el médico o realizar una ecografía abdominal por diferente motivos. Te contamos cómo detectarlas y qué hace falta para disolverlas.  

Piedras en la vesícula

¿Qué es UN cálculo biliar?

Medicamente llamada litiasis biliar, los cálculos vesiculares son depósitos o formaciones de sustancias como el colesterol (lo más frecuente), la bilirrubina, o algunas proteínas, pero se desconoce por qué se originan exactamente.

En un principio se forma una especie de arenilla o barro biliar (de escasos milímetros) que no suele producir malestar, pero, si aumenta su tamaño y se transforma en una piedra, ésta puede depositarse en algún conducto o vía cercanos, obstruirlos y dar lugar a sintomatología.

¿Cuáles son los síntomas de LAS PIEDRAS EN LA VESÍCULA?

No siempre la presencia de cálculos biliares provoca síntomas, de hecho, hasta en un 75% de los casos no hay clínica. Sin embargo, si aparece, se inicia como un dolor repentino, agudo, en la parte derecha del abdomen, en su mitad superior, que posteriormente irradia hacia la zona central, aproximadamente en la parte inferior del esternón.

En ocasiones el dolor se refleja en el hombro del mismo lado, e incluso llega a la espalda y se localiza entre las escápulas u omóplatos, siendo habitual que se presente después de haber comido copiosamente o tras haber abusado de las grasas.

No es raro que se acompañe de náuseas, eructos y vómitos, provocando un malestar importante a la persona. El dolor suele durar entre unos minutos y varias horas de forma intermitente (tipo cólico), para luego remitir.

La presencia de fiebre suele indicar infección por lo que, si aparece en este contexto, la consulta urgente con el médico es obligatoria. A veces la persona adquiere un color amarillento en piel y mucosas, lo que se denomina ictericia.

Posibles consecuencias de las piedras en la vesícula

Los cálculos biliares pueden situarse en cualquier parte del conducto biliar y obstruirlo, dando lugar a cuadros más graves, como la colecistitis o inflamación de la vesícula, que puede llegar a originar abscesos de pus, la obstrucción del colédoco, impidiendo la correcta circulación de la bilis y llegando a originar una infección, o la obstrucción del conducto pancreático, provocando serias alteraciones en el proceso digestivo de las grasas y llegando a dañar el páncreas mediante la inflamación del mismo o pancreatitis.

Una infección localizada, si no se trata, puede desembocar en una sepsis, o infección generalizada, que podría terminar con la muerte de la persona.

Parece ser que el cáncer de vesícula es más frecuente en quienes tienen antecedentes de cálculos biliares, aunque no es algo que se vea con asiduidad.

Tratamiento para las piedras en la vesícula

El cuadro agudo precisa de analgésicos y fármacos antiespasmódicos para mitigar el dolor.

La finalidad del tratamiento erradicador es disolver los cálculos, pero, desafortunadamente, la terapia con medicamentos y ondas sonoras no suele ser 100% efectiva y, pasado un tiempo, las piedras vuelven a formarse y la clínica surge de nuevo.

Por ello, lo habitual es realizar una colecistectomía o extirpación completa de la vesícula biliar mediante cirugía, lo que da muy poco margen a que se reproduzca el cuadro.

Cómo prevenir las piedras en la vesícula

Las mujeres mayores de 40 años con antecedentes familiares de cálculos biliares, que llevan una vida sedentaria, con una dieta rica en grasas, que han tenido varios embarazos y que sufren exceso de peso, son más susceptibles de padecer cálculos biliares, pero hay que dejar claro que cualquiera puede afectarse.

Llevar una alimentación sana, equilibrada, baja en grasas y rica en fibras es fundamental para evitar la formación de cálculos biliares.

Mantener unos niveles normales de colesterol en sangre es imprescindible, así como llevar un buen control de las enfermedades metabólicas que pueda padecer el paciente, como por ejemplo la diabetes, y evitar el exceso de peso.

Artículos de Piedras en la vesícula

Tags relacionados con Piedras en la vesícula