Cáncer de próstata

Es el cáncer más frecuente de todos entre los varones y su desarrollo está muy ligado a la edad.

¿En qué consiste?

La próstata es una glándula del aparato reproductor masculino, situada entre la vejiga y el recto y rodeando una parte de la uretra. Produce un fluido que forma parte del semen. Por tanto, las alteraciones en la próstata, como el agrandamiento de esta por la HPB (Hiperplasia prostática benigna) pueden generar dificultades para orinar o para tener relaciones sexuales. ¿Cómo distinguir cuándo se trata de cáncer de próstata?

¿Cuáles son los síntomas?

Entre los primeros síntomas, están el dolor o las alteraciones en la micción (ya sea porque hay más necesidad de orinar, o porque se tiene la necesidad de hacer fuerza para vaciar la vejiga), la aparición de sangre en la orina o el líquido seminal, la disfunción eréctil, o molestias al sentarse.

Sin embargo, estos síntomas no aparecen en todos los hombres, y en ocasiones pueden también aparecer como consecuencia de otras enfermedades benignas, como la hiperplasia o una infección de orina.

Los indicios de que el cáncer se ha extendido más allá de la próstata pueden incluir dolor en las zonas contiguas (espalda, caderas, muslos…), hinchazón o edema en las piernas y los pies, diarrea o estreñimiento y fatiga.

¿Cuál es el tratamiento?

Si se detecta de forma temprana, la extirpación de la próstata puede acabar con el cáncer antes de que se extienda. Se está experimentando con crioterapia para poder eliminar los tejidos afectados de forma localizada.

También hay tratamientos con radioterapia, que presentan menos efectos secundarios que la prostatectomía en el sistema urinario o de cara a una posible disfunción eréctil.

Por último, se ha estudiado que existe una relación entre la testosterona y el cáncer de próstata, de forma que la terapia hormonal de supresión androgénica, es decir, la que disminuye los niveles de testosterona, también puede resultar útil en caso de cáncer de próstata.

¿Se puede prevenir el cancer de próstata?

Existen varios factores de riesgo asociados al cáncer de próstata que no se pueden controlar con lo que se observan, por ejemplo, diferencias de incidencia importantes entre razas. También la edad es un componente fundamental, ya que el 75% de los casos diagnosticados son personas mayores de 65 años. Por otra parte, se considera que en torno a un 10% de los casos pueden tener un factor hereditario.

En cualquier caso, las dietas con alto contenido en grasas, la obesidad y el consumo de alcohol y tabaco pueden favorecer el desarrollo de esta y otras enfermedades, con lo que adoptar hábitos más saludables puede ayudarnos a prevenir el cáncer de próstata.

Más información

Artículos de Cáncer de próstata

Tags relacionados con Cáncer de próstata