Caspa

La caspa es el desprendimiento de la piel muerta de la cabeza en forma de finas laminillas que, normalmente, se acompaña de picor.

Caspa

Más que por molesta, a quien la padece le incomoda mucho por considerarla antiestética, aunque hay que dejar claro que ni es peligrosa ni se contagia.

¿Qué es la caspa?

La caspa también se conoce como Pitiriasis simplex capillitii, una afección dermatológica común, caracterizada por una excesiva descamación de las células que forman el cuero cabelludo.

En condiciones normales, las pieles muertas se eliminan y se regeneran sin dejar rastro si se mantiene una buena higiene, sin embargo, en ocasiones la formación de nuevas células se produce en exceso y las pieles muertas se acumulan en forma de caspa.

Señales que indican que tenemos caspa

La caspa se detecta al ver escamas entre el pelo. Lo más frecuente es que aparezca en la pubertad, debido a los cambios hormonales, pero tampoco es raro verla en otras edades.

Lo habitual es que se acumule en la cabeza, pero también puede aparecer en las cejas, los hombros, la barba y el bigote. Suele acompañarse de picor en la zona afectada, aunque no siempre es así.

Se habla de dos tipos de caspa:

  • Caspa seca: Con escamas de color blanquecino que resultan fáciles de desprender de la cabeza con el rascado.
  • Caspa grasa o seborreica: Con un color más amarillento, se aloja en zonas cercanas a la frente o la nuca, y hay dificultad para quitarla al tener tendencia a formar placas.

Cómo me puede afectar la caspa

Tener caspa supone un problema más incómodo que grave. La aparición de picor puede llevarnos a un rascado excesivo con formación de heridas que podrían llegar a infectarse.

En casos extremos, en los que las escamas se acumulan formando costras, puede llegar a producirse la caída del cabello dejando calvas.

Cómo se trata la caspa

El tratamiento de la caspa radica en una buena higiene mediante la utilización de champús suaves, con pH neutro, que no sean agresivos con la piel.

  • En casos rebeldes, se pueden utilizar productos de lavado con activos antiinflamatorios para disminuir el picor.
  • Cuando la causa de la caspa es un exceso de grasa en el cuero cabelludo, está indicada la utilización de productos que controlen el sebo.
  • A veces la razón es genética y, por tanto, más difícil de controlar, pero la prevención puede ayudar a que no vaya a más llevando una vida relajada y sin estrés, manteniendo una higiene adecuada, y evitando la sudoración que provocan las gorras y sombreros.

Aunque no está demostrada científicamente su efectividad, son muchos los remedios caseros que aseguran poder acabar con la caspa:

  • Los lavados con una mezcla de aceite de coco y zumo de limón.
  • Los enjuagues con una parte de vinagre de vino blanco por cada tres de agua.
  • Los masajes con aceite de oliva virgen extra tibio en caso de que la caspa se produzca por un exceso de sequedad.

A tener en cuenta si tenemos caspa

  • Algunas enfermedades, como el parkinson o la psoriasis, pueden cursar con episodios de caspa.
  • Un exceso de sol, el agua salada del mar, los sprays fijadores del pelo, abusar de los tintes y las temperaturas extremas (climas muy húmedos o ambientes muy secos), pueden provocar que el cuero cabelludo se reseque y la caspa aparezca.
  • Una mala alimentación también favorece los problemas capilares por lo que hay que comer sano y equilibrado, dando preferencia a los productos frescos y de temporada, sobre todo frutas y verduras, evitando los ultraprocesados y los fritos, y no siguiendo dietas drásticas o restrictivas.
  • También influye la forma de cepillarse el pelo, si se hace de forma brusca, con tirones, puede convertirse en el origen del problema. Lavarse con agua tibia es una buena medida de prevención ya que el calor excesivo puede activar la aparición de la caspa.

Artículos de Caspa

Tags relacionados con Caspa