Hipermetropía

¿Te cuesta ver con nitidez de cerca? Es muy probable que seas hipermétrope.

¿Por qué se produce?

La hipermetropía es un defecto del ojo que hace que las imágenes se enfoquen por detrás de la retina. Si el ojo es demasiado corto, o la córnea demasiado plana, se produce hipermetropía y se ven borrosos los objetos más próximos.

En caso de que la hipermetropía sea elevada (mayor graduación), puede suceder también con los objetos lejanos. Este problema es más frecuente con la edad: a partir de los 35 años es cuando las personas hipermétropes manifiestan dificultades de visión. A los 70 años, el problema afecta al 60% de los hipermétropes.

¿Cómo se detecta?

Las deficiencias en la visión se pueden compensar a través del esfuerzo del músculo ciliar. Por eso, en algunas personas la hipermetropía se manifiesta más que con problemas de vista, con síntomas como enrojecimiento de los ojos, fatiga visual, dolores de cabeza, cansancio, e incluso náuseas y vómitos.

En casos puntuales, se da estrabismo convergente: los ojos se desvían hacia la nariz, intentando enfocar mejor el objeto que se ve borroso. Puede desaparecer con el uso de gafas que corrijan la hipermetropía. Otras dolencias que pueden venir de una hipermetropía no corregida son la blefaritis o la conjuntivitis.

Las pruebas para detectar hipermetropía van desde las habituales de agudeza visual para graduar la vista y medición de la tensión ocular, hasta el estudio pormenorizado del ojo mediante biometría láser, topografía corneal, aberrometría y paquimetría corneal. Estas pruebas se suelen utilizar para valorar la idoneidad de una intervención.

Hipermetropía en niños

A pesar de tener una considerable prevalencia, en la infancia es muy difícil detectar la hipermetropía a través de la sintomatología que presentan los adultos. Por eso, hay que estar atentos a otros indicios, como el fracaso escolar, que pueden señalar que el niño o la niña tiene problemas visuales.

Si no se corrige a tiempo, la hipermetropía en los niños puede generar ojo vago (porque la criatura elige la visión del ojo con menor defecto) o bien estrabismo.

¿Cómo se trata?

La hipermetropía se corrige preferentemente con gafas o lentes de contacto.

Existe la posibilidad de intervenir quirúrgicamente, pero para altas graduaciones produce una disminución del campo visual que puede generar dificultades de adaptación. En estos casos, en lugar de la habitual cirugía refractiva con láser, se implanta una lente intraocular.

¿Sabías que…?

  • Al nacer, todos somos hipermétropes. El progresivo desarrollo del ojo corrige este efecto, salvo que el crecimiento no sea suficiente: en ese caso, la hipermetropía se mantiene.
  • La hipermetropía puede aparecer sola o combinada con astigmatismo (astigmatismo hipermetrópico).

Artículos de Hipermetropía

Tags relacionados con Hipermetropía