Linfoma

El linfoma es un cáncer del sistema linfático. El sistema linfático está formado por conductos que se ramifican por todo el cuerpo. También incluye el bazo, la médula espinal, el timo, el apéndice, las amígdalas y las placas de Peyer del intestino delgado. La función del sistema linfático es defender al organismo de infecciones y combatir procesos neoplásicos (cánceres).

Linfoma

El sistema linfático

El sistema linfático transporta la linfa, un líquido que contiene sustancias ajenas al organismo (como bacterias, virus,…), células muertas, células cancerosas, células dañadas, y un grupo de células denominadas linfocitos.

  • Los linfocitos B generan anticuerpos para combatir infecciones.
  • Los linfocitos T destruyen virus y células extrañas, y también activan a los linfocitos B para que generen anticuerpos.

Todas las sustancias transportadas por la linfa pasan por lo menos a través de un ganglio linfático, donde se filtran y destruyen las sustancias extrañas antes de que el líquido vuelva al torrente sanguíneo.

En los ganglios linfáticos los leucocitos (glóbulos blancos), pueden reunirse, interaccionar entre sí y con los antígenos, y generar respuestas inmunitarias contra los antígenos. 

  • Los ganglios linfáticos son pequeños órganos repartidos por todo el sistema linfático, que se agrupan en las zonas en los que los vasos linfáticos se ramifican, como el cuello, las axilas, las ingles, el abdomen, y el tórax.
  • En los ganglios linfáticos se produce la maduración y activación de los linfocitos para que realicen sus funciones.

Los linfomas pueden desarrollarse tanto a partir de los linfocitos B, como de los linfocitos T.

Existen dos tipos de linfomas:

  • Linfoma de Hodgkin
  • Linfoma no Hodgkin, que son más frecuentes.

LINFOMA DE HODGKIN

Se trata de un cáncer que se desarrolla a partir de linfocitos B que se encuentran en proceso de maduración/activación en el ganglio linfático. Se presenta con mayor frecuencia entre los 15 y los 40 años de edad, así como en mayores de 60 años.

Por qué se produce

El linfocito B sufre una alteración en los genes que regulan su capacidad para producir anticuerpos y se convierte en una célula incapaz de llevar a cabo su función fisiológica, por lo que debe ser eliminado en el ganglio linfático a través de un proceso de muerte celular programada.

Sin embargo, por causas desconocidas, este linfocito sobrevive en el ganglio linfático y escapa al control de las células encargadas de la vigilancia inmunológica, y prolifera de forma no controlada.

Causas del linfoma de Hodkin

Aunque es de causa desconocida, parece que la exposición al virus de Epstein-Barr (mononucleosis infecciosa) puede desempeñar un papel importante en su origen, sin embargo, hasta el momento no se ha podido establecer una prueba definitiva de ello.

Hay datos epidemiológicos que indican la posibilidad de que exista una predisposición hereditaria, así como una asociación con el hecho de sufrir síndromes de inmunodeficiencia hereditarios o adquiridos (como en una infección por VIH o tras recibir tratamiento para un trasplante de órganos) o padecer otros trastornos hereditarios (como artritis reumatoide, celiaquía, síndrome de Sjögren o lupus eritematoso sistémico).

Síntomas

El linfoma de Hodgkin suele detectarse a partir de la presencia de uno o más ganglios linfáticos aumentados de tamaño, habitualmente en el cuello, y a veces en axilas o ingle.

  • Los ganglios suelen ser indoloros.
  • Algunos enfermos pueden presentar fiebre, sudoración nocturna y pérdida de peso.
  • Otros una alteración en el patrón normal de la temperatura, con cifras elevadas durante unos días y otros bajas.
  • Con el tiempo aparece tos, dificultad respiratoria y molestias torácicas por el incremento del tamaño de los ganglios del tórax, o molestias abdominales cuando son los ganglios del abdomen y/o el bazo, los que incrementan su tamaño.

Diagnóstico

El diagnóstico se realiza a través de la biopsia de un ganglio linfático afectado. La presencia de células de Reed-Sternberg características, son las que permiten el diagnóstico.

Alteraciones en el hemograma y otros parámetros del análisis de sangre proporcionan evidencias adicionales.

Antes de proceder al tratamiento, es imprescindible determinar la extensión del proceso. Hay tres aspectos importantes:

  • Determinar la extensión de la enfermedad en los ganglios linfáticos.
  • Descartar la afectación de órganos no ganglionares (médula ósea, hígado, pulmón y hueso).
  • Evaluación de órganos (pulmones, corazón, médula ósea, hígado y riñones), para determinar su grado de tolerancia a los posibles tratamientos.

Para el estadiaje debe realizarse, además de un interrogatorio médico detallado:

  • Una exploración física completa, en busca de ganglios afectados, así como afectación abdominal o torácica.
  • Pruebas de laboratorio dirigidas a establecer tanto el recuento de células sanguíneas (hemograma), como valorar la funcionalidad renal y hepática, o buscar antecedentes de infecciones por virus de Epstein-Barr, hepatitis o VIH.
  • TAC de tórax, abdomen y pelvis, en busca de ganglios y órganos afectados.
  • PET/TC (Tomografía por emisión de positrones con fusión de imágenes con TAC), que permite conocer con más exactitud la extensión de la enfermedad.
  • Biopsia de médula ósea para los enfermos con recaída; y otras exploraciones, como estudios de funcionalidad respiratoria, gammagrafía ósea, etc.

Una vez realizados todos los estudios, se procede a la clasificación del caso. El tratamiento y el pronóstico del enfermo dependerán del estadio.

Tratamiento

La mayoría de las personas con linfoma de Hodgkin pueden curarse con quimioterapia asociada, o no, a radioterapia. Los pacientes que presentan una recaída suelen ser tratados con un trasplante de células madre.

Una vez finalizado el tratamiento, se realizan controles con regularidad para detectar posibles recaídas, así como efectos secundarios de los tratamientos realizados.

LINFOMA NO HODGKIN

Se trata de un grupo diverso de cánceres que se desarrollan en los linfocitos B o T, de causa desconocida, cuya incidencia incrementa con la edad.

Causas

Existen estudios que respaldan el papel de algunos virus como causa de algunos tipos de linfoma no Hodgkin.

También de enfermedades que pueden predisponer a su desarrollo, como los tratamientos previos con agentes supresores de la inmunidad, la quimioterapia, la radioterapia o el trasplante de órganos, enfermedades del tejido conectivo o incluso enfermedades gastrointestinales como el Crohn o la gastritis crónica por Helicobacter pylori.

Hay evidencias del riesgo de linfoma no Hodgkin en personas expuestas a plaguicidas.

Síntomas

El primer síntoma, a menudo, es la aparición de un aumento de tamaño, indoloro, de los ganglios linfáticos del cuello, axilas e ingles.

  • Pueden aparecer síntomas generales como fiebre, pérdida de peso, sudoración profusa, cansancio, falta de apetito y otros síntomas en función de los órganos y zonas afectadas.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico debe realizarse a través de la biopsia de un ganglio afectado que permitirá diferenciar entre las más de 50 variedades diferentes de enfermedades que pueden recibir la denominación de linfoma no hodgkiniano.

Antes de proceder al tratamiento, igual que en el linfoma de Hodgkin, deben practicarse múltiples estudios y pruebas diagnósticas que permitan establecer el estadiaje de la enfermedad y su pronóstico.

El tratamiento variará en función del subtipo histológico y del estadio, y puede incluir:

  • Quimioterapia, radioterapia o ambas.
  • Inmunoterapia, con o son quimioterapia.
  • Trasplante de células madre.

Una vez finalizado el tratamiento, se realizan controles con regularidad para detectar posibles recidivas. El tipo de pruebas a realizar depende de los factores de riesgo del paciente y del tipo de tratamiento realizado.

También debe controlarse la aparición de complicaciones derivadas de los tratamientos realizados.

MÁS INFORMACIÓN

Puedes encontrar más información y detalles sobre la clasificación y distintos tipos de linfomas Hodgkin y no Hodgkin en la web de la Sociedad Española de Oncología Médica:
 

Artículos de Linfoma