Llagas en la boca

Las úlceras bucales o aftas son heridas que aparecen en la boca y que tienen un aspecto característico, blanco o amarillento. A pesar de su reducido tamaño, pueden generar mucha molestia.

¿Por qué se producen?

Con frecuencia las aftas aparecen tras una lesión en la boca debido a un pinchazo, corte, mordisco… Por eso son habituales entre quienes llevan ortodoncia o dentaduras postizas: el roce con el objeto extraño puede producirlas.

Sin embargo, pueden generarse internamente como consecuencia de procesos infecciosos si nuestro sistema inmune está debilitado, o a raíz de cambios hormonales. Así, en trastornos autoinmunes como el lupus no es extraño que entre los síntomas se encuentren las llagas en la boca; también al mismo tiempo que infecciones comunes como las anginas o el herpes. Los problemas emocionales como el estrés, al atacar a nuestro sistema inmune, también pueden ser el origen de la aparición de aftas.

Las úlceras en la boca pueden estar señalando un déficit de vitaminas. Por eso, una vez descartadas las demás causas, y de manera preventiva, es importante asegurarnos de que nuestra dieta aporta una cantidad suficiente de vitaminas B y C.

¿Cómo tratarlas?

Las llagas desaparecen por sí solas en un período de entre 7 y 10 días. Sin embargo, pueden ser muy dolorosas y generar molestias para comer o hablar.

Para aliviar las molestias de las aftas es habitual recurrir a diversos métodos caseros; sin embargo, tanto el bicarbonato como el agua oxigenada pueden empeorar la lesión y, por tanto, el dolor. Los remedios basados en plantas pueden ser eficaces en este caso.

Existen también soluciones tópicas que pueden anestesiar la zona y acelerar la cicatrización. Además, aplicarlas puede proteger la herida del impulso involuntario de tocarla con los labios, los dientes o la lengua. Evitar el contacto ayudará a la curación natural de la úlcera.

¿Cómo prevenirlas?

Mantener una buena higiene bucal disminuye el riesgo no solo de padecer caries, sino también aftas. El uso de enjuague bucal puede mantener a raya las bacterias en la boca, y además puede aliviar los síntomas una vez que aparecen las llagas.

Una dieta equilibrada, que aporte las cantidades necesarias de hierro, vitaminas B y C, evita el riesgo de sufrir llagas en la boca.

Por otra parte, una buena hidratación contribuye a acelerar la curación.

Artículos de Llagas en la boca

Tags relacionados con Llagas en la boca