Parkinson

Esta enfermedad crónica y degenerativa afecta al sistema nervioso central, generando alteraciones del movimiento. No es mortal, pero puede resultar muy difícil para el paciente convivir con sus síntomas.

¿Por qué se produce?

Parece que la causa principal es que nuestro cuerpo no produce suficiente dopamina, lo que genera síntomas motores: temblor, rigidez… Pero además hay otros neurotransmisores implicados, con lo que a estos se suman otros síntomas que suelen aparecer antes que los relacionados con el movimiento pero no suelen asociarse a la enfermedad hasta que se detectan también las alteraciones motoras.

El origen aún no está bien establecido: si bien parece que hay un componente hereditario, no es mayoritario. El diagnóstico es más habitual entre personas mayores, pero no es una enfermedad exclusiva de la vejez: el 30% de las personas que tienen Parkinson tienen menos de 65 años.

¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad de Parkinson?

La Parkinson’s Foundation ha desarrollado un decálogo de síntomas para favorecer el diagnóstico temprano:

  • Temblor en las extremidades o en el mentón y los labios.
  • Disminución del tamaño de la propia letra, o un cambio radical y repentino en la escritura.
  • Pérdida del olfato, sobre todo en algunos alimentos concretos.
  • Movimientos agitados durante el sueño.
  • Dificultad al caminar o al moverse, sensación de rigidez.
  • Estreñimiento frecuente.
  • Cambios en el volumen de la voz, que es más baja o más ronca.
  • Falta de expresividad facial, el llamado “aspecto de máscara”; o falta de parpadeo.
  • Mareos o desmayos al moverse, síntomas de una bajada de presión arterial.
  • Encorvamiento de la espalda que no puede deberse a lesiones, enfermedades o problemas con los huesos.

Tratamiento para el Parkinson

Al no estar claros el origen o las causas, tampoco existe una cura para la enfermedad de Parkinson.

Sin embargo, algunos medicamentos como los precursores de la dopamina, los inhibidores de la MAO-B/COMT (la enzima que la degrada) o los agonistas de la dopamina, que activan los receptores de dopamina en el cerebro, así como anticolinérgicos o amantadina, pueden reducir los síntomas.

La fisioterapia o la logopedia pueden ayudar con las dificultades motoras y expresivas.

En casos graves, se ha utilizado la cirugía para aplicar una estimulación cerebral profunda de las áreas implicadas en el movimiento mediante electrodos implantados en el cerebro.

Más información

 

Artículos de Parkinson

Tags relacionados con Parkinson