Sangre en la orina (hematuria)

Aunque no siempre se debe a una enfermedad grave, si una persona presenta sangre en la orina debe acudir al médico lo antes posible para que averigüe el origen y pueda poner el tratamiento más adecuado. Sin embargo, no hay que asustarse ya que las causas pueden ser muy diversas y la mayoría de ellas son leves y tienen fácil solución. 

Sarna

La sarna o escabiosis es una enfermedad contagiosa de la piel causada por un insecto diminuto, el Sarcoptes scabiei, un ácaro que parasita la piel. Este parásito vive en túneles que excava en la capa más superficial de la piel y en los que deposita sus huevos. 

Sepsis o septicemia

La sepsis o septicemia es una infección que se extiende a través de la sangre y que, si no se da con el fármaco adecuado, puede llegar a revestir gravedad. Se considera una de las situaciones más difíciles con la que los médicos tienen que lidiar. El tiempo es vital, por lo que hay que estar atentos a toda herida infectada. 

Síndrome del túnel carpiano

El síndrome del túnel carpiano es un trastorno doloroso que afecta a la muñeca y la mano, y que puede llegar a resultar incapacitante. Sin embargo, no es grave, su detección no es complicada y, lo más importante, tiene solución. 

Sinusitis

La sinusitus no es una enfermedad grave, pero conviene acudir al médico ante la mínima sospecha para evitar que se cronifique, ya que, entre otros síntomas, puede dificultar la respiración y provocar dolores de cabeza persistentes.