Sarna

La sarna o escabiosis es una enfermedad contagiosa de la piel causada por un insecto diminuto, el Sarcoptes scabiei, un ácaro que parasita la piel. Este parásito vive en túneles que excava en la capa más superficial de la piel y en los que deposita sus huevos. 

Por la Dra. Rita Sahún Font, licenciada en Medicina y Cirugía

La sarna se transmite fácilmente de una persona a otra por contacto físico, aunque también puede transmitirse a través de los animales o de objetos inanimados infestados (toallas, sábanas, ropa).

No existe una asociación clara entre la sarna y una higiene deficiente. No se trata de una enfermedad infrecuente, y puede afectar tanto a niños como adultos, de cualquier clase social. Son factores de riesgo el hacinamiento (residencias de ancianos, internados, cárceles) y alteraciones en la inmunidad.

Síntomas de la sarna

El principal síntoma de la sarna es un intenso picor (prurito), que clásicamente empeora por la noche, aunque el momento del día no es específico.

La forma más característica de la sarna se presenta como una erupción de pequeños bultos rojos diminutos en los espacios entre los dedos, zona de flexión de la muñeca y el codo, pliegues axilares, alrededor de la cintura o en la región inferior de las nalgas. También pueden aparecer en otras partes del cuerpo, incluidas las mamas y el pene. La cara no suele afectarse.

La presencia de lesiones en forma de túneles o surcos, en general en muñecas, manos o pies, es característica de la enfermedad, y se manifiesta como líneas finas, onduladas y ligeramente descamadas de hasta 1 cm de longitud.

A veces se puede observar un punto oscuro en uno de los extremos (el ácaro). Estas lesiones específicas no las encontramos de forma constante, pero cuando aparecen son sugestivas de la enfermedad.

Existen formas atípicas de presentación, como la presencia de nódulos en personas de piel oscura; afectación de palmas de las manos, plantas de los pies, cuero cabelludo o pliegues de detrás de las orejas en bebés; prurito muy intenso sin apenas lesiones en ancianos (lo que dificulta el diagnóstico); odescamación no pruriginosa generalizada en personas con el sistema inmunológico comprometido.

Existen otras formas de sarna:

  • La escabiosis costrosa, que aparece en personas con una respuesta inmunitaria inadecuada, que permite una proliferación exagerada de ácaros. En condiciones normales la persona afectada presenta entre 10 y 12 ácaros, y en la escabiosis costrosa puede llegar a millones. Las lesiones aparecen en forma de costras rojizas descamativas en manos, pies y cuero cabelludo.
  • La escabiosis nodular, que es más frecuente en bebes y niños pequeños. Se produce por una hipersensibilidad a los ácaros, y en este caso la enfermedad se presenta como nódulos en la ingle, los genitales, los pliegues de la axila y las nalgas. Los nódulos pueden persistir meses a pesar de la eliminación de los ácaros.
  • La escabiosis ampollosa es más frecuente en niños.
  • La escabiosis de cuero cabelludo ocurre en bebés y personas con la inmunidad comprometida.
  • La escabiosis incógnita es una forma generalizada y atípica en pacientes que usan corticosteroides tópicos.

DIAGNÓSTICO

La sarna se sospecha a través de los hallazgos físicos, sobre todo por la presencia de surcos, el prurito y la presencia de síntomas similares en las personas que conviven con el paciente.

El diagnóstico se confirma mediante la visualización de ácaros, huevos o excrementos del ácaro en el examen microscópico del material raspado de las lesiones.

TRATAMIENTO de la sarna

El tratamiento de la sarna incluye el tratamiento de los miembros de la familia y de cualquier persona con la que haya existido contacto cercano.

Se realiza tratamiento con escabicidas tópicos u orales. La permetrina es el tratamiento de primera elección, aunque también se usa lindano como segunda elección por los posibles efectos tóxicos.

  • En adultos y niños de 2 años o más, debe aplicarse permetrina o lindano en todo el cuerpo, desde el cuello hacia abajo, y lavar pasadas de 8 a 14 horas. Es necesario repetir el tratamiento a los 7 días.
  • En bebes y niños menores de 2 años, debe aplicarse permetrina en la cabeza y el cuello, evitando la zona de alrededor de los ojos y de alrededor de la boca. Se debe aplicar crema en los pliegues de la piel, las uñas de las manos y los pies y en el ombligo.
  • El uso de manoplas en los lactantes evita que se lleven la permetrina a la boca. El lindano no está recomendado en estas edades, ni en personas con epilepsia.
  • El precipitado de azufre al 6 ó 10% en vaselina, aplicado cada 24 horas durante 3 días consecutivos también es un tratamiento eficaz y seguro en bebés menores de 2 meses edad.
  • La ivermectina por vía oral puede estar indicada en personas que tienen un caso grave de sarna, que no responden al tratamiento tópico o que tienen un sistema inmunológico debilitado. Se usa también en brotes por contacto como puede ocurrir en una residencia de ancianos.

Los contactos cercanos deben tratarse al mismo tiempo y deben tratarse los objetos personales (toallas, ropa, sábanas), que deben ser lavados con agua caliente y secarse con calor o aislarse al menos 3 días (por ejemplo en una bolsa de plástico cerrada).

Después de matar los ácaros, es posible que todavía exista picor y lesiones, que pueden tratarse con pomadas de corticosteroides o antihistamínicos orales. También puede ser necesario el tratamiento de infecciones secundarias con antibióticos sistémicos o tópicos.

Los síntomas y signos de la sarna pueden permanecer hasta 3 semanas después de haber eliminado a los ácaros, por lo que a veces es difícil valorar si el tratamiento realizado ha sido efectivo.

¿Cómo evitar el contagio de la sarna?

Para evitar que la sarna se contagie es muy importante:

  • Acudir al médico tan pronto como se inicien los síntomas.
  • Tratar al enfermo, a los miembros de la familia y a cualquier persona que haya tenido contacto (incluido el contacto sexual).

Es clave eliminar los ácaros de la ropa, toallas y sábanas. Puede hacerse de varias formas:

  • Lavarlas en agua caliente y secarlas a alta temperatura (secadora).
  • Lavarlas en seco.
  • Introducirlas durante 3 días por lo menos en una bolsa de plástico cerrada para que los ácaros mueran.

Y sobre todo recordar que la mayoría de las personas contraen la sarna en un lugar donde hay mucha gente, como en una residencia, escuela o en el ejército. La sarna no está relacionada con una falta de higiene.

Más información

Artículos de Sarna

Tags relacionados con Sarna