anna ferrer

Actualizado el

anna ferrer

La Fundación Vicente Ferrer ha impulsado una red sanitaria de calidad en la zona rural, ¿cómo lo habéis hecho?

Nuestro sistema sanitario se lo debemos a los profesionales españoles con muchísima experiencia que han venido en estos últimos 20 años para ayudarnos a formar a nuestro personal. Gracias a su apoyo continuo tenemos uno de los pocos hospitales situados en una zona rural en la India que funciona muy bien, y esto es muy importante para la vida de las personas que ganan un jornal al día. Visitar al médico supone no trabajar y no ganar dinero, así que cuando están enfermos se lo piensan mucho antes ir al hospital.

En cuanto a su salud, ¿cuál es la principal preocupación de las mujeres?

El parto es lo que más les preocupa. Cuando yo empecé a ir a los pueblos me decían: “Anna, queremos partos seguros para nuestras mujeres”, porque en aquella época muchas mujeres y bebés morían en el momento de dar a luz.

Hemos tardado 20-25 años en lograrlo. En el año 2000 ya teníamos el primer hospital de buen nivel en zona rural y ahora ya contamos con tres que hacen que 14.000 mujeres tengan un parto seguro. Me lo pidieron hace 50 años, pero aunque se tarde dos años en construir un hospital, hacer que funcione bien puede tardar 10 años o más. También es necesario que las personas cambien su forma de pensar, su mentalidad…, que valoren la educación nos ha llevado 20 años. El desarrollo es un proceso.

Les ofrecéis curas a sus enfermedades, pero ¿se hacen controles rutinarios como medida preventiva?

No, es necesario concienciarlos porque, como ya he comentado, no quieren salir del pueblo, perder ese día de trabajo y así su jornal. Siempre van cuando la enfermedad ha empeorado.
En el caso de las embarazadas, tanto el Gobierno como nosotros, tenemos un programa de sanidad pública en los pueblos donde trabajamos para convencer a las mujeres de lo necesario que es hacerse revisiones durante estos nueve meses.

Antes pensaban que solo necesitaban ir si había una complicación, pero hoy en día, después de casi 50 años, comprenden que son necesarios estos controles, aunque se hagan el primero a los cinco meses de embarazo y algunas no vuelvan otra vez hasta cumplir los nueve. Aún así, ya se ve que se ha mejorado mucho.

Sabemos que la alimentación es la base de una buena salud, ¿es posible garantizarles una dieta equilibrada?

No, aunque este problema también ha mejorado. Antes solo hacían una comida al día y muy pobre. Yo he visto cómo en los pueblos solo tenían boniatos y una salsa de chilly, sal y cebolla. Hoy en día comen por la mañana y por la tarde, toman arroz hervido y le ponen una cucharada de lentejas, porque es muy caro, verduras y huevos.

La consecuencia de esta malnutrición, y de una sociedad patriarcal donde primero se sirve a los hombres y las mujeres comen lo que queda, es que el 60% de la población femenina sufre anemia crónica. Para la población india esto es normal, así que uno de nuestros objetivos es tratar de concienciar a las mujeres y sus maridos de que la anemia no es normal y supone un riesgo durante el embarazo, el parto, que provoca cansancio… Vamos a hacer un programa de educación, concienciación, análisis, tratamiento y seguimiento.

Tú puedes ayudar

Son muchos los avances que ha logrado la Fundación Vicente Ferrer para una población tan desfavorecida como es la india y tú también puedes formar parte de este gran proyecto.

¿Deseas aportar tu granito de arena?

Apadrina a un niño, a partir de 21€ al mes y contribuye a su desarrollo y al de su comunidad. Y estas navidades, ¿por qué no regalar valores? Haz #ELHIPERREGALO, una cajita que incluye información sobre el niño apadrinado y el material necesario para ponerse en contacto con él. Como menciona Anna Ferrer en la entrevista: “Un aportación son 20 euros, pero cuando las pones todas juntas puedes subir montañas, puedes ayudar a muchísima gente, y al final puedes conquistar la pobreza”.