Qué es la diástasis abdominal y cómo se trata

El embarazo, el parto, el sobrepeso, un traumatismo... pueden causar una separación excesiva de los músculos rectos del abdomen. Además de ser un problema estético, puede tener consecuencias funcionales, pero la fisioterapia ayuda a resolverlo.

Actualizado a
Dr. Antonio Meldaña
Dr. Antonio Meldaña Sánchez

Fisioterapeuta y Director de la Unidad de Suelo Pélvico (Pelvicus) del Hospital San Rafael

Nuria Blasco

Periodista

Qué es la diástasis abdominal y cómo se soluciona
iStock by Getty Images

Los rectos abdominales son los músculos que forman las dos hileras verticales centrales del abdomen que constituyen la famosa “tableta”.

Estos músculos están unidos entre sí mediante la línea alba, que está formada por una red de tejido conectivo, y van desde la cara anterior de las costillas a la parte superior del pubis, pasando por el ombligo.

Entre sus funciones están ayudarnos a mantenernos erguidos, a flexionar el tronco hacia adelante, a mantener las vísceras en su lugar y también participan en la respiración.

Qué es la diástasis abdominal

La diástasis abdominal es la separación de estos músculos rectos del abdomen como consecuencia de una distensión o rotura de la fascia (tejido conectivo) que envuelve y une estos músculos abdominales. Debido a ello, el abdomen pierde su rigidez.

Normalmente, una separación de dos centímetros y medio ya se considera diástasis abdominal.

La diástasis puede ser:

  • Funcional: cuando hay una separación de los rectos abdominales por sobreestiramiento de la membrana conectiva que los une. No hay rotura sino un adelgazamiento del tejido.
  • Anatómica: cuando la separación es mucho más grande, con rotura de la membrana que puede producir hernias de las vísceras e intestinos.

Por qué aparece la diástasis

“Habitualmente se produce durante el embarazo o durante el momento del expulsivo en el parto en la mujer. También puede aparecer tras cirugías de la pared abdominal, por traumatismos en esta zona o en situaciones de obesidad por sobredistensión de estos músculos”, explica el Dr. Antonio Meldaña Sánchez, Fisioterapeuta y Director de la Unidad de Suelo Pélvico (Pelvicus) del Hospital San Rafael.

  • En el caso de las mujeres gestantes, aumenta el riesgo en los embarazos múltiples, con bebés de mucho peso, si la mujer embarazada tiene poco tono muscular o si en el parto tiene una etapa prolongada de pujo.
  • También es una situación de riesgo realizar un trabajo o ejercicio de esfuerzo repetido o incorrecto que repercuta sobre la zona abdominal ya que pueden producir la diástasis.
  • Por otro lado, el estreñimiento y la tos pueden afectar negativamente.

Cómo se detecta una diástasis abdominal

La valoración manual mediante una palpación por parte de un fisioterapeuta es suficiente para confirmar su existencia.

“Cuando hay una diástasis, se aprecia una deformidad de la parte central anterior del abdomen que en situación de reposo puede apreciarse distendido hacia delante”, explica el Dr. Meldaña.

Además de este abombamiento del abdomen, "en ocasiones también pueden aparecer roturas puntuales en alguna zona del abdomen central por las que, con los aumentos de presión abdominal, aparecen algunas estructuras intestinales en forma de hernias”, añade.

El diagnóstico puede completarse realizando una ecografía funcional de la pared abdominal.

Una cuestión estética y funcional

Además de la cuestión estética, la diástasis abdominal suele asociarse a problemas de dolor lumbar y como factor de riesgo para disfunciones de suelo pélvico, tales como la incontinencia urinaria o el prolapso.

“La evidencia científica más reciente no ha podido confirmar que la diástasis se pueda relacionar con más probabilidad de sufrir problemas de espalda o disfunciones de suelo pélvico, aunque teóricamente podría estar relacionado”.

“Lo que si ha demostrado es que empeora la calidad de vida de las mujeres que la sufren por un deterioro de su imagen física, provocando también sensaciones de molestias abdominales”, afirma el fisioterapeuta.

  • Además, puede suponer la complicación de las hernias abdominales y se puede llegar a precisar la intervención quirúrgica en los casos más graves.

Por ello, es importante tomar conciencia sobre esta lesión para tratarla y reducir así los problemas asociados.

Cómo puede recuperarse

Todo va a depender de la gravedad de la misma, y las opciones son el tratamiento de fisioterapia solo o fisioterapia más cirugía.

  • En caso de que se haya producido por el embarazo o parto, la recuperación puede empezar tras la revisión médica del puerperio y en algunos casos antes si hay un control médico que lo permita.

Para una mayor eficacia y rapidez en la recuperación, es importante empezar el tratamiento cuanto antes, sin embargo, aunque haya pasado más de un año del parto, sigue siendo posible recuperarse de la diástasis abdominal.

El tratamiento para la diástasis

Dependiendo de cada caso, se pauta un tipo de recuperación específica porque no hay un tipo de ejercicios concretos y recomendables para todas las mujeres.

“Es necesario hacer una evaluación funcional y ecográfica de la pared abdominal y de las estructuras viscerales y musculares de la pelvis menor. A partir de aquí un fisioterapeuta debe indicar la intensidad y el tipo de recuperación funcional en cada caso”, afirma Antonio Meldaña.

“Sin duda los ejercicios que mejor funcionan, según la evidencia disponible, son aquellos que engloban toda la pared abdominal, incluidos los rectos abdominales, si esta responde de forma fisiológica y si lo ejercicios no dañan la estática pelviana visceral”, describe.

“Cuando la respuesta no es fisiológica, es necesario empezar por ejercicios de control motor de la pared abdominal lateral y, cuando esto está conseguido, incluir los rectos abdominales”.

  • Las sesiones inicialmente deben ser individualizadas bajo control ecográfico.
  • Posteriormente, una vez que los ejercicios están reeducados y comprobados en su eficacia e inocuidad, deben ser practicados habitualmente, al menos, durante ocho semanas.
  • Como última opción, cuando el tratamiento de fisioterapia no es efectivo en la recuperación de la diástasis, puede ser necesaria la cirugía para poder solucionar el problema.

Qué tipo de ejercicios es mejor evitar

Si hay diástasis abdominal, hay que tener cuidado con el tipo de ejercicio que realizamos, pues algunos son contraproducentes y pueden agravar la lesión.

  • Debes evitar los abdominales clásicos. Básicamente es que hay que evitar la hiperpresión en esta zona así que mejor evitar abdominales u oblicuos que exijan fuerza directa en el abdomen.
  • Las pesas o el crosfit, por ejemplo, aquella actividad que ejerce fuerza en el core, la parte central del cuerpo, es mejor evitralo al principio del tratamiento.

Los ejercicios de fisioterapia dirigidos por un especialista son ideales en estos casos.

"Estos músculos y su entrenamiento influyen en otras estructuras de la columna lumbopélvica y vísceras y músculos de la pelvis menor, por lo que es necesario un control por parte de un fisioterapeuta que maneje la ecografía funcional para su control”, explica el Director de la Unidad de Suelo Pélvico (Pelvicus) del Hospital San Rafael.

¿Es conveniente usar una faja?

En algunas ocasiones es recomendable usar una faja para ayudar en la recuperación, pero no en todos los casos. Esta puede ayudar a disminuir la distancia entre los rectos abdominales en un primer periodo de la recuperación.

  • El tipo de faja y cuando debe ser utilizada debe ser analizado e indicado en cada caso por el especialista.

Cuidados fuera de la consulta

Además de realizar los ejercicios bajo la guía del fisioterapeuta, es importante tener una serie de cuidados en los hábitos diarios para no empeorar el problema.

  • En las primeras fases tras detectar la diástasis, es conveniente no realizar esfuerzos como pasar de la postura de tumbado a sentado flexionando el tronco hacia delante, sino que se recomienda ponerse de lado y luego sentarse”.
  • Tampoco es conveniente “realizar esfuerzos que conlleven pesos importantes o ejercicios que supongan un trabajo importante de los rectos abdominales, coger pesos por ejemplo, sin haber realizado antes una valoración mediante ecografía funcional”, concluye el Dr. Meldaña.