Asesorado por la Dra. Susan Judas

Por Soledad López, periodista especializada en salud

microbiota vaginal fertilidad

En la fertilidad de la mujer influyen muchos factores (edad, enfermedades, obesidad...) pero cada vez hay más evidencia científica de que una microbiota o flora vaginal desequilibrada puede ser un obstáculo más para quedarse embaraza.

La Dr Susan Judas, colaborada de Nutribiótica, ha estudiado la estrecha relación entre microbiota y fertilidad y nos explica las razones de este vínculo tan estrecho.

La función de la microbiota vaginal

La flora vaginal, o flora de Döderlein (1860-1941) en honor al ginecólogo alemán que la descubrió, no es un concepto nuevo en medicina.

Pero hasta no hace mucho lo único que se sabía de ella es que las alteraciones en los microorganismos que la habitan podían provocar infecciones oportunistas y poco más.

Sin embargo, tal y como nos explica la Dra. Judas, actualmente ya se conoce que su función es vital para mantener a raya patógenos. Así lo hace:

  • La flora vaginal se compone de Lactobacillus que generan ácido láctico, lo que da lugar a un pH inferior en la vagina, cosa que no gusta a bacterias como la E. Coli (causante de las infecciones de orina) u hongos como la Candida (provoca candidiasis), evitando que se adhieran a la mucosa de la vagina, crezcan y se multipliquen.
  • Fabrica bactericinas que, directamente, matan a los patógenos.
  • Genera también peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) que evita también el crecimiento de microorganismos dañinos.

la flora vaginal de una mujer fértil y de una infértil

La Dra. Susan Judas asegura que las investigaciones realizadas en este sentido revelan una flora vaginal total opuesta.

En mujeres fértiles

  • Predominan básicamente los Lactobacillus y en segundo lugar los Micrococcus.
  • La suma de estas dos especies conforma casi la mitad de los microorganismos a nivel vaginal, con pequeñas poblaciones de muchas otras especies.
  • De hecho, en las mujeres fértiles solo un 7% sufre vaginosis (alteración de la flora vaginal) asintomática.

En mujeres con problemas de fertilidad

  • Un tercio de las mujeres infértiles sufren alteraciones de la flora vaginal.
  • Se ha visto que los Lactobacillus son prácticamente inexistentes (apenas un 3,5%) y no hay Micrococcus.
  • La especie reina es la Candida, seguida de Enterococcus. Entre ambas acaparan el 50% de la microbiota vaginal. También hay poblaciones muy elevadas de E. Coli y Staphylococcus

la flora es clave para que el esperma madure

Una microbiota vaginal desequilibrada crea un ambiente muy poco favorable para que el espermatozoide madure.

  • No hay que olvidar que el espermatozoide está inmaduro al llegar a la vagina, y es en el camino hasta el óvulo donde adquiere la capacidad para fecundar.
  • La vagina es un tramo importante en este proceso de maduración del espermatozoide. Aquí se producen una serie de cambios en el esperma gracias a la microbiota vaginal.
  • Pero si está alterada y predominan patógenos, esos cambios no se producen correctamente y el resultado es un semen menos útil para fecundar.

un factor a valorar si el embarazado no llega

Está claro que la flora vaginal no es una causa única de infertilidad, pero sí un factor que, sin duda, suma y dificulta la concepción.

  • Cuando una pareja tiene dificultades para concebir debe acudir al ginecólogo para hacer estudios de compatibilidad y pruebas que descarten un problema físico o genético que dificulte el embarazo.

"Pero si no hay problemas de compatibilidad y los resultados de las pruebas no revelan ninguna anomalía, hay que valorar otros factores como el sobrepeso (dificulta en gran medida la concepción) y la microbiota vaginal", asegura la Dra. Susan Judas.

"Si no tratas la flora vaginal, puede que acabes invirtiendo un dineral en tratamientos de fertilidad porque no hay un ambiente favorable para la maduración del esperma", prosigue.

"Además, si la flora vaginal está alterada probablemente esté alterada la del intestino, lo que generará inflamación crónica de bajo grado en el organismo que no favorece para nada un embarazo", concluye.

Cómo cuidar la flora vaginal

Los ginecólogos cada vez tienen más en cuenta la importancia de la microbiota y de otros factores como el peso para conseguir un embarazo.

Un desequilibrio en la flora vaginal puede corregirse con la toma de probióticos tanto orales como vaginales. Estos ayudan a equilibrar tanto la flora vaginal como la intestinal. Resulta muy importante regular esta última porque es muy fácil el paso de patógenos procedentes de las heces como la E. Coli a la vagina.

  • Obviamente, si hay infección de orina o candidiasis deberá tratarse con fármacos. La primera se trata con antibióticos y la segunda con antifúngicos.

En caso de candidiasis de repetición que no responden a los tratamientos, también existe la posibilidad de la vacuna.