Cómo elegir bien la talla y el tipo de sujetador

Tanto la piel como las estructuras internas de nuestros senos necesitan "respirar" y por eso deberías pasar varias horas al día sin sujetador. Pero para cuando lo uses, estos consejos te ayudarán a acertar en la talla y el tipo que se adapten mejor.

Actualizado a
Dra. Margarita Gómez del Valle
Dra. Margarita Gómez del Valle

Ginecóloga del Hospital Universitari General de Catalunya

Eva Mimbrero
Eva Mimbrero

Periodista especializada en salud

Cómo elegir la talla y el tipo de sujetador que mejor se adapta a tu pecho
Archivo RBA

Con aros, sin aros, de efecto push up, de tirantes finos, fabricado con algodón, con o sin puntilla... Tipos de sujetadores hay muchos, y escoger el que se adapte a tu pecho no siempre es fácil. Es una elección a la que muchas mujeres no le dan la importancia que realmente se merece.

Hacerlo bien puede evitarte sustos

Según un estudio de hace unos años, 7 de cada 10 españolas llevan una talla incorrecta de sujetador. Y aunque la cifra ha podido variar, la tendencia a elegirlo más por una cuestión estética que por salud sigue predominando.

Por qué no te convienen los que aprietan y levantan

Los sujetadores tipo push up suben el pecho a costa de comprimirlo, adoptando una posición que puede acabar provocando varias molestias.

  • Si el sujetador te comprime mucho, el tejido mamario puede endurecerse por el roce constante (sobre todo por la zona de los aros, si los eliges con ellos). Incluso es posible que se formen bultos que, aunque son benignos, en un primer momento pueden asustarte.
  • Otra posible consecuencia son heridas y lesiones.

Si el sujetador deja marcas en el piel, es que te aprieta demasiado.

Que te vayan muy sueltos también es un error

Esto es especialmente importante si tienes bastante pecho.

Si tu sujetador no te proporciona la sujeción suficiente, las mamas tenderán a caer, aumentando la presión en ciertos puntos.

  • Es muy probable, por ejemplo, que la tira de la espalda quede por encima de la línea de los pezones y que los tirantes se te claven en los hombros, generando malas posturas, molestias, dolor o contracturas en el cuello.

Lo ideal en estos casos es elegir modelos tanto con los tirantes como con el contorno de la espalda anchos. Y, como no, optar por una talla adecuada para que la sujeción sea la mejor para tu pecho.

Cómo saber cuál es tu talla

Si te preguntan cuál es tu talla de sujetador, seguramente darás una cifra (90,. 95...). Pero no solo es importante conocer este número, relacionado con el contorno. También hay que tener muy en cuenta la copa (A, B, C...).

Tu talla puede cambiar

El cuerpo, y lógicamente también el pecho, van cambiando a medida que cumplimos años. Por eso es importante revisar de vez en cuando qué talla de sujetador te corresponde.

Ten en cuenta que los días previos a la regla las mamas pueden estar más hinchadas

  • Hazlo sobre todo si tu peso ha variado últimamente (tanto si has engordado como si has adelgazado).

Paso a paso para medirte bien

  • Primero, mide el contorno. Coloca una cinta métrica justo debajo del pecho. Rodea el tronco y apunta la cifra. Por ejemplo, puede ser 75 cm.
  • Luego, haz lo mismo con la copa. Sube el metro a la altura de los pezones. Rodea la espalda y anota el número. Por ejemplo, 93 cm.

Así puedes calcular tu talla de sujetador

Siguiendo con las cifras que te hemos puesto a modo de ejemplo...

Copa: Réstale la medición del contorno. 93 cm - 75 cm = 18.
Revisa el número obtenido (y la copa que le corresponde) en la siguiente lista:

  • De 12 a 14: copa A
  • De 15 a 16: copa B
  • De 17 a 18: copa C
  • De 19 a 20: copa D
  • De 21 a 22: copa E
  • De 23 a 24: copa F

Contorno: Suma 15 a la cifra obtenida en la medición. 75 cm + 15 = 90

Así, la talla que correspondería al ejemplo sería la 90 C.

El material también importa

A la hora de elegir sujetador, no solo hay que tener en cuenta el tipo y la talla: también el tejido con el que está elaborado.

Mejor de algodón que de blonda

Los tejidos naturales, como el algodón, son suaves al tacto y transpirables.

  • En cambio, los sujetadores con encaje suelen estar elaborados con materiales sintéticos como la licra o el elastano, más proclives a provocar irritaciones. Además, al ser más elásticos, no suelen aguantar y repartir tan bien el peso.

Los rellenos pueden irritar la zona

Ocurre sobre todo en verano o si los usas para hacer deporte.

  • Piensa que el relleno impide una correcta transpiración de las mamas, y la acumulación de sudor en ellas facilita que se enrojezcan y molesten al roce.
  • Para hacer ejercicio lo mejor es usar sujetadores diseñados para ello. Sujetan bien las mamas sin comprimirlas y reducen su movimiento, que puede ser muy molesto sobre todo si se tiene mucho pecho.

Apuesta por las formas simples y cómodas

Afortunadamente la oferta de sujetadores sin aros o sin costuras fabricados con tejidos naturales y que aseguran una buena sujeción es cada vez más amplia. En las tiendas especializadas pueden asesorarte al respecto.