Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Método ropa: maternidad compartida en parejas de mujeres
iStock by Getty Images

Para una pareja de mujeres que desea tener hijos, hasta no hace mucho la opción más habitual era que una de ellas se sometiera a un tratamiento de fertilidad y se quedara embarazada con semen de donante, a no ser que se plantearan otras opciones como la adopción.

Si no hay problemas de fertilidad el procedimiento es sencillo. Solo plantea una cuestión: una mujer se convierte en la protagonista de todo el proceso de gestación y la otra queda un tanto al margen.

El método ROPA (Recepción de Ovocitos de la Pareja) permite que las parejas de mujeres puedan vivir una maternidad compartida desde el inicio:

  • Una es la mamá genética porque aporta el óvulo; y la otra es la madre biológica porque lo gesta en su vientre.

Involucrarse por igual en la maternidad

El Dr. Agustín Ballesteros, Director de IVI Barcelona, explica en qué consiste el método ROPA:

  • "Mediante fecundación in vitro, en el laboratorio se fecunda el óvulo de una de las mujeres con el espermatozoide de un donante".
  • "El embrión que resulta de ese proceso se transfiere al útero de la otra mujer, que lo gestará durante 9 meses".

El método ROPA consigue que las dos mujeres se involucren por igual en la maternidad más que con ninguna otra técnica, por eso es una de las más demandadas y utilizadas en parejas de mujeres homosexuales.

madre genética y madre gestante

Cuando dos mujeres quieren ser madres y optan por el método ROPA, deben decidir quién de las dos se quedará embarazada.

La elección puede ser propia si no presentan ningún problema y son dos perfiles de mujeres similares, aunque al final se aplican casi siempre criterios médicos.

Por eso el primer paso en ese camino hacia la maternidad se inicia con una evaluación ginecológica de ambas mujeres para que el especialista recomiende a la pareja la forma de maximizar las posibilidades de embarazo.

El Dr. Ballesteros explica las causas que pueden influir a la hora de decidir cuál va a ser la madre genética y cuál la gestante:

  • "Puede haber casos en los que una de las mujeres no tenga ovocitos o que no sean de calidad; o que incluso haya ausencia o disfunción severa de los ovarios. En este supuesto, esa mujer puede ser la gestante y la otra la madre genética, que es la que aporta óvulos", explica.
  • "También hay casos en que una de las mujeres presenta alteraciones cromosómicas o genéticas. En este caso también será ella quien se quede embarazada, ya que la otra tiene que aportar el material genético, es decir, el óvulo", aclara.

Obviamente, en el caso de que ni una ni otra dispongan de óvulos aptos para ser fecundados, el método ROPA no podría aplicarse porque habría que recurrir a una donación de óvulos.

El proceso paso a paso

Con este método, las dos mujeres son protagonistas en un momento u otro del proceso hasta la llegada del bebé.

  • La madre genética, la que aporta el óvulo, es la protagonista al inicio del tratamiento, es decir, en la estimulación ovárica y la extracción del óvulo.
  • Cuando esto ya se ha conseguido y se tiene el embrión, es el momento de la otra mujer.
  • A ella se le prepara el endometrio y se le realiza la transferencia del mejor embrión, conseguido gracias al óvulo de su pareja.
  • El proceso culmina con la consecución del embarazo.

Por regla general, la prueba de embarazo en sangre se realiza once días después de la transferencia. Si da positiva, empieza una fase importante y bonita para ambas mujeres.