Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Operaciones ginecológicas vía vaginal para reducir el dolor postoperatorio
iStock by Getty Images

El postoperatorio de operaciones ginecológicas como la histerectomía (extirpación del útero) puede ser muy doloroso si la intervención se practica de forma clásica con una incisión abdominal.

De hecho, esta intervención tiene un riesgo considerable de desarrollar lo que se conoce como "dolor crónico postoperatorio".

  • Se considera que hay dolor crónico postoperatorio cuando el dolor persiste 3 o 4 meses después de la cirugía, es diferente al que sufría el paciente antes de ser intervenido y no puede atribuirse a ninguna enfermedad.

Pero ese dolor postoperatorio puede reducirse en gran medida si la intervención se realiza por laparoscopia a través de la vagina, sin necesidad de realizar ninguna incisión.

Y si hay menos dolor la paciente se recupera más rápido, vuelve a su vida normal antes y, sobre todo, sufre menos.

El Hospital El Pilar de Barcelona, del Grupo Quirónsalud, ha sido pionero en España en intervenir mediante esta técnica en operaciones ginecológicas.

Operar a través de orificios naturales

En cirugía, el tamaño de la incisión sí importa porque tiene un gran impacto en el postoperatorio, y la tecnología ha sido clave para salvar este obstáculo.

La cirugía endoscópica transluminal a través de orificios naturales (vNOTES son las siglas en inglés) permite operar en la cavidad abdominal llegando a través de la vagina, el ano o la uretra.

Un procedimiento que no necesita ninguna incisión, por pequeña que sea, y que presenta ventajas ya no frente a la cirugías clásicas, lo cual es obvio, sino también frente a la laparascopia convencional.

En el campo de las intervenciones ginecológicas, el Hospital El Pilar ha sido el primer centro de España en utilizar la técnica vNOTES a través de la vagina.

En concreto se ha llevado a cabo una extirpación de los ovarios y trompas de Falopio de ambos lados, y una ligadura de trompas.

Recuperación mucho más rápida

Las operaciones han sido un éxito, pero probablemente lo mejor es que el postoperatorio ha sido excelente.

  • "Este tipo de cirugía permite una recuperación mucho más rápida que en una cirugía convencional", explica la Dra. Cecilia Escayola, especialista en cirugía laparoscópica ginecológica del Quénet Torrent Institute en el Hospital El Pilar.
  • "Además, las pacientes también sufren menos dolor postoperatorio y por lo tanto también se reduce el uso de analgésicos".
  • "Al final todo se traduce en una disminución del tiempo de recuperación y una estancia hospitalaria más corta", concluye la especialista que ha llevado a cabo las primeras intervenciones empleando esta novedosa técnica.

Intervenciones ginecológicas

Para llevar a cabo la intervención es necesario el uso de un dispositivo especial, que permite instalar la laparoscopia por vía vaginal y que sustituye los trócares o tubos de acceso a la pared abdominal que se emplean en la laparoscopia convencional.

La técnica se ha probado con éxito en una extirpación de ovarios y trompas de Falopio y también en una ligadura de trompas, pero podría tener otras aplicaciones:

  • "También puede estar indicada para realizar histerectomías o extirpación del útero en casos de hemorragias uterinas o de prolapso, cuando este sale de la vagina, entre otras intervenciones", señala el Dr. Sergi Fernández, especialista en cirugía laparoscópica ginecológica del Quénet Torrent Institute.

Al ser una cirugía mínimamente invasiva, también podría realizarse en mujeres que no son aptas para una cirugía convencional.

  • "Con este abordaje podemos extirpar los ovarios de una persona que tiene 70 años y que ya no los necesita. En el caso de tener que hacer otro tipo de cirugía es posible que no lo soportara", añade la Dra. Cecilia Escayola.

Por supuesto, también es una cirugía más estética porque no hay incisiones en la barriga.

CuÁndo no está indicada

Como todas la técnicas, la cirugía endoscópica transluminal a través de orificios naturales también tiene sus limitaciones y no todas las pacientes pueden someterse a ella. Así pues, no está indicada:

  • En pacientes con obesidad.
  • Si hay antecedentes quirúrgicos abdominales múltiples.

El único inconveniente que presentaría esta técnica con respecto a la laparoscopia convencional es que no permite retomar la actividad sexual de forma inmediata.

"El hecho de tener dos puntos a nivel vaginal retrasa el inicio de las relaciones sexuales en el postoperatorio hasta dos o tres semanas; mientras que, a lo mejor, si se hubiera practicado una cirugía abdominal por laparoscopia convencional no se tardaría tanto", apunta la Dra. Escayola.

A pesar de este inconveniente, las ventajas son tantas que probablemente en un futuro operar por orificios naturales sea lo normal cuando se realiza una cirugía ginecológica con laparoscopia.