cesarea provinculo

Actualizado el

cesarea provinculo

En ocasiones, y por causas muy diversas, los partos no puede producirse de forma natural o convencional (el parto vaginal) sino que es necesario recurrir a una cesárea.

En España, las cesáreas ocupan el 25% de todos los partos que se producen al año tanto en la sanidad pública como en la privada.

PORQUÉ HAY QUE HACER UNA CESÁREA

Si la madre está sana y la salud del bebé no peligra, lo ideal es un parto vaginal, pero hay distintas razones médicas que pueden indicar esta intervención, justamente para preservar la salud de la madre o el hijo.

A veces, durante el embarazo ya puede haber indicios médicos de que el parto deberá ser por cesárea.

Relacionado con este artículo

Pero hay ocasiones en las que surgen complicaciones en el mismo momento del parto que así lo requieren.

  • La madre lo necesita porque tiene una enfermedad previa al embarazo que hace que un parto pueda ser perjudicial para ella.
  • Por la fisiología de la madre, el bebé no puede pasar por el canal de parto.
  • El bebé tiene alguna alteración que no le permite soportar el parto vaginal. Por ejemplo, cuando viene de nalgas, tiene el cordón enredado....

Durante el parto puede haber indicios de que será cesárea o ser una decisión médica de último momento

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que la tasa ideal de cesáreas se encuentra entre el 10% y el 15%. En España, según datos del Instituto Nacional de Estadística, en 2015, un 26,66% de los partos fueron por cesárea. Hay países como Italia en los que estas cifras aumentan llegando al 35%.

¿QUé son las "cesárea provínculo"?

El Hospital Universitario Vall d’Hebron (Barcelona) es pionero en realizar un nuevo tipo de cesáreas, más amables y sensibles para las mamás: las cesareas provínculo.

  • La principal diferencia con la "clásicas" es que en la cesáreas tradicionales las madres no ven nacer a su hijo ni pueden cogerles en brazos una vez nacen, en estas sí.
  • Desde el primer momento, la madre puede estar piel con piel con su bebé: cogerlo en brazos y estar acompañada por el padre o por la persona que desee.

Según explica a Saber Vivir, la Dra. Elena Carreras, jefa de Obstetricia y Ginecología de este hospital "el objetivo de hacer este tipo de cesárea es que la madre pueda, a pesar de ser una intervención quirúrgica, disfrutar de su parto. Y que exista, al igual que en los partos convencionales, ese vínculo afectivo entre madre e hijo que se establece desde el mismo momento del nacimiento".

Este tipo de cesárea ya se realiza en otros países como EE.UU y Alemania

"La cesárea provínculo entiende que la cesárea es una intervención quirúrgica, pero que para la mamá es el momento del nacimiento de su bebé. Un momento único e irrepetible de su vida. No es lo mismo entrar a un quirófano para el nacimiento de un bebé que para un intervención quirúrgica de cualquier otra cosa", explica la doctora.

La doctora destaca que en las cesáreas provínculo:

  • La madre puede coger al bebé en brazos una vez producida la extracción y estar acompañada en todo momento de su pareja o de la persona que la madre haya elegido.

Relacionado con este artículo

  • Incluso, si la madre así lo quiere, puede ser partícipe del proceso de extracción.
  • La cesárea provínculo es un plan de cesárea en la que la madre elige lo que quiere. Los profesionales se adaptan a lo que la madre quiera en ese momento, respetando, por supuesto, los criterios médicos de la intervención.

La finalidad es que la madre puede disfrutar de su parto, al igual que en uno 'normal'

"Seguimos manteniendo la rigurosidad cirugía de la cesárea pero queremos que la mamá pueda disfrutar de su parto. Vivirlo como si fuese un parto normal. Desde un punto de vista quirúrgico, la cesárea se hace con todas las garantías", afirma.

Cómo se hace esta cesárea

En la sala de operaciones, la cesárea provínculo se realiza de la siguiente forma, según explica la Dra. Carreras:

  • Se inicia cómo una cesárea "clásica" en el sentido que se prepara a la madre en el quirófano con una tela frente a ella, con la que no tiene visibilidad sobre su vientre.
  • Pero cuando se va a producir la extracción del bebé "bajamos el telón", cuenta emocionada la Dra. Carreras: "es decir, bajamos la tela que separa el espacio de la mamá del quirúrgico y así la puede ver salir su bebé y cogerlo de inmediato.
  • Es en este momento, el equipo quirúrgico vuelve a "subir el telón", produciéndose dos escenarios: el quirúrgico por un lado, y la madre con su bebé y su acompañante, por otro.

En quirófano se retira la tela que separa a la madre de la zona de su vientre para que vea el nacimiento

  • Para realizar esta práctica la madre debe tener el pecho y los brazos libres, sin obstáculos.
  • Esto último se consigue colocando los electrodos que miden la frecuencia cardiaca de la madre en la espalda, en lugar de ponérselos por la parte de delante del pecho; el pulsioxímetro que tiene que llevar en el dedo, en vez de llevarlo en la mano, se coloca en el pié. Y el aparato de la presión , en lugar de ponerlo en el brazo, se coloca en la pierna.

Los beneficios de la técnica

"Las mamás están entusiasmadas: de no poder vivir un parto normal a poder vivirlo, incluso teniendo en él una participación activa", cuenta la ginecóloga. Se crea un vínculo emocional con el bebé desde el primer momento del nacimiento que es algo muy importante para los dos.

Otro aspecto muy importante es que "los profesionales médicos también hemos cambiado la actitud poniendo el foco de acento en entender que para la mamá este será un momento irrepetible de su vida", afirma la experta.

"Siempre ha sido una demanda de las madres y los profesionales así lo entendemos", afirma la Dra. Carreras

  • Esta nueva técnica surgió "porque las mamás lo pedían, no querían perderse el nacimiento de su hijo, y entendimos que era algo que debía empezar a cambiar", cuenta la doctora.

Además con este tipo de cesáreas se ha comprobado que:

  • La tasa de lactancia es mayor (al no separar el bebé de la mamá).
  • Y no hay mayor tasa de infección ni de pérdida sanguínea.

en más hospitales de españa

El Hospital Vall d´Hebrón de Barcelona presentó esta práctica en el último Congreso Nacional Medicina Perinatal y fue muy celebrada por los profesionales.

Según cuenta la Dra. Carreras, muchos hospitales ya han pedido ya el protocolo de cesáreas provínculo y ya lo están valorando. "Nosotros somos los primeros pero no queremos ser los únicos. Qué mejor regalo que al final este tipo de cesáreas, sean en un futuro, la práctica habitual de cesáreas en todos los hospitales españoles".

Eso sí, la doctora quiere dejar claro que:

  • Las cesáreas provínculo no deben implicar aumentar el número de cesáreas, sino que las que se deban hacer por indicación médica se hagan de esta forma pensando en el beneficio de la madre y del pequeño.