Por Soledad López, periodista especializada en salud

alergia primavera 2020

Ocho millones de personas sufren alergia al polen en España. Y la primavera es la estación más temida por todos ellos. Por eso la principal inquietud entre los afectados cuando llega esta época del año es saber si los niveles de polen van a ser altos. En definitiva, cómo van a pasar esta primavera.

El Dr. Ángel Moral de Gregorio, presidente del Comité de Aerobiología de la Sociedad Española de Alergología e Inmunologia Clínica nos aclara esta y otras dudas.

¿Cuáles son los pólenes que dan más problemas en primavera?

Los pólenes más alergénicos que se producen durante la primavera en España son:

  • Los del plátano de sombra en la segunda quincena de marzo y primera de abril.
  • Los de abedul en abril y mayo.
  • Y los de gramíneas y olivo desde abril hasta junio, dependiendo de las diferentes zonas geográficas.

Y los factores que influyen en que la concentración de esos pólenes sea mayor o menor son las lluvias, la humedad y el viento.

¿Y cómo se presenta la primavera 2020 para los alérgicos?, ¿va a ser dura?

  • El otoño e invierno últimos han sido más cálidos y lluviosos de lo habitual, lo que ha favorecido el crecimiento de todas las especies vegetales.

El plátano de sombra abunda en ciudades como Madrid y Barcelona

  • Pero lo más importante es que las temperaturas han sido altas para la época, siendo este febrero pasado el mes de febrero más cálido junto con el de 1990 en los últimos 55 años. Esto ha provocado el adelanto de la polinización de especies como el plátano de sombra en estos días.

Las gramíneas y el olivo son habituales en el centro y sur peninsular

  • También se prevé que las concentraciones de los pólenes de gramíneas (más frecuentes en el centro peninsular, como el olivo) sean ser superiores a la media. Sin embargo, esto va a depender también de la temperatura y de las lluvias que se produzcan en esta época.
  • Si llueve de forma abundante en la primavera, los pólenes de gramíneas se reducirían por el efecto de limpieza de la lluvia. Y si las temperaturas son elevadas, las gramíneas se secarían antes de tiempo y darían menos problemas.

La alergia al polen ya no se ciñe a la primavera, cada vez empieza antes y dura más, y el número de alérgicos al polen aumenta año tras año. ¿Cómo se explica esto?

Además de los pólenes de plátano de sombra, abedul, gramíneas y olivo, que son los típicos de la primavera, en España hay otros pólenes en otras épocas del año.

  • La parietaria puede dar síntomas durante todo el año y la salsola lo hace durante la primavera y el verano.
  • Los pólenes de cipreses y arizónicas cada vez dan más problemas en otoño y sobre todo en invierno porque ahora se usan mucho como árboles ornamentales (en setos de casas y cementerios).

¿Qué papel juega la contaminación en el aumento de la alergia la polen?

No cabe duda que la influencia del cambio climático y la contaminación sobre los pólenes son los causantes del aumento de estas alergias en los últimos años:

  • Los gases con efecto invernadero y en particular el CO2 actúan como fertilizantes de las plantas y ocasionan un aumento en la producción de los pólenes.
  • Por otro lado el cambio climático, con el aumento de las temperaturas, ocasiona un adelanto en la época de polinización de las plantas, dando lugar a una mayor duración de la polinización, con lo que el paciente está expuesto al polen más tiempo.
  • Pero es que, además, la contaminación también es nociva para las plantas y como estas no pueden huir de ella, tienen que modificar su metabolismo y producen nuevas proteínas denominadas de estrés, que hacen más agresivos los pólenes.
  • Esto explicaría porque en las ciudades y en las zonas cercanas a autopistas con mayor contaminación, son más frecuentes las alergias por pólenes que en la zonas rurales, aunque en el campo haya más plantas.

Por tanto si cada vez hay más pólenes, su periodo de polinización es más largo y son más agresivos, no es extraño el aumento de las alergias por pólenes en los últimos años.

¿Qué podemos hacer frente a ello? ¿Hay alguna formad de reducir esa incidencia?

El alérgico debe tomar medidas preventivas para evitar la exposición a los pólenes pero, además, habría que tomar medidas de gestión para obtener parques y jardines hipoalergénicos: evitar plantar árboles como el olivo, el plátano de sombra, el ciprés o el abedul. Hacer podas controladas porque los pólenes se producen en las ramas más externas...

  • El problema es que no se ha tenido en cuenta la contaminación producida por los pólenes de árboles ornamentales en las ciudades, en parte porque los responsables de parques y jardines en los ayuntamientos no hacen distinciones entre árboles alergénicos y no alergénicos. Solo se utilizan criterios estéticos o económicos, como es el caso del plátano de sombra que es un árbol que crece rápido, necesita poca agua, y es barato.
  • Tampoco existe normativa sobre la medición de contaminantes biológicos (pólenes), como existe con los químicos. Las administraciones deberían dedicar recursos en este sentido para reducir así los niveles de polen.

Una primavera de leve a moderadA

La primavera puede ser muy leve, leve, moderada o intensa en función de la concentración de polen de gramíneas. Según los datos recopilados por el Comité de Aerobiología de la SEAIC, así va a ser en las diferentes zonas de España:

  • Islas Canarias. Primavera muy leve.
  • Cornisa Cantábrica (Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco, Navarra y la Rioja). Primavera leve.
  • Litoral Mediterráneo (Cataluña, Baleares, Comunidad de Valencia y Murcia). Primavera leve.
  • Centro Peninsular (Castilla- León, Aragón, Madrid y Castilla La Mancha). Primavera leve-moderada.
  • Suroeste Peninsular (Extremadura y Andalucía). Primavera de intensidad variable según la zona. En Almería y Huelva, por ejemplo, se prevé leve; en Cáceres y Badajoz, intensa; y en Sevilla, moderada.

Tags relacionados