Hablar solo

Actualizado el

Hablar solo

Dice la ciencia que los niños que hablan solos son más inteligentes, y en los adultos la cosa parece no ser muy diferente. Si a menudo te sorprendes a ti misma hablando sola, debes saber que es algo normal y que, además, los estudios reflejan que hacerlo mejora muchos aspectos de tu vida.

¿HABLAS MIENTRAS TRABAJAS?

Cuando nos enfrentamos a un cualquier tarea que requiere nuestra atención, "hablarnos " contribuye a focalizar todos nuestros recursos en la actividad que estamos llevando a cabo.

Relacionado con este artículo

Eso puede ocurrirte en el trabajo, en casa con las tareas diarias, en la calle al ir a hacer un encargo concreto...

Fíjate en lo que estás ganado mientras "te hablas":

  • Te ayuda a organizarte. Si estás haciendo algo que requiere seguir determinados pasos (como escribir un informe o preparar una receta), el hecho de ir describiendo las instrucciones verbalmente te permite no "perder el hilo" y organizarte a la hora de realizar y concluir esta actividad.

Hablarte te ayuda a focalizar tu atención sobre lo que vas a hacer

  • Mejora tu eficacia. Según una investigación publicada en la revista Quarterly Journal of Experimental Psychology, decir en voz alta lo que estamos haciendo nos podría ayudar a centrar la atención.
  • De hecho, se han realizado multitud de estudios en los que se entrenaba a personas para darse instrucciones en voz alta (autoinstrucciones) y se las ponía a hacer una tarea determinada: se ha descubierto que quienes aplicaban esta técnica la realizaban de forma mucho más eficaz.

UNA FORMA DE GESTIONAR LOS SENTIMIENTOS

Hablar con nosotros mismos, aunque sea de forma mental, también nos puede ayudar mucho a conectar nuestra información emocional con nuestra información cognitiva. Y todo esto lo que nos permite es gestionar las emociones, tanto positivas como negativas, de un modo adecuado. Fíjate:

Relacionado con este artículo

  • Técnica para regular las emociones. No hay que tener miedo a verbalizar conversaciones con nosotros mismos, puesto que eso puede mejorar nuestra salud mental. Por ejemplo, parece ser que puede ayudar a aliviar la ansiedad y el estrés, según concluye una investigación de la Universidad de Michigan (EE. UU.)

Puede ser útil para afrontar situaciones difíciles

  • Para afrontar situaciones difíciles o lograr objetivos. Los mismos investigadores apuntan que hablarte en tercera persona (como si alguien hablase de ti), permite que se inicie un proceso de despersonalización que te hace coger distancia y ver las cosas desde otra perspectiva, de manera que te sirve como método para no dejarte llevar por las emociones ante situaciones como un encuentro importante, si tienes que decir algunas palabras en público…
  • Te ayuda a tomar buenas decisiones. Por ejemplo, si tienes que cambiar de casa, verbalizar en voz alta los pros y contras de comprar un determinado inmueble, te ayudará a tomar la mejor decisión posible.

CÓMO "HABLARTE" PARA LOGRAR TU OBJETIVO

Está comprobado que darte "autoinstrucciones" es una forma de planificar bien acciones que vayas a desempeñar. Incluso para hablar con uno mismo puedes aplicar una técnica que te haga lograr el objetivo deseado:

  1. Elige un lugar tranquilo para analizar qué quieres conseguir. Después, empieza por descomponer mentalmente los diferentes pasos que piensas que pueden llevarte a lograr tu objetivo.
  2. Describe el plan minuciosamente y piensa en algunas palabras de aliento que deberás decirte en alto cada vez que superes un paso. Animarse uno mismo es una forma de auto motivarse y seguir adelante con los objetivos previstos.
  3. Verbaliza las instrucciones y los elogios unas cuantas veces. Por último, una vez planificado y cuando ya te pongas a realizarlo ve repitiéndote algunos pasos sencillos en voz alta mientras estés realizando la actividad.

UNA AYUDA PARA RECORDAR

  • ¿Dónde puse...? Seguro que al buscar algo que no encuentras por casa o en la mesa de trabajo te has encontrado de repente preguntándote a ti misma dónde lo habrás puesto. ¡Y entonces lo encuentras!
  • Tiene una explicación: el estudio del Quarterly Journal of Experimental Psychology comprobó que al hacerte tú misma la pregunta de ¿dónde está? estás mejorando la percepción de tu propio cerebro.