ninos movil

Actualizado el

ninos movil

La mitad de los niños menores de 14 años en España ya dispone de su propio móvil. Pero según un reciente estudio, la edad real a la que tienen su primer teléfono aún podría ser más baja: el 45% lo tiene entre los 6 y los 12 años.

Además, según datos del delegado del Gobierno para la Estrategia Nacional de Adicciones, Francisco Babín, el porcentaje de jóvenes de entre 14 y 18 años que hacen un uso compulsivo de internet y de las tecnologías ha aumentado del 16% al 21% entre el 2015 y el 2017.

En Madrid han inaugurado un servicio orientado a menores con adicciones tecnológicas

Ante el aumento de este problema, la Comunidad de Madrid inauguró el pasado mes de abril el Servicio de Atención en Adicciones Tecnológicas, en el que atienden a adolescentes de 12 a 17 años. En Saber Vivir hemos hablado con su director, José Moreno.

Cuándo comprar su primer móvil

"No solo es importante cuándo el niño puede tener este tipo de dispositivos, sino también a qué lugares y aplicaciones tiene acceso. Y eso dependerá de la edad", nos cuenta Moreno.

El experto distingue las siguientes etapas:

  • Hasta los 3-4 años: no se recomienda que usen el móvil ni ningún otro dispositivo, aunque no lo utilicen para acceder a internet, sino solo para tocarlo, jugar, ver dibujos... "Muchas veces los padres dejan sus móviles o tablets a sus hijos desde muy pequeños para que se entretengan, que no "molesten" y estén quietos".

WhatsApp ha subido la edad mínima de los usuarios a los 16 años

  • A los 11-12 años: pueden tener ya su propio móvil, pero no es conveniente que tengan acceso a internet, a las redes sociales o a según qué videojuegos. "Deberían tenerlo solo para hacer o recibir llamadas y, en todo caso, tener algún juego que haya sido supervisado por los padres", advierte José Moreno. Y recuerda que WhatsApp, por ejemplo, acaba de subir la edad mínima para registrarse de los 13 a los 16 años.

Relacionado con este artículo

  • Entre los 12 y 17 años: pueden tener acceso a internet, a las redes, pero siempre con la supervisión de los padres.

3 claves contra el Abuso de las tecnologías

Según el director del Servicio de Atención en Adicciones Tecnológicas, es importante que los padres fomenten unos hábitos saludables y una relación de confianza:

1. Ofrecerles otras alternativas de ocio

"La labor debe empezar desde que sus hijos son muy pequeños. Deben darles otras alternativas de entretenimiento que no sean delante de una pantalla, jugar con ellos, fomentar el contacto físico, las muestras de afecto, las actividades al aire libre...", explica el especialista.

2. Dar buen ejemplo

"Comunicamos y enseñamos más por lo que hacemos que por lo que decimos. Si les decimos a los niños que no pueden usar el móvil cuando estamos comiendo, hablando... y nosotros en cambio lo hacemos, pueden sentir que les estamos engañando", advierte.

Evita que crezcan pensando que su única fuente de diversión está en las pantallas

Sin embargo, matiza: "Pero también hay que hacerles comprender que los adultos y los niños viven situaciones diferentes, y que el uso que pueden hacer de los dispositivos no es el mismo".

3. Favorecer la comunicación

Según el experto, cuando los niños son pequeños hay que darles unas normas claras y ser firmes, sin entrar en debate. Pero a medida que crecen, a partir de los 12-13 años, es cada vez más importante la comunicación y hacerles partícipes de la negociación.

Relacionado con este artículo

"La mejor estrategia de control es generar confianza en la relación. Esto no quiere decir que les dejes hacer lo que quieran, sino demostrarles que pueden hablar con los padres de lo que sea, que se les escucha, y que puede haber diferencias de opinión sin que esto conduzca a una pelea o un distanciamiento", expone.

Qué limites HAY QUE poner

El experto nos explica que hay que tener en cuenta dos factores: el tiempo que los niños usan los dispositivos y la continuidad, es decir, el tiempo seguido que están frente a una pantalla:

  • Antes de los 7 años, deberían usar cómo máximo 1 hora al día los dispositivos, "y estos incluyen móviles y tablets, pero también la televisión".
  • Entre los 7 y los 12 años, como máximo 2 horas diarias negociadas, pero no seguidas.
  • A partir de los 12, "lo recomendable sigue siendo 2 horas, pero pueden ser continuas".

Un consejo: negociar un día a la semana en el que no se use ningún dispositivo

En todos los casos, recomienda pactar un día a la semana "libre" de todo dispositivo, "es decir, que no se usen, y aprovechar ese día para ofrecerle al niño otras alternativas de entretenimiento".

hablar de los peligros de las redes

La edad mínima para abrir una cuenta en Facebook y otras redes es 14 años. Pero pocas veces se cumple este límite.

  • Para impedir que puedan acceder a contenidos inadecuados para su edad, es conveniente que los padres instalen aplicaciones de control parental.
  • Colocar el ordenador o la tablet en los espacios comunes, como el comedor, ayuda a controlar las webs a las que acceden y el tiempo que pasan frente a la pantalla.

Dialogar sobre los riesgos puede servirles para identificarlos y pedir ayuda

  • Y en la preadolescencia y adolescencia ya hay que explicarles las consecuencias que puede tener el uso de internet y las redes sociales. "Hablar con ellos de los peligros, de qué es violencia física, verbal o psicológica, de género, de acoso, de sexualidad... para que puedan identificar si se encuentran en una situación así. Y hacerles sentir que pueden pedir ayuda o preguntar sin vergüenza", aconseja Moreno.

LAS SEÑALES DE UNA "adicción tecnológica"

Según el director del Servicio de Atención en Adicciones Tecnológicas, estas señales deben alertar a los padres de que su hijo tiene una dependencia de los dispositivos:

  • Solo se relaciona a través de internet o videojuegos, solo tiene relaciones virtuales.
  • El uso de las tecnologías altera sus responsabilidades en la vida diaria: en sus rutinas de higiene, de sueño, en su rendimiento en el colegio...

Cuando se dan varias de estas señales, hay que buscar ayuda

  • Muestra signos de estrés, nerviosismo o alteración cuando se le retira el dispositivo, o cuando la familia sale a comer o hacer alguna actividad fuera de casa y no puede conectarse.

Terapia para padres e hijos

El Servicio de Atención en Adicciones Tecnológicas ofrece tratamiento para chicos y chicas de 12 a 17 años. "Es pionero en España, el único especializado en dar respuesta exclusivamente a este tipo de problema", cuenta su director, José Moreno.

  • Por un lado, tienen un servicio de prevención y orientación en el que realizan talleres en grupo para padres y adolescentes, a los que pueden apuntarse directamente.

Los menores son derivados al servicio por un profesional médico o del colegio

  • Por otro, ofrecen tratamiento especializado con terapia familiar, individual y en grupo para los menores. En esta área, los casos llegan derivados por un profesional, ya sea de servicios sociales, un médico o un orientador del instituto.

Y es que, como nos recuerda el responsable del Servicio, "las nuevas tecnologías aportan muchos beneficios, pero si no aprenden a hacer un uso consciente y responsable pueden ser perjudiciales".