Actualizado a

Es normal sentirse extraña con el contacto físico si no estás acostumbrada a él. Y debes saber que no eres la única, muchas madres de hoy en día han vivido experiencias muy parecidas a la tuya cuando eran niñas, y por esta razón sentís cierta dificultad a la hora de demostrar vuestros sentimientos. Date tiempo, tampoco es necesario que te lo comas a besos. Existen muchas maneras de disfrutar del contacto físico, como cogerlo en brazos o darle un masaje tras la ducha. En ningún momento debes sentirte forzada, porque si no estás cómoda, tu hijo notará esa inquietud y, entonces, ya no le transmitirás la calma que deseas. Dices que le cantas y le hablas con cariño, y eso es igual de importante, como también lo es mirarle a los ojos o sonreírle. Se trata de hacerle saber que es una persona querida y válida, y eso se puede hacer de muchas formas. Tienes toda la vida por delante.

Tags relacionados