1 piernas separadas. Abdominales fuertes, digestión más eficaz

1 / 5 Abdominales fuertes, digestión más eficaz

Siéntate con las piernas ligeramente separadas y con los pies bien apoyados.

  • Coloca a continuación los brazos en redondo por delante del cuerpo, como si estuvieras abrazando una columna imaginaria, y gira luego todo el torso hacia el lado derecho.
  • Después, vuelve el torso al centro y gira hacia el lado izquierdo con movimientos siempre lentos. En este ejercicio tienes que realizar 6 giros a cada lado.
2 brazos cruz. Tonifica toda la musculatura del vientre

2 / 5 Tonifica toda la musculatura del vientre

Sentada en una silla como en el ejercicio anterior, deja los brazos en cruz flexionados.

  • Eleva la pierna derecha y lleva el codo contrario hacia la rodilla.
  • Haz 6 repeticiones levantando la pierna derecha e izquierda. Descansa 20 segundos y haz 6 repeticiones más.
  • Contrae el abdomen al elevar la pierna y relájalo al volver a la postura inicial.

 

3 eleva talones. Moviliza intestinos bajando y subiendo

3 / 5 Moviliza intestinos bajando y subiendo

Apóyate en el respaldo de una silla y abre las piernas al ancho de las caderas, inclinando el cuerpo un poco hacia delante.

  • Haz 8 sentadillas suaves. Al bajar, tus rodillas no deben superar la línea de las puntas de tus pies.
  • Eleva los talones y baja el cuerpo hacia el suelo para que la contracción sea más completa. Haz 8 flexiones rítmicas.
  • Si tienes problemas de rodillas no realices este movimiento porque puede perjudicarlas.

 

4 tumbada. Activa el tránsito intestinal

4 / 5 Activa el tránsito intestinal

Flexiona las rodillas dejando los pies bien apoyados y juntos en el suelo.

  • Eleva a continuación las piernas, llevando las rodillas ligeramente hacia el pecho al mismo tiempo que realizas una contracción abdominal.
  • Vuelve a bajar las piernas mientras sueltas el aire, hasta que las puntas de tus pies rocen el suelo.
  • Este movimiento, junto con el anterior, ayuda a dar movilidad a la musculatura intestinal.
  • Haz 2 series de 8 repeticiones, con un descanso entre ellas de 10 segundos.

 

5 inspirar. Relaja la musculatura abdominal

5 / 5 Relaja la musculatura abdominal

Sentada, en la postura del indio, con las piernas cruzadas en el suelo y la espalda estirada:

  • Lleva los brazos hacia arriba manteniendo en todo momento la separación del ancho de los hombros.
  • Inspira y, mientras sueltas lentamente el aire, inclina el tronco hacia delante estirando los brazos.
  • Permanece así 5 segundos, inspira y mientras espiras vuelve a la posición inicial.Haz 4 respiraciones completas.

 

Actualizado el

2 brazos cruz

El taichí ayuda a mejorar tus digestiones

Los ejercicios anteriores los puedes hacer en casa. Pero también puedes practicar otras actividades fuera, como la natación, que es un ejercicio muy recomendable para tonificar todos los músculos y aliviar las alteraciones digestivas. Aunque la mayor ayuda te la puede brindar la práctica del taichí.

Relacionado con este artículo

Los trastornos digestivos más habituales se producen, como sabes, por malos hábitos alimentarios (exceso de grasas, especias, bebidas gaseosas...), pero muchos otros son producidos por otras causas, como los nervios, la ansiedad o incluso por la falta de ejercicio.

El taichí, basado en movimientos suaves que consiguen relajar el cuerpo y la mente, es adecuado para todo el mundo, pero en especial conviene a aquellas personas que suelen sufrir gases porque acostumbran a comer con ansiedad y deprisa.

También es un ejercicio muy conveniente para quienes sufren la enfermedad del colon irritable, que muchas veces empeora con el estrés.