gas radon

Actualizado a

gas radon

El radón es un gas que se origina en el suelo y las rocas a partir de la desintegración natural del uranio. Es incoloro, inodoro e insípido, por lo que no se puede detectar a menos que se realice una medición con aparatos específicos.

Emana fácilmente del suelo a la superficie, donde se desintegra y emite partículas radiactivas que inhalamos al respirar. Estas se depositan en las células que cubren las vías respiratorias, dañan su ADN y pueden desencadenar la aparición de tumores.

A través de grietas en las paredes de nuestros pisos, casas o lugares de trabajo llega el radón a nuestro entorno y puede que estemos respirando todos los días cantidades que pueden llegar a ser tóxicas.

riesgo para el cáncer de pulmón

Según la OMS, entre el 3% y el 14% de los tumores pulmonares están provocados por la exposición al radón, lo que convierte este gas en el segundo factor de riesgo para el desarrollo de este tipo de cáncer después del tabaco y en el primero entre las personas que nunca han fumado.

Relacionado con este artículo

La concentración de radón se mide en becquerelios (Bq) por metro cúbico. Alberto Ruano Raviña, profesor titular de Medicina Preventiva y Salud Pública de la Universidad de Santiago de Compostela y experto en el tema, nos explica:

  • "La OMS recomienda un nivel de referencia de 100 Bq/m3 y, si no es aplicable, tolera un máximo de 300 Bq/m3. Se ha comprobado que el riesgo de cáncer de pulmón se incrementa en un 16% por cada aumento en la concentración de 100 Bq/m3."

En determinadas zonas de España se dan altas concentraciones de radón

Según el mapa elaborado por el Consejo de Seguridad Nuclear a partir de 12.000 mediciones, en ciertas zonas de la península la concentración de radón es especialmente alta. Destacan, por ejemplo, algunas zonas de Galicia, el norte de la Comunidad de Madrid, el norte de Extremadura y parte de Cataluña.

¿CÓMO SE MIDE EL RADÓN?

Cualquier persona puede encargar una medición para conocer la cantidad de radón que se concentra en su vivienda o lugar de trabajo. "De entrada, es muy importante ponerse en manos de un laboratorio acreditado y con experiencia", explica Alberto Ruano.

Las autoridades recomiendan la medición de trazas, que consiste en colocar un detector de radón durante 3 meses en el interior de la vivienda.

La concentración de radón varía mes a mes e incluso es diferente entre el día y la noche

Se trata de una prueba bastante económica y que permite obtener una concentración actualizada, ya que el radón tiene una gran variabilidad mes a mes e incluso varía entre el día y la noche.

Si el resultado final supera la concentración recomendada, debemos consultar con un experto para que nos ayude a implementar las medidas de corrección necesarias (aislar la vivienda, sellado de grietas, mejoras en la ventilación para que el gas no se quede estancado, despresurizar el terreno...).

  • Mientras tanto, como medida preventiva es muy importante ventilar bien los espacios interiores para renovar el aire al máximo y evitar que el radón se quede estancado dentro.

¿De qué depende la cantidad de radón en un edificio?

Según el informe elaborado por la OMS en el que advierte de los peligros del gas radón, la cantidad que se acumula en el interior de los inmuebles depende de diversos factores:

Relacionado con este artículo

  • La cantidad de uranio que contienen las rocas y el terreno del subsuelo.
  • Las posibles vías que encuentra el gas para poder filtrarse dentro del edificio.
  • Las condiciones del intercambio de aire que se produce entre el interior y el exterior. Este aspecto varía en función del tipo de construcción, la estanqueidad del edificio, los hábitos de ventilación de los vecinos...

¿CÓMO SE FILTRA EL GAS EN EL INTERIOR?

En general, suele filtrarse a través de:

  • Grietas en el suelo o en lo puntos donde el suelo se une con las paredes.
  • Juntas de la construcción.
  • Espacios huecos situados alrededor de las tuberías o los tubos del cableado.
  • Cavidades en el interior de las paredes.
  • Poros en las paredes construidas con bloques de hormigón huecos.
  • Sumideros y desagües.

En los pisos más altos suele haber menos concentración de radón

Habitualmente la concentración es más elevada en los sótanos y en los espacios en contacto directo con el suelo (por ejemplo, en los pisos más bajos), mientras que suele ser inferior en los pisos más altos.

¿qué dice la legislación?

"Tenemos una directiva europea (de enero de 2014) que obliga a todos los estados miembros a tener un nivel de acción, es decir, una concentración a partir de la cual habría que hacer alguna actividad de reducción de radón, tanto en el ámbito laboral como en el de las viviendas", explica Santiago Ruano.

Irlanda y el Reino Unido ya cuentan con una normativa sobre el tema, pero España va con mucho retraso

"La directiva daba de plazo a los estados miembros hasta febrero de 2018 para implantar la norma, pero España va con mucho retraso en este tema. El Gobierno redactó un borrador de Real Decreto para trasponer la directiva que toma como límite los 300 Bq/m3. Sin embargo, el plazo de alegaciones finalizó en abril y la normativa aún no se ha aprobado", añade Ruano.

Además, este especialista recuerda que "en este caso la directiva es de máximos. Hay países de la UE que tienen niveles de acción inferiores, como Irlanda o el Reino Unido, donde se han establecido los 200 Bq/m3 como máximo. Fuera de Europa, en Estados Unidos el nivel de acción se sitúa en 148 Bq/m3."

¿QUÉ OCURRE CON LAS VIVIENDAS NUEVAS?

En el ámbito de la construcción, existe un borrador muy avanzado de modificación del Código Técnico de la Construcción que especifica cómo hay que abordar el nivel de radón en vivienda nueva.

Este borrador clasifica los municipios en función de su probabilidad de tener viviendas con radón.

  • Recoge tres clasificaciones de riesgo por comunidades autónomas y, según cuál sea la probabilidad de riesgo, las viviendas de obra nueva deben construirse con más o menos acciones de remedio para prevenir la concentración de gas radón.

Tags relacionados