Cómo solucionar la congestión nasal

A pesar de que me hago lavados nasales a menudo, a veces se me tapa la nariz mientras duermo sin estar resfriado y me despierto con dolor de cabeza. ¿Qué puedo hacer?

Actualizado a
Dr. Gabriel Martínez-Capoccioni
Dr. Gabriel Martínez-Capoccioni

Otorrinolaringólogo

Cuando se sufre una sintomatología nasal con mucha frecuencia, por ejemplo, esa congestión y dolor de cabeza al despertar a pesar de haber realizado un lavado nasal, es importante consultar a un especialista para que este identifique y pueda tratar la causa de esa obstrucción: alérgica, anatómica...

Dicho eso, los lavados pueden ayudar. Esa higiene favorece el equilibrio mucociliar y la ventilación de fosas y senos nasales.

  • En la actualidad, la higiene nasal todavía es más importante: con el uso de las mascarillas las mucosidades son más viscosas y densas.

Al utilizar un producto para los lavados nasales tenemos que tener en cuenta cuál es el más indicado para nuestro caso: si solo lo necesitamos como lavado y lubricación o si existe inflamación nasal u obstrucción.

Generalmente se aconsejan dos tipos de soluciones:

  • Soluciones isotónicas. Tienen una cantidad de sales similar al suero fisiológico de las células y son las más adecuadas para la lubricación y limpieza diaria.
  • Soluciones hipertónicas. Su concentración de sales más alta favorece la expulsión de la mucosidad y la descongestión. Por eso, se aconsejan para casos agudos de rinitis, resfriados y congestión nasal severa.

Su forma de aplicación también puede variar, ya que las hay de alta presión, media y leve.