1. Piernas y caderas movilizadas

1 / 3 Piernas y caderas movilizadas

Tumbada boca arriba, dobla un pierna deslizando el talón sobre la cama hasta que el pie quede plano al lado de la otra rodilla.

  • Con la mano en esa pierna presionando suavemente, lleva la rodilla con una apertura lateral hacia el colchón.
  • Vuelve al punto de inicio y llévala ahora hacia el lado contrario sobrepasando un poco la linea de la pierna que está estirada.
  • Haz 10 movimientos hacia cada lado de forma suave.
2. Desbloquea hombros y cervicales.

2 / 3 Desbloquea hombros y cervicales.

Siéntate en la cama con las piernas a 90 grados, la espalda recta y los hombros relajados.

  • Asiente con la cabeza acercando la barbilla al pecho. Hazlo despacio, 10 veces.
  • Ahora haz el gesto de negación con la cabeza hacia un lado y el otro. Hazlo suavemente y acompañando con la mirada cada gesto.
  • Para terminar, haz movimientos laterales acercando la cabeza a cada uno de los hombros.
3. Para una espalda sin dolor

3 / 3 Para una espalda sin dolor

Ahora levántate al lado de la cama y separa un poco las piernas.

  • Inclina un poco el cuerpo llevando a la vez el brazo contrario por encima de la cabeza.
  • Haz lo mismo hacia el otro lado.
  • Trabaja primero un lado haciendo 10 pequeños rebotes y después, el otro.

Actualizado el

apertura

GESTOS QUE ALIVIAN EL DOLOR

El sueño debería ser reparador pero a menudo nos levantamos por la mañana como si no hubieramos descansado suficiente sintiendo el cuerpo pesado y lento.

Quienes sufren dolor de articulaciones o huesos incluso aseguran que sienten algo más de dolor por la mañana al despertar que cuando ya hace un rato que han movilizado su cuerpo.

Relacionado con este artículo

Por todo ello, en esta ocasión el Dr. Sagrera-Ferrándiz, especialista en Terapias Manuales, nos anima a practicar estos sencillos ejercicios cada día por la mañana para empezar la jornada con más energía.

ARTICULACIONES EN MOVIMIENTO

Activarte por la mañana nada más levantarte va bien para movilizar tus músculos y articulaciones y eso puede actuar como verdadero remedio contra el dolor.

Dormir en malas posturas, la dureza del colchón, los ruidos externos, nervios.... Hay muchos factores que pueden hacer que nuestro sueño nocturno no sea tan reparador cómo necesitamos y por ello activarte justo al poner los pies en el suelo puede ser de gran ayuda.

Hay diversos factores que pueden hacer que tu descanso sea poco reparador

Sea cual sea el motivo, realizar estos sencillos movimientos hará que empieces la mañana con un ánimo distinto.

ducha calmante

Convierte la ducha rutinaria de la mañana en un gesto terapéutico. Es muy sencillo: al ducharte dirige el chorro de agua caliente hacia las cervicales y las lumbares. Mueve el cuello suavemente, los hombros, la cintura... mientras notas como el agua desentumece la musculatura.

Dr. Sagrera-Ferrándiz, Médico y Magister en Medicina Manual y Osteopatía