2. Fija tu vista

1 / 7 Fija tu vista

Coloca el dedo índice delante de tu cara.

  • A continuación desplázalo lentamente de derecha a izquierda como si lo llevaras hacia la oreja.
  • Síguelo con los ojos hasta que lo pierdas de vista, sin mover la cabeza.
pulgares. Mira los pulgares

2 / 7 Mira los pulgares

Sitúa los pulgares a la altura de los ojos a unos 20 cm de distancia.

  • Mirando más allá, a un punto alejado, verás los dedos dobles. 
  • Observa de un modo indirecto los cuatro dedos y busca la fusión de los dedos centrales, de modo que formen un tercer dedo en el centro.
  • Enfócalo
tapar ojos. Tápate los ojos

3 / 7 Tápate los ojos

Siéntate en una silla y pon las manos apoyadas en la frente.

  • Deja las manos ahuecadas para no presionar.
  • Cierra los ojos y respira hondo 5 minutos imaginando que respiras por los ojos.
  • Aunque veas puntos de luz, concéntrate en el negro.
3. El truco para enfocar bien

4 / 7 El truco para enfocar bien

Siéntate cómodamente y sitúa cerca de tus ojos un objeto o una página de revista o libro. Tapa un ojo y mira con el otro, espera a verlo todo con total nitidez y luego cambia el ojo tapado.

  • El siguiente paso es hacer lo mismo pero con el objeto lejano. Cólocate a un par de metros del objeto esta vez.
  • Así trabajas el enfoque y la acomodación del cristalino.
pantalla. Mira una pantalla

5 / 7 Mira una pantalla

Para entrenar la vista periférica coloca una pantalla delante de ti, por ejemplo, una tablet.

  • Sin apartar la mirada de la pantalla intenta tocar los objetos que tengas cerca.
  • Después, interactúa con la pantalla sin perder la visión periférica. 

 

arbol. Mira hacia un árbol

6 / 7 Mira hacia un árbol

Sitúate de pie delante de un árbol y mantén la mirada en un punto central. 

  • Observa el movimiento de las hojas y ramas.
  • Trata de separar ese movimiento global del entorno y del resto de elementos que le rodean.
1. Eleva tu mirada

7 / 7 Eleva tu mirada

Sentada mirando hacia el frente en línea recta, mantén la cabeza en esta posición pero lleva tus ojos hacia arriba, como si quisieras ver justo encima de tu cabeza.

  • Lleva los ojos el máximo que puedas arriba sin que te duela.
  • Aguanta unos segundos, descansa y repite dos veces.

Actualizado el

apertura

Es muy habitual, entre quienes trabajan con ordenador o no duermen bien, que al final del día sientan dolor al llevar la mirada hacia un lado o simplemente al fijar la vista.

  • En realidad, no duele el globo ocular, sino los músculos que sostienen su estructura. Para que se mantenga en estado óptimo te aconsejamos realizar los llamados ejercicios ortópticos (gimnasia visual) al menos una vez al día.
  • El Dr. Sagrera-Ferrándiz, experto en terapias manuales, aconseja realizar los 7 ejercicios que has visto en la galería, los cuales puedes hacer en casa.
  • ¿El momento ideal? Justo antes de dormir, así sus efectos se unirán al descanso nocturno, lo que aliviará tu fatiga ocular.

¿Por qué se produce la fatiga ocular?

Dos son las principales razones que pueden producirnos picor, sequedad o dolor ocular:

  • Posición frontal. Por lo general, la mayor parte del día nos la pasamos mirando "de frente" y, cuando debemos esforzarnos por mirar hacia los lados, giramos la cabeza.
  • Falta de movilidad. El escaso movimiento muscular va provocando que los músculos oculares pierdan tono y se debiliten.

Dr. Sagrera-Ferrándiz, Médico y Magister en Medicina Manual y Osteopatía