1 / 8 Por un golpe

La razón más evidente es la de recibir un golpe en la cara. Tras sufrir un trauma en la nariz es habitual que se rompan los vasos sanguíneos y se produzca un derrame.

  • Para detener el sangrado, siéntate, inclina levemente el torso y la cabeza hacia adelante y con el pulgar y el índice aprieta las fosas nasales por el exterior de la nariz, para tapar la salida de la sangre.

2 / 8 Un ambiente demasiado seco

Uno de los efectos de las calefacciones y el aire acondicionado es que resecan el ambiente. Cuando la humedad del aire es demasiado baja, la mucosa nasal se seca. Como consecuencia resulta mucho más sencillo que se produzca una pequeña lesión que derive en el sangrado.

  • Para humidificar una habitación puedes llenar un cuenco con agua y colocarlo junto a la fuente de calor.

3 / 8 Uso excesivo de descongestionantes

No nos referimos al uso correcto que sigue las pautas del medicamento, si no a un abuso del mismo, ya que puede irritar la mucosa de la nariz, favoreciendo el sangrado nasal.

  • También el uso crónico de corticoides intranasales favorece la epistaxis o sangrado nasal.

4 / 8 Tener la tensión arterial alta

El sangrado de nariz en adultos recurrente y sin causa física aparente puede ser ocasionado por la hipertensión.

  • Este suele mostrarse como un sangrado ligero pero que se da a menudo. Si crees que es tu caso, consulta a tu médico para identificar con seguridad el motivo del sangrado.

5 / 8 Rinitis y resfriados

Entre los síntomas que describen la rinitis, los más usuales son los estornudos continuados y la mucosidad en forma de goteo. Pero también puede aparecer picor de oídos y de paladar y el sangrado frecuente por la nariz.

  • Tocarse la nariz repetidamente por las molestias y los estornudos repetitivos, algunos con mucha fuerza, puede provocar el sangrado de nariz.

6 / 8 Tomar anticoagulantes y antiagregantes

Los anticoagulantes son necesarios para disminuir el mayor riesgo de trombosis que tienen algunos enfermos con arritmias cardíacas u otros problemas del corazón o de los vasos sanguíneos.

Los antiagregantes, el principal de todos es la aspirina (ácido acetilsalicílico) se usan fundamentalmente para el tratamiento de la inflamación y las enfermedades reumáticas.

  • Ambos disminuyen la capacidad de la sangre para formar coágulos que detengan las hemorragias.

7 / 8 Tumores benignos

Puede ocurrir que un tumor benigno presione sobre los vasos sanguíneos que irrigan la nariz provocando una ruptura con el consecuente sangrado.

  • Consulta con tu médico para confirmar el origen del sangrado. En base a ello, el especialista buscará la solución más adecuada.

8 / 8 Patologías graves

Algunas enfermedades provocan hemorragias nasales abundantes y frecuentes en adultos. Entre ellas, la leucemia, algunos tumores malignos y determinadas enfermedades hepáticas.

  • Si sufres este tipo de sangrado es importante que acudas a tu médico para descartar que la causa sea alguna de estas patologías.

Actualizado a

apertura

más común de lo que se cree

El sangrado nasal, tanto en niños como en adultos, no es algo que, en principio deba preocuparnos, salvo que se presenten con excesiva frecuencia y en cantidades fuera de lo normal.

Relacionado con este artículo

Además, es una situación muy común que afecta a más del 60% de la población en algún momento en la vida. A pesar de asustar, los sangrados de la nariz raramente causan complicaciones relevantes. En la mayoría de los casos, la pérdida de sangre puede ser fácilmente controlada en casa.

  • En adultos es una problemática que puede afectar a algunas personas de forma recurrente o sin motivo aparente. En esos casos, y para averiguar el origen del sangrado, sería conveniente consultar a un médico para que determinara la causa y descarte posibles desencadenantes más serios.
  • En la galería que acabas de ver hemos reunido las causas más comunes y algunas de las menos frecuentes que pueden provocar una hemorragia nasal (epistaxis).

¿CÓMO FORTALECER LOS CAPILARES DE LA NARIZ?

Siempre que el sangrado no esté motivado por un problema de salud más grave y se dé simplemente por pequeñas lesiones físicas, como por ejemplo, al rascarse las fosas nasales con fuerza moderada, hay algunas medidas que te ayudarán a fortalecer los vasos sanguíneos.

Una de las más sencillas es a través de la dieta. Para ello, refuerza la cantidad de vitamina C que incluye tu alimentación diaria.

  • Puedes encontrar este micronutriente en las fresas, kiwi, tomate, naranjas y mandarinas, entre otros alimentos.

Tags relacionados