Soledad López
Soledad López

Periodista especializada en salud

Escuchar música antes de ir a dormir puede quitarte el sueño
iStock by Getty Images

En el coche, en el trabajo, en el gimnasio, en casa... Son muchas las personas que escuchan música por puro placer o para desconectar.

Pero hacerlo antes de ir a dormir, aunque pienses que te ayude a relajarte, puede provocar el efecto contrario y alterar tu sueño.

Así lo demuestra un estudio del investigador del sueño Michael Scullin, profesor de psicología y neurociencia en la Universidad de Baylor, publicado en Psychological Science.

El propio Scullin se dio cuenta de que se despertaba de noche con una canción en la cabeza. Y a partir de ahí decidió estudiar cómo la música, y en especial esas canciones que se repiten en tu mente porque las oyes mil veces, pueden afectar a los patrones de sueño.

Gusanos auditivos

El estudio del profesor Scullin ha investigado la relación entre la música y el sueño centrándose en un mecanismo poco explorado:

  • La imágenes musicales involuntarias o earworms (gusanos auditivos), es decir, cuando una canción o melodía se repite una y otra vez en la mente de una persona.
  • Esto normalmente ocurre cuando estás despierto. El estribillo de esa canción pegadiza te viene a la cabeza sin quererlo. Pero también puede ocurrir cuando intentas dormir.

"Nuestros cerebros continúan procesando la música cuando no la oímos e incluso cuando estamos dormidos", señala Scullin.

Así pues, cuanta más horas de música escuches al día, "más probabilidades tienes de que aparezca en tu cabeza un gusano auditivo (una melodía que se repite incesantemente) que afecte de forma negativa al sueño", subraya.

Los detalles del estudio

El equipo de Scullin realizó una encuesta a 209 participantes en la que se les preguntó sobre la calidad del sueño, los hábitos de escuchar música y la frecuencia con la que experimentaban gusanos musicales (de día, cuando intentaban dormir, en medio de la noche o al despertarse).

La otra parte del estudio consistió en un experimento de laboratorio. El equipo de Scullin intentó provocar gusanos auditivos en 50 participantes para analizar cómo afectaban al sueño.

  • "Antes de dormir –explica Scullin– les pusimos tres canciones populares y pegadizas: Shake It Off de Taylor Swift, Call Me Maybe de Carly Rae Jepsen y Don't Stop Believin de Journey. A un grupo de les puso la canción original y al otro la versión instrumental sin letra.
  • Los participantes dijeron si habían experimentado un gusano auditivo y luego se analizó su sueño (se realizaron polisomnografías, se registraron las ondas cerebrales, y se midió la frecuencia cardiaca y la respiración de los participantes mientras dormían).

Tras analizar los resultados, se comprobó que los participantes que habían experimentado un gusano auditivo habían dormido peor.

¿De verdad la música ayuda a dormir?

"Casi todo el mundo piensa que la música mejora el sueño, pero vimos que los que escuchaban más música dormían peor. Y lo sorprendente es que la música instrumental llega a provocar hasta el doble de gusanos auditivos", afirma Scullin.

Este estudio arroja suficiente evidencia científica como para afirmar que las personas que escuchan mucha música tienen más gusanos auditivos y peor calidad del sueño.

Siempre se ha recomendado escuchar música relajante antes de ir a dormir, pero Scullin lo pone en duda. Este estudio ha demostrado que el cerebro continúa procesando música varias horas después de que esta deje de sonar.

Ahora bien, todo depende del efecto que produzca en ti. Hay personas a las que la música relajante les ayuda a dormir.

Cómo evitar los gusanos auditivos

Lo primero que recomienda este investigador del sueño es reducir el tiempo que escuchamos música, hacer descansos y evitar escucharla antes de dormir.

Si tienes tendencia a que esa canción pegadiza se repita una y otra vez en tu cabeza, una forma de deshacerte del gusano auditivo es el mindfulness:

  • Concéntrate completamente en una tarea, problema o actividad. Eso ayudará a tu cerebro a librarse de la melodía insidiosa.

Y cuando se acerque la hora de dormir, en lugar de escuchar música, mirar el móvil, ver la televisión o jugar a videojuegos, dedica 5 o 10 minutos a escribir una lista de tareas pendientes.

Está demostrado que este ejercicio tan sencillo ayuda a liberar la mente de preocupaciones y favorece la conciliación el sueño.

Para saber más