activar grasa parda

La grasa parda o marrón se conoce popularmente como la grasa buena porque acelera el gasto energético y cada vez son más los estudios que revelan que ayuda a combatir la obesidad e incluso la diabetes tipo 2.

Pero, ¿qué es este tipo de grasa? Y, lo más importante, ¿es posible activarla y cómo podemos hacerlo? Jonatan Ruiz, profesor del departamento de Educación Física y Deportiva de la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada, nos lo explica.

cómo se hace la termogénesis

La principal función de la grasa parda es la termogénesis, es decir, producir calor cuando el organismo se expone al frío, y regular así nuestra temperatura corporal.

  • ¿Cómo lo consigue? Mediante una proteína llamada UCP-1 que se encuentra en el interior de la célula de grasa parda (adipocito pardo) y que utiliza triglicéridos y glucosa como combustible para transformarlos en calor.

Relacionado con este artículo

"Por tanto –asegura el profesor Jonatan Ruiz–, si la grasa parda produce calor a partir de triglicéridos (que es un tipo de grasa) y glucosa, es lógico que también ayude a combatir el acúmulo de grasa y los niveles de glucosa en sangre, por eso se cree que es una aliada contra la obesidad y la diabetes tipo 2".

se queman más calorías en reposo

La grasa parda, nos explica el profesor de la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Granada, también aumenta el gasto energético, es decir, te ayuda a quemar más calorías.

  • Varios estudios han demostrado que, cuando el tejido adiposo pardo está activado, el gasto metabólico basal aumenta en un 5%.
  • Esto se traduce en unas 100-115 kcal más quemadas al día sin hacer nada especial, simplemente tu metabolismo quema más.

Si la activas quemas 100 kcal más al día

  • Y eso equivale a una pérdida de unos 4,7 kg al año. Estos datos dejan claro que estimular la grasa parda es una ayuda para adelgazar de forma más rápida.

En investigaciones realizadas en animales también se ha demostrado que si el tejido adiposo está activado, la energía que se gasta al hacer la digestión aumenta un 50%. "En humanos no está del todo claro si esto es así, –explica el profesor Ruiz– pero hay estudios que sugieren que podría aumentar al menos un 20-30%".

Cómo se activa la grasa parda

Tu organismo crea o activa grasa parda mediante tres mecanismos:

  • El sistema nervioso, cuando se aviva con el frío, segrega neurotransmisores (catecolaminas) que estimulan el tejido pardo.
  • El corazón, si late a un ritmo intenso, libera una hormonas llamadas péptidos natriuréticos que también lo activan.
  • El músculo, al contraerse, segrega una serie de hormonas conocidas como miokinas que estimulan la transformación de la grasa común o blanca en parda. Y este adipocito transformado es lo que se denomina grasa beige. Este proceso se llama ‘browning’ of enmarronamiento.

El ejercicio es tu mejor aliado para activar la grasa parda

El profesor Jonatan Ruiz asegura que no hay mejor opción para estimular los tres mecanismos anteriores que hacer ejercicio:

  • "Cuando haces ejercicio, el sistema nervioso simpático segrega catecolaminas (adrenalina y noradrenalina), también el corazón empieza a latir con intensidad para enviar sangre y oxígeno a todo el organismo, y además se produce una contracción muscular".

El ejercicio que más activa la grasa parda

Para personas con obesidad o que deseen perder peso se recomienda ejercicio de tipo aeróbico como andar, bicicleta, nadar, elíptica, así como ejercicios de fuerza muscular que involucren a grandes grupos musculares.

Es muy importante que el tipo, frecuencia, duración e intensidad de la sesión de actividad física esté planificado de acuerdo a la capacidad y circunstancias de cada persona. Por tanto, debe estar supervidado por un especialista.

Relacionado con este artículo

Y si se acumula grasa abdominal, es muy importante realizar ejercicios de resistencia (con pesas) para desarrollar músculo, que al final es el que te ayudará a activar la grasa parda y aumentar el gasto energético.

Bajar la calefacción ayuda

Está claro que las bajas temperaturas estimulan el tejido adiposo pardo. Por lo tanto, todo aquello que suponga una exposición a un frío tolerable aumenta tu gasto energético (quemas más calorías sin hacer ninguna actividad extra).

Algo tan fácil como bajar el termostato de casa en invierno puede ayudar a activar la grasa parda.

Relacionado con este artículo

También hay investigaciones que sugieren que estimular la producción de melatonina (sencillamente con una buena higiene del sueño) puede ayudar a activar la grasa parda. En este sentido, Jonatan Ruiz asegura que, "aunque se han realizado estudios en animales, no hay suficiente evidencia científica para extrapolar estos datos en humanos".

Bibliografía:

Tags relacionados