Por la Dra. Blanca Rodríguez Ayala, Medicina General

Una hernia no es más que un “abultamiento” producido por la salida de un tejido o un órgano (normalmente el intestino) fuera del lugar que ocupa en el cuerpo. Y esto ocurre porque la musculatura que lo recubre se debilita o se desgarra por múltiples causas.

La más común es por levantar objetos pesados, aunque también aparecen como consecuencia del envejecimiento normal de los músculos. Hay personas que nacen con una musculatura más débil y son más propensas.

Te contamos algunas cosas que quizás no sabes sobre esta afección.

varones hernia

1 / 10 Los varones son más propensos a padecerlas

Las hernias son casi 5 veces más frecuentes en hombres que en mujeres, especialmente a partir de los 40 años, aunque cualquiera puede sufrirlas.

  • La mayoría aparecen en el abdomen y, según el lugar donde se ubican, se denominan umbilicales, inguinales (las más comunes), femorales, de hiato, quirúrgicas...
no mejoran hernia

2 / 10 No mejoran ni tampoco desaparecen

Las hernias ni mejoran con el tiempo ni llegan a desaparecen por sí solas.

  • Lo habitual es que crezcan y empeoren, aunque en ocasiones pueden estabilizarse y no dar problemas mayores, sobre todo si se evita hacer esfuerzos.
final dia hernia

3 / 10 Son más molestas al final del día

Suele tratarse de un dolor puntual y pasajero que surge al estar mucho tiempo de pie, realizar determinados esfuerzos o adoptar posturas mantenidas. La molestia puede ir aumentando al cabo del día.

  • El dolor cede por la noche cuando el paciente se acuesta y la hernia se reintroduce en su cavidad. Por este motivo, el médico siempre las explora con la persona de pie y no tumbada.
sintomas hernia

4 / 10 Las hernias congénitas no tienen porqué dar síntomas

Hay personas que nacen con hernias y las tienen durante toda su vida sin que les den problemas.

Incluso el paciente puede no saber que tiene una hernia hasta que se lo comenta el médico como hallazgo casual en una exploración rutinaria.

  • En algunas ocasiones puede haber dolor o molestia en la zona e incluso un “bulto” palpable y visible.
postura hernia

5 / 10 Según la postura, aparecen y desaparecen

Es posible introducir con el dedo la hernia en el “agujero” por el que sale o bien que lo haga ella sola según la postura que adoptemos.

No obstante, si dicho orificio no se repara con cirugía, el “bulto” vuelve a aparecer.

  • Solo el médico puede enseñarnos a realizar la maniobra suave de empuje de la hernia.
heces

6 / 10 El estreñimiento crónico puede producirlas

El gran esfuerzo que tienen que hacer diariamente las personas que sufren problemas para ir al baño puede aumentar la presión dentro del abdomen y originar una hernia.

  • La obesidad provoca este mismo efecto, así como el tabaco, que produce tos crónica y la tos, al igual que el estreñimiento, “castiga” la musculatura abdominal favoreciendo la probabilidad de que aparezcan hernias.
alimentacion hernia

7 / 10 La dieta puede ayudar a prevenir su aparición

Dado que el sobrepeso y el estreñimiento favorecen las hernias, si bajamos de peso y aumentamos la ingesta de fibra, bebemos líquidos y realizamos ejercicio físico para regular el tránsito intestinal ayudaremos a prevenir el problema.

tac hernia

8 / 10 No siempre es necesario hacer pruebas médicas para detectarlas

La exploración física del médico puede ser suficiente para diagnosticar una hernia.

  • Otras veces se necesitan pruebas que las pongan de manifiesto como un TAC o una ecografía.
intervencion

9 / 10 No siempre hay que operar

Es cierto que el único tratamiento permanente para las hernias es la cirugía pero no todas tienen por qué operarse, si son pequeñas y no producen síntomas es posible que el médico solo tenga que vigilarlas regularmente.

  • Además, aun con cirugía pueden reaparecer. No es lo habitual, pero tampoco es imposible que una hernia vuelva a aparecer tras ser operada.
patologia hernia

10 / 10 Puede llegar a ser una patología urgente

Si la hernia es muy dolorosa, se acompaña de fiebre, náuseas o vómitos y su coloración cambia, hay que consultar de manera urgente con un profesional sanitario ya que la hernia puede estar estrangulada, es decir, puede haberse quedado “atascada” en el agujero por el que salía y que no le llegue sangre, poniendo en peligro nuestra salud.

Tags relacionados