Asesorado por la Dra. María José Cuadrado Lozano, directora del Servicio de Reumatología de la CUN

Por Eva Mimbrero, periodista especializada en salud

Cómo afecta el lupus al embarazo
iStock by Getty Images

El lupus afecta aproximadamente a 75.000 personas en España, y al menos a 5 millones en el mundo. De ellos, la inmensa mayoría son mujeres en edad fértil: los hombres suman solo un 10% de los casos.

Uno de los falsos mitos que siguen circulando en torno a este trastorno autoinmune crónico, que provoca daño e inflamación en diferentes órganos y tejidos del cuerpo, es que provoca infertilidad en las mujeres.

"9 de cada 10 pacientes con lupus son mujeres, la gran mayoría en edad fértil"

Una idea que desmiente rotundamente la doctora María José Cuadrado, directora del Servicio de Reumatología de la Clínica Universidad de Navarra (CUN) y toda una experta en el tema.

  • "Con un seguimiento y planificación del proceso, se puede llevar a cabo un embarazo de éxito", nos cuenta.

Las cifras así lo reflejan: "a mediados de los 90 la tasa de embarazos de éxito de las mujeres con lupus era de alrededor de un 25% y, ahora mismo, cuando el embarazo está bien planeado, es de más del 90%", afirma la reumatóloga, que trabajó más de 20 años en la Unidad de Lupus del St. Thomas Hospital (Londres).

Acudir al reumatólogo antes

"Ahora una paciente con lupus puede tener un embarazo normal, pero esto no quiere decir que pueda ir 'a lo loco' a la hora de quedarse embarazada", aclara la especialista.

Para la doctora Cuadrado, si tiene intención de quedarse embarazada lo más importante es que, antes, informe de ello a su reumatólogo.

  • El lupus es una enfermedad crónica, pero no siempre está activa. Y antes de la gestación lo más recomendable es que la enfermedad esté inactiva durante al menos los 6 meses anteriores.
  • "Si el lupus está activo cuando la mujer se queda embarazada, las posibilidades de que siga activo durante los meses de gestación y que incluso empeore son mucho más altas que si el embarazo se produce en un periodo de inactividad", aclara la doctora.
  • Si esto ocurre (por ejemplo, en un embarazo no planeado) también hay tratamientos para reducir las opciones de que se acabe complicando, pero lo ideal es planificarlo antes con el reumatólogo para evitar riesgos innecesarios.

Hay que tener muy en cuenta la medicación

Es otro de los aspectos por los que planificar el embarazo con el asesoramiento del reumatólogo es tan importante.

Hay que tener en cuenta que ciertos fármacos no son compatibles con el hecho de quedarse embarazadas, porque favorecen la aparición de malformaciones en el feto. Pero también que hay otros que sí pueden tomarse durante la gestación.

  • En los casos en los que haya que cambiar la medicación, debe hacerse antes de que la mujer con lupus se quede embarazada.
  • "No solo hay que tener en cuenta los fármacos que se usan específicamente para tratar el lupus, como por ejemplo ciertos inmunosupresores, también los que puede tomar la paciente debido a otras alteraciones", aclara la reumatóloga.
  • Lo que nunca se debe hacer es dejar de tomar la medicación sin consultarlo con el reumatólogo: "esto hará que la enfermedad se active, lo que puede provocar problemas durante el embarazo", insiste la doctora Cuadrado.

Ahora se conoce mejor la enfermedad

Hay que tener en cuenta, eso sí, que "en las afectadas por lupus el riesgo de abortos es más frecuente que en el resto de la población", matiza la reumatóloga.

  • La buena noticia es que se ha avanzado mucho en el conocimiento de los mecanismos que los provocan. Ahora se sabe que hay unos anticuerpos (antifosfolípidos) asociados a daños en el rinón que hacen que la sangre coagule más, lo que aumenta el riesgo de trombosis y de aborto.
  • "Si nosotros detectamos que la paciente tiene estos anticuerpos, se le da aspirina en dosis bajas y heparina para hacer que su sangre sea más fluida", nos cuenta la doctora Cuadrado.

    Si se actúa así al inicio del embarazo, el riesgo de que la paciente tenga trombos en la placenta que acaben provocando un aborto se reduce enormemente.

En resumen, tal y como remarca la experta, el tratamiento de las mujeres con lupus que desean quedarse embarazadas es completamente personalizado. A la hora de pautarlo, "siempre hay que tener en cuenta los síntomas, los órganos que tiene afectados, los anticuerpos y la medicación que necesita", aclara.

A veces el trastorno aparece en el embarazo

Los cambios hormonales son uno de los factores que pueden desencadenar un brote de lupus, y durante la gestación las variaciones en este sentido son muy numerosas. Esto explica por qué hay mujeres a las que la enfermedad se les manifiesta por primera vez en el embarazo.

  • "Cuando vemos a una paciente embarazada con síntomas de artritis, lesiones cutáneas, fiebre sin tener ninguna infección, proteína en la orina porque tiene el riñón dañado... se le hacen las pruebas necesarias por si se deben al lupus", expone la reumatóloga.

Aunque existe un componente genético, la probabilidad de que el recién nacido sufra la enfermedad es de solo un 5%

  • En caso de que sea así, se le puede tratar con fármacos compatibles con el embarazo. Eso sí, "es importante que el diagnóstico sea rápido", remarca. Para lograrlo, que haya un trabajo multidisciplinar entre los servicios de ginecología y de reumatología es fundamental.

Dar el pecho sí es posible

Que la enfermedad impida la lactancia materna es otro de los falsos mitos que circulan en torno al lupus.

  • "Lo mismo que existe medicación compatible con el embarazo, disponemos también de fármacos compatibles con la lactancia. Salvo rarísimas excepciones, las pacientes pueden dar el pecho sin ningún problema", afirma la directora del Servicio de Reumatología de la CUN.

¿pueden vacunarse de la covid los pacientes con lupus?

La respuesta de la Dra. Cuadrado es clara: No existe contraindicación para que los pacientes con lupus se vacunen contra la Covid-19 con cualquiera de las opciones que existen en la actualidad”. Es una aclaración necesaria porque, desde la CUN, alertan de que es una de las dudas más frecuentes entre los afectados por lupus en los últimos meses, sobre todo si siguen un tratamiento inmunosupresor.

  • “Se están realizando estudios para ver si esto se podría traducir en una reducción de la efectividad de la vacuna, pero no hay dudas con respecto a la seguridad, remarca la experta.
  • Eso sí, antes de vacunarse es recomendable consultarlo con el reumatólogo, ya que hay medicaciones concretas que sí pueden estar contraindicadas con la vacuna. Y en caso de un brote muy intenso, que necesite hospitalización, es conveniente esperar a que remita antes de recibirla.