Por Soledad López, periodista especializada en salud

Si has pasado la Covid y no tienes anticuerpos también estás protegido
iStock by Getty Images

La mayoría de las personas que pasan la Covid genera anticuerpos. Eso es lo que les ayuda a combatir la enfermedad y las protege de una reinfección.

Pero en algunos casos no se producen esos anticuerpos contra el SARS-CoV-2 a pesar de haber pasado la infección de forma leve o moderada. ¿Están menos protegidas estas personas? Parecer ser que no: un estudio del IrsiCaixa ha demostrado que desarrollan lo que se conoce como inmunidad celular.

Cómo funciona la inmunidad celular

En líneas generales, la inmunidad (cómo te protege tu sistema inmunitario frente a virus, bacterias, etc.) se basa en dos grandes pilares:

  • La inmunidad humoral: Son los anticuerpos que genera tus sistema inmunitario cuando entra en contacto con un virus como el que provoca la Covid para luchar contra él.
  • La inmunidad celular: Está protagonizada por la células T. Estas células generan un respuesta muy efectiva y rápida frente a patógenos, lo que evita que el sistema inmune se agote y que haya una inflamación excesiva.

diferentes formas de combatir el virus

Entre el 2 y el 17% de las personas que pasan la Covid-19 no genera anticuerpos.

Para entender cómo combaten el virus estas personas, el Instituto de Investigación del Sida IrsiCaixa ha comparado la respuesta inmunitaria de las personas que superan la Covid con la ayuda de anticuerpos con la de otras que pasan la enfermedad sin producirlos.

Los investigadores han podido demostrar que en este segundo contexto, cuando no hay anticuerpos, las células T del sistema inmunitario son muy eficaces:

  • Unas pocas células T son suficientes para evitar que la Covid se complique.
  • Además, las células T son capaces de reconocer de reconocer proteínas tanto del exterior como del interior del virus, por tanto evitan una reinfección.

Más allá de los anticuerpos

Tanto la inmunidad humoral (anticuerpos) como la celular (células T) son respuestas específicas de tu sistema inmune frente a patógenos. Esto es bien sabido.

Sin embargo, en el caso de la Covid-19 lo más común es evaluar la respuesta inmunitaria del paciente en función de sus anticuerpos, y no en base a la respuesta celular.

"Esto puede generar confusión en las personas a las que no se les encuentran anticuerpos contra el SARS-CoV-2 a pesar de haber sido vacunadas o haber pasado la COVID-19", explica la Dra. Julia García-Prado, investigadora principal en IrsiCaixa y directora científica del Instituto de Investigación Germans Trias i Pujol.

"Gracias a este estudio podemos decir que estas personas son capaces de protegerse de la severidad de la enfermedad sin necesidad de anticuerpos", añade.

Los resultados de este estudio destacan la importancia de este tipo de inmunidad, más allá de la que proporcionan los anticuerpos, y abre la puerta a incluirla en el diseño de futuras vacunas.

Así protegen las células T

Para comprobar la elevada protección que ofrecen las células T a falta de anticuerpos, los investigadores han utilizado muestras del Hospital Trias i Pujol de pacientes que han pasado la Covid con diferentes grados de severidad.

  • Dentro de este grupo se ha analizado la respuesta celular de 31 personas con anticuerpos y de 16 que no han generado anticuerpos ni durante la infección aguda ni meses después.
  • Al compararlas, el equipo investigador ha observado que ambos perfiles de personas generan una respuesta celular capaz reconocer diferentes partes del virus y, en concreto, la proteína espiga (Spike en inglés) que es la que utiliza para infectar las células.

Pero centrémonos en cómo nos protegen las células T:

  • El cuerpo tiene células T de reserva que, cuando entran en contacto con el virus, pasan por un proceso de maduración que les permite detectar y matar a las células infectadas.
  • "En las personas sin anticuerpos contra el SARS-CoV-2 vemos menos cantidad de células maduras", explica Athina Kilpeläinen, investigadora postdoctoral en IrsiCaixa y primera autora del artículo.
  • Pero esto no sería un inconveniente: "parece que estas personas necesitarían pocas células para combatir al virus. Podríamos decir que, en este caso, la calidad de la respuesta inmunitaria pasa por delante de la cantidad", añade.
  • Esta respuesta rápida y eficaz permitiría que el sistema inmunitario recupere rápidamente el estado de reposo. Esto es importante porque "si el cuerpo se mantiene permanentemente en estado de alarma, el sistema inmunitario puede agotarse y puede provocar un exceso de inflamación perjudicial para el paciente, como observamos en los casos de personas hospitalizadas por Covid-19", detalla Kilpeläinen.

En este sentido, el estudio apunta a que esta respuesta celular rápida y controlada podría ser debida a la memoria inmunológica generada contra antiguas infecciones causadas por virus similares al SARS-CoV-2, como el del resfriado común.

La investigación pone de manifiesto la gran importancia de la inmunidad celular en la lucha contra el virus. Por eso, insisten los investigadores, debería tenerse en cuenta a la hora de diseñar nuevas vacunas.