lo peor espalda

Actualizado el

lo peor espalda

Si has seguido todos los consejos médicos y, a pesar de ello, no logras librarte de ese dolor de espalda que tanto interfiere en tu día a día... ¡no tires la toalla!

Todavía hay 3 cosas que no estás teniendo en cuenta y que pueden estar "boicoteando" tus intentos de aliviar tu dolor de espalda. Saber Vivir te explica en qué puedes estar fallando.

error 1: No "alimentas" bien tu columna

Si no habías tenido en cuenta la alimentación a la hora de paliar tu dolor de espalda, es hora de que lo hagas. Por ejemplo, debes saber que los alimentos que promueven la inflamación (los que son ricos en azúcares simples y grasas saturadas, por ejemplo) son tus enemigos porque hacen que las molestias se incrementen.

Relacionado con este artículo

Por otro lado, los últimos estudios han identificado tres nutrientes clave para la columna que es importante que incluyas en tus menús porque, además de reforzar la espalda, incluso pueden contribuir a aliviar el dolor.

  • Vitamina D. Un estudio en Pain Physician sugiere que esta vitamina ayuda a reducir el dolor crónico lumbar. Y es que es esencial para asimilar el calcio, tan importante para las estructuras óseas de la espalda. La fabricas exponiéndote 15 min al sol cada día pero tambíen está en huevos, leche o pescados grasos.
  • Vitamina B12. ¿Sabías que esta vitamina estimula la actividad de las células óseas? Sus bajos niveles perjudican a tu esqueleto y favorecen el dolor lumbar. Y por su efecto antiinflamatorio contribuye a aliviar el dolor de espalda. Huevos, productos lácteos, tempeh, pescados grasos… son ricos en esta vitamina.

La vitamina B12 es antiinflamatoria y ayuda a aliviar el dolor

  • Vitamina K2. Se encarga de dirigir el calcio a los lugares del organismo que lo requieren. Es como un "policía de tráfico": si hay carencia de este mineral en las vértebras, lo "dirige" hacia allí para fortalecerlas. Está presente en ciertos alimentos fermentados, como el queso gouda o el brie.

error 2: Permites que el dolor te bloquee

Los factores psicológicos actúan como barrera para la recuperación y son un incentivo para la cronificación. De hecho, se ha demostrado que modificar esa actitud negativa ante el dolor hace que se mejore antes que aplicando solo rehabilitación o tomando fármacos.

Relacionado con este artículo

El Dr. Julio Doménech, Jefe de Cirugía y Traumatología del Hospital Arnau de Vilanova, asegura que hay dos formas de afrontar el dolor de espalda: intentar que no te acobarde, que no sea el protagonista de tu vida; o bien percibirlo como una amenaza.

Si el dolor te acaba dominando... ¡el problema empeora!

Si perteneces a este segundo grupo "tiendes a sobredimensionar el problema y exageras tanto las consecuencias de ese dolor como el daño que te va a producir. ¿Qué haces entonces? Intentas evitarlo: te quedas quieto porque piensas que si te mueves te va a doler más, dejas de hacer cosas... Esto provoca atrofia muscular, bajo ánimo... y lo único que se logra es cronificarlo", asegura Doménech.

El método para recuperar el control

Doménech ha dirigido un estudio en el que se ha demostrado que modificar esa actitud negativa ante el dolor de espalda ayuda a superarlo. Lo han logrado aplicando una técnica psicológica, la llamada terapia cognitivo conductual.

Las 3 claves para ponerla en práctica:

  • Dale la importancia justa. Si tu médico ya ha comprobado que no hay ningún trastorno detrás, cada vez que sientas dolor repítete a ti misma que es pasajero, que se irá sin más, como el 80% de los dolores de espalda que se resuelve en unos días.
  • Gana confianza. Continúa con los pensamientos para que el dolor no te domine. Piensa que tu columna es muy fuerte y sólida, que no le va a pasar nada. Tener molestias no significa que haya un daño que te impida moverte o permanecer activo.

Tu objetivo debe ser que el dolor no te domine

  • Que tu vida no se detenga. Hace 10 años se recomendaba al paciente reposo en cama, pero ahora se ha demostrado que esto solo provoca que se cronifique. No hagas reposo. Continúa con tus actividades y no esperes a que se te pase para hacer vida normal. Vuelve pronto al trabajo. Los pacientes que se reincorporan a la vida laboral teniendo algo de dolor se recuperan antes.

ERROR 3: Solo actúas si la molestia es intensa

Si no lo frenas a tiempo, el dolor se retroalimenta porque es incluso capaz de alterar la forma en que tu cerebro percibe el dolor. Se trata de un hallazgo sorprendente del Profesor Martin Lotze, Neurólogo de la Facultad de Medicina de la Universidad de Greifswald (Alemania).

Relacionado con este artículo

"Hemos demostrado por primera vez que el dolor de espalda crónico provoca una pérdida de materia gris del cerebro. Pero lo interesante de esta investigación es que hemos visto que disminuye en unas zonas concretas: las encargadas del procesamiento del dolor", explica Martin Lotze para Saber Vivir.

Rompe con el círculo del dolor

Estas zonas del cerebro, las llamadas cortezas prefrontales e insulares, son las encargadas de controlar cómo percibes el dolor, las emociones que provoca en ti... Cuando están "tocadas", puedes notar con mayor intensidad las molestias o puedes percibir que duran más.

Por eso es importante ponerle freno al dolor cuando todavía es leve. Hay que romper el círculo, de lo contrario puede no llegar a desaparecer nunca.