agua. Beber demasiado líquido

1 / 8 Beber demasiado líquido

Uno de los motivos más comunes y, al mismo tiempo, fáciles de resolver es beber demasiado durante el final de la tarde, ya que puede provocar que se orine con más frecuencia durante la noche.

  • Esto no significa que debas beber menos en el cómputo total de agua, si no que deberías beber la mayor parte del líquido en la primera mitad del día y disminuir la cantidad a medida que se acerca la noche.
vejiga. Vejiga hiperactiva

2 / 8 Vejiga hiperactiva

Esto se produce cuando hay una necesidad urgente de orinar. En ocasiones, puede ser difícil de controlar y puede llevar a la pérdida involuntaria de orina (incontinencia urinaria).

  • La solución suele comenzar con estrategias de conducta y técnicas de contención de la vejiga mediante ejercicios del suelo pélvico. Si estas estrategias iniciales no son suficientes para controlar los síntomas, hay medicamentos disponibles.
cambios hormonales. Cambios hormonales

3 / 8 Cambios hormonales

Con la edad, la producción de la hormona antidiurética es menor, por lo que aumenta la producción de orina.

  • Aunque el momento en que esto sucede no es siempre es la mismo, a partir de los 50 no resulta extraño que aparezcan los primeros indicios.
infeccion orina. Infección de orina

4 / 8 Infección de orina

Cuando aparecen, además de incrementar la frecuencia de visitas al WC puede que notes una sensación de escozor al orinar, cambio en el color y el olor de la orina, e incluso fiebre.

  • Si reconoces estos síntomas, te aconsejamos que acudas a la consulta de tu médico.
diabetes. Diabetes

5 / 8 Diabetes

Cuando los niveles de azúcar en sangre están elevados, el cuerpo trata de compensar este exceso y eliminarla, el camino más fácil es por medio de los riñones, a través de la orina.

  • Cuanto mayor es la glicemia (concentración de glucosa en la sangre), más orina se elimina.
corazon. Insuficiencia cardiaca

6 / 8 Insuficiencia cardiaca

Se produce cuando hay un desequilibrio entre la capacidad del corazón para bombear sangre y las necesidades del organismo. Esto puede provocar que el flujo de sangre a los riñones no sea suficiente, y se produzca retención de líquidos por disminución de la orina.

  • Esta hinchazón suele localizarse en las piernas, los tobillos o el abdomen. Otra de las consecuencias es que a veces se orina más por la noche que por el día (nicturia).
medicamentos. El consumo de ciertos fármacos

7 / 8 El consumo de ciertos fármacos

Algunos medicamentos hacen que la persona orine más. Pregúntale a tu médico si alguno de los medicamentos que estás tomando tiene ese efecto.

  • A veces, la solución es tan sencilla como adelantar la toma del medicamento a la mañana. En cualquier caso, la respuesta te la dará el doctor.
prostata. Problemas de próstata

8 / 8 Problemas de próstata

Con los años la próstata se suele agrandar (Hiperplasia Benigna de Próstata), lo que hace que presione la uretra y que la vejiga no se vacíe por completo, lo que aumenta las ganas de orinar.

  • Uno de los síntomas más frecuentes de la HBP consiste en la necesidad de levantarse 2 o más veces por la noche a orinar, lo que puede afectar a la vitalidad y la capacidad de concentración en poco tiempo.

Actualizado a

agua

la incontinencia nocturna

Si las ganas de orinar te despiertan más de dos veces por la noche es muy probable que padezcas nicturia (también llamada nocturia). Las razones que hay detrás de esta situación pueden ser muy variadas, y van desde las que se relacionan con los hábitos, como por ejemplo, beber mucho líquido poco antes de irnos a la cama, como las vinculadas a problemas de salud, tales como una infección urinaria o el padecimiento de diabetes.

  • En la galería de este artículo hemos recogido las causas más comunes que explican la aparición de este trastorno de la salud y que con pequeños cambios puedes evitar.
  • Una de las consecuencias que tiene levantarse a orinar con frecuencia es que puede afectar de forma determinante a la calidad del sueño, lo cual a su vez, repercute al día siguiente en el rendimiento en el trabajo, las relaciones personales y, en general, en nuestro bienestar y en la calidad de vida.

¿QUÉ PODEMOS HACER PARA EVITARLO?

Según la Organización Mundial de la Salud, estas son algunas de las posibles medidas preventivas:

  • Beber poco por la tarde y sobre todo, evitar las bebidas alcohólicas.
  • La alimentación debe contener vegetales abundantes, frutas, legumbres, soja y derivados, y un bajo contenido en carnes rojas, grasas saturadas, sal, azúcar y calcio. Asimismo, es aconsejable tomar cereales integrales y grasas de origen vegetal.
  • Vaciar la vejiga frecuentemente durante el día y sobre todo antes de acostarse.
  • Hacer ejercicio de forma regular y evitar el sobrepeso y la obesidad.
  • No fumar.

Medidas muy sencillas a las que los expertos añaden aprender dónde están ubicados los músculos del suelo pélvico y fortalecerlos mediante la realización de los ejercicios de Kegel.

Tags relacionados